Hacer ejercicio para sobrellevar la fatiga

Read this page in English


Ponte en movimiento. La Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda que las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama hagan ejercicio con regularidad (alrededor de 4 horas por semana) para mejorar su calidad de vida y estado físico. Puedes empezar poco a poco. Hacer cuatro horas de ejercicio por semana puede parecer imposible si siempre has sido adicta a ver la televisión desde el sofá o si estás dolorida por una cirugía, demasiado ocupada por la radioterapia o exhausta por la quimioterapia. Es duro obligarte a ti misma a hacer ejercicio cuando apenas tienes energía para levantarte de la cama o del sofá.

Comienza poco a poco, quizás caminando 15 minutos por día, y luego aumenta gradualmente el tiempo que pasas haciendo ejercicio. Tal vez necesites meses para llegar a hacer cuatro horas semanales de ejercicio, pero eso está bien. Incluso durante el tratamiento, hacer caminatas cortas y lentas, yendo y viniendo por la calle o alrededor de la manzana, puede ser de mucha ayuda. Luego puedes pasar a hacer ejercicio suave, como yoga o tai chi.

La clave es mantenerte físicamente activa. Los periodos cortos de actividad de vez en cuando son buenos, pero lograr un período largo de actividad, que dure entre 15 minutos y una hora (o más, si puedes) es mejor aun.

Si no estás segura de cómo comenzar a hacer ejercicio, quizás te convenga asistir a un gimnasio o consultar con un entrenador personal para conocer distintas clases de ejercicio. No olvides hablar con tu entrenador acerca de tu situación de salud. Algunas personas prefieren hacer ejercicio en su casa usando videos. Otras disfrutan mucho haciendo jardinería o trabajando en el patio, en lugar de hacer ejercicio moderado organizado. Caminar con un amigo es una gran forma de hacer vida social Y obtener los beneficios del ejercicio.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio