Pañuelos, turbantes, sombreros y maquillaje

Read this page in English


Puedes aprender a atar pañuelos de formas creativas e ingeniosas. Cubre el pañuelo con un sombrero espectacular, y no lucirá como un modo de disimular el cabello perdido.

Los turbantes son otra opción. A diferencia de los sombreros, que tienden a colocarse en la parte superior de la cabeza, los turbantes la cubren en su totalidad. Y a diferencia de los pañuelos, no necesitas probártelos ni ajustarlos, solo ponértelos. También te mantienen la cabeza a una temperatura cálida y agradable.

Los turbantes pueden quedar bien como un simple sombrero de campana o pueden tener una vuelta alrededor del frente, dobleces plisados o tela, como tejido de toalla, jersey o fieltro. Es fácil colocárselos y quitárselos; muchos son lavables y son económicos (de $5 a $100). Algunos vienen con un flequillo de cabello pegado en todo el frente, pero es posible que el cabello no sea de muy buena calidad y que parezca más falso que una peluca.

Consulta la sección Recursos para ver una variedad de turbantes económicos y vistosos.

Sombreros

Cuando Jeannie perdió su cabello, se compró una gran cantidad de gorros de béisbol de moda y usaba todos los días uno diferente para ir a trabajar. Después del primer día, todos en su oficina aparecieron con gorros y los usaron hasta que el cabello de Jeannie volvió a crecer.

Esta es tu oportunidad de hacer algo osado. Ya sea un canotier (sombrero de paja) o un sombrero de campana ajustado, déjate llevar por tus fantasías de ser una estrella de cine de la década de 1940 e invierte en algunos sombreros exóticos.

Maquillaje

Si pierdes las cejas y las pestañas, es posible que desees usar maquillaje para recuperar el equilibrio de tus facciones. Es una tradición que se remonta a décadas. Greta Garbo, por ejemplo, se depiló las cejas por completo y se pintó unos elegantes arcos, que se convirtieron en parte de su look distintivo.

Algunos consejos:

  • Comienza a hojear una buena revista de moda para ver las posibilidades.
  • Practica tu técnica y prueba formas que te gusten, frente al espejo.
  • Date pinceladas en las cejas con delineadores de cejas de colores ligeramente diferentes para tener un look más natural.
  • Usa sombra de ojos para compensar la falta de pestañas, y prueba trazar, con el delineador, una delicada línea sobre los párpados para dar contraste.
  • Si realmente echas de menos las pestañas, prueba usar unas postizas. Puedes hacerlo con sutileza o a lo grande, como Liza Minnelli o Dolly Parton.
  • Evita los tatuajes permanentes (micropigmentación) sobre tus párpados o la zona de las cejas. La tinta que se usa para este procedimiento puede contener moléculas similares a las del metal, que pueden reaccionar dentro de un campo magnético y hacer que sea difícil realizarte una IRM en el futuro.
  • A medida que tu piel cambia, asegúrate de modificar la base y la tonalidad para complementar el tono de tu piel y el color de la peluca.

Tal vez desees cambiar tu aspecto por completo. Muchos salones de belleza cuentan con un experto en maquillaje y venden cosméticos que puedes comprar después de tu cita. También puedes ir al mostrador de maquillaje de cualquier gran tienda para obtener una sesión gratuita con un estilista: muchos te solicitan que compres los productos que han usado contigo, pero tal vez valga la pena.

Experiencia personal

"Sabía que mi cabello volvería a crecer pero me sentía más cómoda usando un pañuelo. No dejé que nadie me viera calva, especialmente mi marido. Me pareció que ya había tenido que enfrentarse a demasiadas cosas y supongo que me preocupó el hecho de que pudiera encontrarme poco atractiva. Usaba hermosos pañuelos y aros y me maquillaba, algo que nunca hacía habitualmente. Me hacía sentir mucho mejor".

—Marlene

Kutluk Oktay, M.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio