Detección del cáncer de mama durante el embarazo

Read this page in English


Las mamas experimentan cambios sorprendentes cuando quedas embarazada. A medida que generan conductos lácteos para amamantar, con frecuencia se duplica su tamaño y se tornan pesadas con el líquido extra. El tejido mamario también se siente más firme y "con bultos y baches". Estos cambios pueden dificultar el diagnóstico de cáncer de mama. La preocupación por el modo en que una técnica de diagnóstico por imágenes podría afectar el desarrollo del bebé puede limitar también algunas de las opciones de diagnóstico para las mujeres con sospecha de cáncer de mama.

En varios estudios menores se observó la manera en que generalmente se detecta por primera vez el cáncer de mama durante el embarazo, y la inocuidad y fiabilidad de la mamografía, la ecografía y otras técnicas de diagnóstico por imágenes para el cáncer de mama durante el embarazo.

Signos de cáncer de mama durante el embarazo.

La mayoría de los casos de cáncer de mama que se diagnostican durante o poco después del embarazo aparecen por primera vez como un bulto mamario que no duele. De todas formas, la mayoría de los bultos detectados durante el embarazo no son cancerosos.

Es reconfortante saber que si se produce un bulto en la mama durante el embarazo, es poco probable que se trate de cáncer de mama. Aún así debes consultar a tu médico si aparece cualquier bulto sospechoso y realizar los análisis pertinentes para averiguar si es cáncer. NO ESPERES HASTA DAR A LUZ O DEJAR DE AMAMANTAR PARA QUE TE REVISEN UN BULTO.

Así que si estás embarazada y tienes un bulto mamario que debe revisarse, ¿qué análisis son inocuos para ti y tu bebé?

Mamografías

Las mamografías durante el embarazo podrían ser una opción para las mujeres con signos o síntomas de un posible problema en la mama.

En estudios menores se descubrió que es prácticamente inocuo realizarse una mamografía durante el embarazo. Se necesita solo una pequeña cantidad de radiación para realizar una mamografía y la radiación se enfoca a la mama, por lo que la mayor parte de la radiación no alcanza otras partes del cuerpo. Para que exista protección extra, se coloca sobre el área del estómago una pantalla protectora que bloquea las posibles dispersiones de radiación.

No se realizan mamografías periódicas de detección en mujeres sin síntomas durante el embarazo.

Ecografía

La ecografía se considera una herramienta inocua para "ver" el interior de las mamas de las mujeres embarazadas. En general se utiliza antes de la mamografía para evaluar un bulto palpable (un bulto que se siente).

Tanto en mujeres embarazadas como no embarazadas, la ecografía puede indicar con precisión si un bulto es un quiste inofensivo lleno de líquido o una masa sólida que podría ser cancerosa. Sin embargo, es mucho menos precisa para distinguir entre un bulto sólido que es un cáncer de mama y uno que no lo es.

IRM

Según la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, no se ha determinado la inocuidad de la resonancia magnética (IRM) durante el embarazo. De todas formas, la mayoría de los estudios menores que investigan la IRM durante el embarazo indican que no causa problemas. La IRM se utiliza a veces para revisar los bultos mamarios en mujeres embarazadas que parezcan ser cancerosos en una mamografía. Consulta a tu médico si este tipo de análisis es más seguro para ti y tu bebé.

Biopsia

Para diagnosticar un cáncer de mama con certeza, tanto en mujeres embarazadas como no embarazadas, los médicos necesitan extraer una pequeña parte del bulto mamario sospechoso. Este procedimiento se denomina biopsia. Este tejido se puede extraer mediante una aguja (aguja o aguja gruesa) o mediante la extracción quirúrgica de todo el bulto (biopsia excisional).

Una biopsia mamaria en general se puede realizar como procedimiento ambulatorio. El médico utiliza medicamentos solo para adormecer el área de la mama donde se realizará la biopsia. El riesgo es mínimo para el bebé. También se puede hacer una biopsia con anestesia general, si es necesario, con un riesgo mínimo para el bebé.

Las biopsias con aguja son inocuas para las mujeres que amamantan. El riesgo de contraer una infección es mayor con biopsias excisionales, ya que al tratarse de una intervención más importante, la leche materna puede filtrarse en el área quirúrgica. Si esto ocurre, la leche se puede drenar mediante aspiración con aguja fina.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio