Alimentación para sobrellevar la fatiga

Read this page in English


Puedes combatir la fatiga comiendo lo suficiente e intentando obtener todos los nutrientes que necesitas. Planea una dieta saludable, rica en frutas, verduras y cereales integrales. No dejes de consumir alimentos que te ayuden a lograr los objetivos nutricionales que tú y tus médicos hayan fijado.

Si estás intentando combatir la fatiga, es importante que no olvides incorporar suficientes proteínas y calorías totales. Las cantidades varían según la persona. Juntos, tú, tu nutricionista diplomado y tu médico pueden elaborar un plan de alimentación adecuado para ti.

Los siguientes son algunos valores generales sobre cuántas proteínas y calorías necesitas:

  • Si tu peso se mantiene relativamente estable durante el tratamiento, necesitas 15 calorías por día y por libra de peso. Así, si pesas 160 libras, necesitas 2400 calorías por día para mantener tu peso.
  • Si has perdido peso durante el tratamiento, agrega otras 500 calorías a tu dieta diaria. Si pesabas 130 libras y perdiste peso durante el tratamiento, necesitas 1950 más 500, lo que da un total de 2450 calorías diarias.
  • Las proteínas ayudan a sanar y reconstruir tejidos. Durante el tratamiento, consume medio gramo de proteína por cada libra de peso. Entonces, si pesas 160 libras, intenta consumir 80 gramos de proteína en tu dieta diaria.

También debes asegurarte de consumir suficientes vitaminas y minerales. Lo mejor es obtener estos nutrientes a partir de alimentos en lugar de suplementos, pero si no estás comiendo mucho debido a los efectos secundarios del tratamiento, pregunta a tu médico sobre la posibilidad de tomar algún suplemento multivitamínico.

No dejes de beber suficiente líquido, especialmente agua. Si tienes efectos secundarios tales como vómitos y diarrea, necesitas beber más líquido que lo normal. Además de agua, el jugo de fruta, la leche y el caldo son buenas opciones. Las bebidas que contienen cafeína (café, té, gaseosas) en realidad pueden deshidratarte, de modo que escoge otras.

Cómo comer si estás fatigada

  • Cocina en cantidades. Cuando tengas energía para cocinar, prepara una gran cantidad de algo nutritivo (pasta con verduras, cazuela de atún, arroz y frijoles) y congela el plato en recipientes de una sola porción. De esta manera, cuando estés demasiado fatigada para cocinar, podrás calentar rápidamente una ración y comer. Si tus amigos o familiares se ofrecen a cocinar para ti, pídeles que hagan lo mismo.
  • Come mucho cuando te sientas bien. Intenta ingerir tu comida más importante cuando tu nivel de energía sea más alto y tengas más apetito. Si te sientes cansada al final del día, come más durante el desayuno y el almuerzo.
  • Consume varias comidas ligeras durante el día para reforzar tu ingesta de calorías y proteínas. Es fácil tener a mano queso en tiras, uvas pasas, yogur, zanahorias miniatura y verduras cortadas. De este modo no tienes que enfrentarte a consumir una gran comida.
  • Prueba un suplemento nutricional líquido envasado o una barrita energética en lugar de saltearte una comida por completo. Cada pequeño paso ayuda.

En palabras del experto

Cada vez que cambias abruptamente los medicamentos que tomas, tu cuerpo atraviesa un cambio que puede influir en cómo te sientes, e incluso en tu nivel de energía. Y según el tipo de medicamentos que tomes o que hayas dejado de tomar, el efecto puede ser pequeño o considerable.

Kutluk Oktay, M.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio