Olvidarse de tomar el medicamento

Read this page in English


Muchos tratamientos del cáncer de mama, incluso algunas hormonoterapias y quimioterapias, se toman por vía oral (por boca) en forma de comprimidos. Si bien es más cómodo que conducir al consultorio de tu médico para recibir una inyección, también es más fácil de olvidar. Existen varias razones por las que puedes olvidarte de tomar tus medicamentos:

  • A medida que regresas al ritmo de la vida diaria, es posible que te olvides de que necesitas tomar un comprimido.
  • Si te sientes saludable de nuevo, puedes estar lista para "acabar con todo" años antes de que tu plan de tratamiento haya finalizado.
  • A medida que pasa el tiempo, es posible que asistas a menos consultas médicas y, por ende, tengas menos recordatorios sobre tu plan de tratamiento.
  • Si tomas más de un medicamento, puede ser difícil llevar el control de todos.

Las investigaciones demuestran que las personas diagnosticadas con cáncer suelen tener problemas para cumplir sus planes de medicamentos.

Si tomas los medicamentos de la manera en que te los recetaron, podrás obtener el máximo beneficio de tu tratamiento. Aunque 5 años (y a veces más) pueda parecer un largo tiempo, se han realizado muchos estudios para determinar durante cuánto tiempo se debe tomar un medicamento para que brinde el mayor beneficio.

Para cumplir el plan de los medicamentos, tal vez no sea suficiente que dependas de tu memoria. Aunque las personas crean que recordaron tomar los comprimidos todos los días, a veces pueden equivocarse. Las investigaciones demuestran que cuando las personas diagnosticadas con cáncer de mama informaron en qué medida cumplieron con el plan de tratamiento, muchas se habían apegado a las pautas mucho menos de lo que pensaban.

Ten en cuenta los siguientes consejos para cumplir con el plan de tus medicamentos:

  • Pídele al médico o al personal de enfermería que registren tu plan de medicamentos por escrito. En el plan se debe describir el tamaño y el aspecto del comprimido, la frecuencia con que debes tomarlo y cómo debes hacerlo (masticarlo, tragarlo con agua, etc.), y si debes hacerlo con el estómago vacío o con la comida. Pregunta qué debes hacer si se te olvida una dosis. Por ejemplo, si te olvidas de tomar un comprimido en la mañana, pregunta si debes tomarlo más tarde o esperar al día siguiente.
  • Crea un diario de medicamentos. En un calendario o cuaderno de papel, lleva un registro de los medicamentos que tomas cada día y a qué hora. Algunos sitios web para pacientes ofrecen herramientas de calendario en línea que también pueden ayudarte a hacer esto. Si no recuerdas si tomaste un comprimido o no, siempre puedes verificarlo.
  • Toma tus medicamentos siempre a la misma hora. Si puedes vincular el medicamento con algo que haces todos los días (comidas, cepillarte los dientes, prepararte para acostarte), es más probable que te acuerdes de tomarlo.
  • Utiliza una alarma de computadora o de reloj como recordatorio. Si trabajas regularmente con una computadora y tienes un calendario con un programador de tareas, configúralo para que te notifique cuando sea la hora de tomar tus comprimidos. O puedes configurar tu reloj despertador para que suene cuando sea hora de tomar los medicamentos. Si no utilizas estas herramientas, pero conduces tu auto todos los días, ata una cinta al volante como recordatorio diario.
  • Coloca las dosis de medicamentos por vía oral correspondientes a una semana en un organizador de comprimidos por día. Si tomas varios medicamentos a diferentes horas, usa un organizador de comprimidos que tenga varios compartimientos horarios para cada día. Puedes conseguir organizadores de comprimidos en tu farmacia local o en línea.
  • Regístrate para recibir un reabastecimiento automático de medicamentos en una farmacia de pedidos por correo. Esto te ayudará a no quedarte sin medicamentos. Evitarás problemas como olvidarte de llamar para solicitar un reabastecimiento o tener que pasar por la farmacia para retirar tus medicamentos.
  • Pídele a un amigo, un familiar o a alguien que hayas conocido a través de un grupo de apoyo que sea tu "consejero de medicamentos". Esta persona puede recordarte qué medicamentos necesitas tomar y asegurarse de que los tomes.
  • Averigua si puedes programar una llamada de control regular con tu médico o el personal de enfermería. Tener que llamar periódicamente puede ayudarte a cumplir el plan de medicamentos. Una llamada periódica es una buena oportunidad de hacer preguntas sobre los medicamentos y sus efectos secundarios.
  • Planifica con anticipación si vas a viajar. Si te vas a ausentar de tu hogar, lleva contigo muchos medicamentos en su envase original y lleva también tu organizador de comprimidos y tu diario. Considera la posibilidad de llevarte una receta adicional de cada medicamento, por si acaso. Si viajarás en avión, mantén el medicamento contigo en el equipaje de mano, por si se pierde el equipaje

En palabras del experto

Algunas personas pueden decidir activa o pasivamente dejar de tomar los medicamentos por diversas razones psicológicas. Esto depende en parte de qué están dispuestas a escuchar Y de su estado emocional. Como médicos, tenemos que llegar a ellas y decirles "esta es la razón por la que los recomendamos".

Kutluk Oktay, M.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio