Consejos de verano para la pérdida del cabello

Read this page in English


Si perdiste el cabello debido a la quimioterapia o si está apenas comenzando a crecer de nuevo, lo más importante en el verano es proteger del sol la piel de la cabeza. Aparte de esto, puedes hacer lo que te resulte más cómodo para el calor del verano.

Puedes decidir usar una pañuelo, un turbante o un sombrero. Si lo haces, elige una tela lavable que permita la respiración de la piel, como el algodón, para que absorba la transpiración y te mantenga fresca.

Si te sientes más cómoda sin nada en la cabeza, recuerda que el cuero cabelludo no está acostumbrado al sol y se puede quemar con facilidad. Si sales durante el día sin cubrirte la cabeza, asegúrate de ponerte suficiente bloqueador solar (FPS 45 o más alto, con zinc) en la cabeza, las orejas y el rostro.

Si decides usar una peluca, existen varias opciones.

Youval Balistra, estilista de peluquería en el Ralph Manne Salon de Wynnewood, Pensilvania, presenta opciones de pelucas de cabello sintético o humano para mujeres que están en quimioterapia. Balistra trata de conocer a la clienta antes de su tratamiento para evaluar su corte, el color y la textura natural del cabello. Así, la peluca estará lista cuando la necesite.

"Lo más importante del aspecto de una peluca es el estilo y la forma del corte del cabello", dice Balistra. Él modela las pelucas de cabello sintético o de cabello humano para que parezcan cabello real.

Las pelucas sintéticas son recomendadas con frecuencia. Mantienen el estilo, aunque se humedezcan un poco en la piscina o en el mar. Las fibras no se decoloran ni cambian de color al exponerse al sol (pero pueden derretirse a altas temperaturas, como cerca de una llama, sobre el horno o una parrilla, o si usas aparatos para peinar con calor).

Todas las pelucas tienden a ser algo calientes y producen picazón en el verano, pero hay pelucas sintéticas livianas disponibles. Como están hechas con casco abierto, permiten que el cuero cabelludo respire y dejan salir el calor, de modo que son más frescas. Las pelucas sintéticas estándar se pueden usar con un forro de malla que es como una media de red. Este tipo de forro también ayuda a mantener la cabeza fresca.

Algunas mujeres prefieren el aspecto de las pelucas de cabello humano y las sienten mejor al tacto. Las pelucas de cabello humano pueden ser más parecidas a tu cabello natural que las sintéticas. No obstante, tienden a ser más pesadas que las pelucas sintéticas estándar y a menudo tienen un casco completo de encaje, que puede resultar caliente en verano.

Además, las pelucas de cabello humano pueden aplastarse o ensortijarse cuando hay humedad.

Con el paso del tiempo, las pelucas de cabello natural pueden perder el brillo y verse un poco deslucidas. Esto ocurre debido a que les faltan los aceites naturales que mantienen el cabello natural de la cabeza.

La mayoría de las pelucas de los dos tipos se ajustan con Velcro en la parte de atrás para sostenerlas bien, aunque camines en medio de la brisa marina. Independientemente del tipo de peluca que uses, es probable que te haga transpirar. Para tu comodidad, puedes usar un talco con fécula de maíz para bebés o un forro de algodón.

Pregúntale a un especialista de la peluquería o de la tienda donde hayas comprado la peluca si puedes lavarla. Si te responden que sí, pide que te muestren cómo hacerlo. Es posible que el tipo de lavado sea distinto para pelucas sintéticas y para las de cabello natural. En el Manne Salon, lavan y peinan las pelucas en una sala privada, por lo general una vez a la semana, se las colocan a las clientas y luego las secan.

¿Estás lista para decirle "adiós" a la peluca?

Puedes haber usado una peluca durante los últimos 6 meses, durante y después de la quimioterapia, y no sabes si el nuevo cabello está lo suficientemente largo para llevarlo así.

Te sorprenderás al ver que el cabello corto puede ser muy fresco, y lucir sexy y bonito. Trata de no sentirte atada al aspecto que tenías antes del tratamiento. Sé flexible al pensar en el cabello de una forma totalmente distinta, hasta que tengas más cabello y más opciones. Usar aros elegantes y un lindo color de lápiz y brillo labial pueden realzar aun más tu nuevo estilo.

El cabello corto que tengas puede quedarte muy bien. Quizás parezca mucho más corto de lo que es, porque la peluca puede aplastarlo. Para evitarlo, lávate el cabello y sécalo con una toalla. Usa un poquito de gel o mousse para darle volumen. Si deseas teñirte el nuevo cabello, hazlo con cuidado. Usa una tintura que no sea permanente, y desaparezca después de varios lavados.

Si la peluca era larga y mantuviste el uso de peluca en secreto, tal vez te preocupe pensar que las personas se impresionarán cuando dejes de usarla. Contempla el uso de una peluca más corta para reducir el impacto o haz la transición cuando regreses de las vacaciones.

Muchas mujeres salen del cáncer de mama con nuevo coraje y audacia, y no se preocupan por pequeñas cosas. Esta nueva actitud puede dar lugar a una renovación total del aspecto físico y del estilo.

Pelucas sintéticas

Las pelucas sintéticas son una opción asequible, con precios desde alrededor de $40 en tiendas o por Internet. Si es posible, compra dos: una para lavar y una para usar. Puede ser divertido cambiar el color y los peinados.

Pelucas naturales

Aunque son más costosas que las sintéticas (cuestan desde unos cientos de dólares hasta miles), las pelucas de cabello humano se pueden teñir y peinar de diferentes maneras.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio