Otras recomendaciones para sobrellevar la fatiga

Read this page in English


  • Intenta tomar una breve siesta. Ten cuidado con las siestas largas, pues podrías acabar totalmente despierta en medio de la noche. Las siestas durante el día no deben durar más de 30 minutos, para no caer en un sueño profundo. (Si te despiertas embotada, esto generalmente significa que has dormido demasiado). Si necesitas una siesta todos los días, tómala a una hora programada regularmente, pero intenta no dormir después de las 2 de la tarde.
  • Mantén una rutina. Ve a la cama a la misma hora todos los días y levántate a la misma hora todas las mañanas. No te quedes en la cama después de despertarte. Asegúrate de dormir lo suficiente y la misma cantidad de tiempo todas las noches.
  • Lleva un diario sobre cómo te sientes cada día. Lleva un diario de tu fatiga para identificar en qué momento empeora y cuándo es menos molesta.
  • Planea actividades para los momentos en que tienes el mayor nivel de energía. Programa períodos de descanso para cuando tengas menos energía. Asegúrate de equilibrar cada actividad con un período de descanso, si lo necesitas.
  • Organiza cada día. Determina lo que debes hacer y cuándo necesitas hacerlo. Adoptar un ritmo te ayudará a conservar la energía.
  • Pide ayuda. Acepta la ayuda y buena voluntad de tus familiares y amigos. Si nadie se ha ofrecido a ayudarte y todos parecen estar demasiado ocupados, pide lo que necesites (aunque pedir sea una de las cosas que más te cuesten). Consigue ayuda para cosas pequeñas: sacar la basura, doblar la ropa limpia o pagar las cuentas. Haz una lista de las cosas que necesitas hacer, para dársela a las personas que te pregunten en qué pueden ayudarte.
  • Únete a un grupo de apoyo. Compartir tus sentimientos con otras personas puede aliviar el peso de la fatiga y darte más ideas sobre cómo enfrentar el problema. Tu médico o enfermero puede ponerte en contacto con un grupo de apoyo en tu localidad. Para obtener información sobre grupos de apoyo, visita los Foros de discusión de Breastcancer.org.
  • Lleva listas y toma notas para recordar cosas importantes si tu memoria y tu concentración se ven afectadas por la fatiga. También, date más tiempo para realizar las actividades que exigen concentración.
  • Sé comprensiva contigo misma. Si estás fatigada, no te culpes por no poder hacer lo que se "supone" que debes hacer. Esa preocupación consume energía que no puedes desperdiciar y posiblemente te lleve a la depresión. Haz cosas que te resulten placenteras y permítete descansar y recuperarte todo lo que haga falta

En palabras del experto

La gente dice que la experiencia de un grupo de apoyo no es algo que cambie la sensación de fatiga, pero sí cambia el sentimiento de soledad frente a la experiencia y ayuda a pensar en cosas prácticas que se pueden decir cuando un miembro de tu familia te pregunta si sigues cansada o cuando los compañeros de trabajo esperan que la fatiga termine al concluir el tratamiento.

Kutluk Oktay, M.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio