Dejar de cumplir las citas

Read this page in English


Al comienzo de tu plan de tratamiento, puedes anticipar que tendrás muchas consultas médicas. Los tratamientos como la cirugía (y posiblemente la reconstrucción), la quimioterapia y la radioterapia requieren visitas frecuentes al consultorio del médico o al hospital. Con el paso del tiempo, es posible que veas a tu médico con menor frecuencia. En cualquiera de los casos, es fácil que pierdas la cuenta y te olvides de una cita o surja un conflicto de último momento en el trabajo o en tu casa.

Los siguientes consejos pueden ayudarte a asistir cumplidamente a las consultas al médico:

  • Utiliza un calendario para registrar las sesiones de tratamiento u otras consultas médicas. Coloca un calendario de pared grande en un lugar por donde pases todos los días o, si trabajas en una computadora a diario, utiliza la herramienta de calendario. Asegúrate de reservar días extras que tal vez necesites para recuperarte del tratamiento.
  • Agrega al calendario eventos relacionados con tu familia, la comunidad y el trabajo. Si hay algún evento importante que entre en conflicto con tu plan de tratamiento, habla con las personas que corresponda (tu empleador, compañeros de trabajo, vecinos, parientes, amigos) para encontrar alternativas. Si te preocupa cómo disminuir la cantidad de compromisos laborales, una carta de tu médico que explique que necesitas reducirlos podría ayudarte mucho.
  • Si necesitas citas frecuentes para la radioterapia, la quimioterapia u otro tratamiento, prográmalas para los momentos de la semana que sean más adecuados para ti. Por ejemplo, si trabajas, tal vez sea más fácil hacerte los tratamientos al final de la semana y tomarte tiempo el fin de semana para recuperarte. Por otro lado, si los fines de semana son el mejor momento para ver a tus familiares y amigos, tal vez prefieras programar tus citas para el comienzo de la semana. De cualquier modo, programar citas para un día específico de la semana puede ayudarte a recordarlas.
  • Busca un amigo, familiar, vecino u otra persona de apoyo que te acompañe a las consultas. Tener compañía te puede ayudar a no faltar a tus consultas y, si te ayudan a conducir, puedes concentrarte mejor en el tratamiento.
  • Habla con tu médico si tienes un conflicto con un evento que no se puede cambiar, como una ocasión familiar o vacaciones. Es posible que haya una forma de adaptar tu plan de tratamiento a ese evento y que sigas cumpliéndolo.

En palabras del experto

Algunas personas tienen problemas para asistir a las consultas médicas. Intentamos recordarles que esto es un asunto serio y que deben continuar asistiendo a estas.

Kutluk Oktay, M.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio