Adopción

Read this page in English


Si los tratamientos de fertilidad o el alquiler de vientre no son buenas opciones para ti y tu situación particular, es posible que consideres la adopción.

En Estados Unidos, existen tres maneras principales de adoptar:

Adopción nacional privada: adopción de un niño de Estados Unidos que no está bajo custodia del estado. La adopción nacional privada se puede realizar mediante una agencia o un abogado. Según Gina Shaw, autora de Having Children After Cancer (Tener hijos después del cáncer), en cuatro estados (Colorado, Connecticut, Delaware y Massachusetts) se exige que utilices una agencia de adopciones y no se permiten las gestionadas por un abogado.

Las adopciones nacionales pueden ser abiertas, en las cuales los padres biológicos tienen contacto con la familia adoptiva y el hijo adoptivo; semiabiertas, en las cuales los padres biológicos tienen contacto limitado con la familia adoptiva, en algunos casos únicamente mediante terceros, como una agencia de adopción o un abogado; o cerradas, en las cuales los padres biológicos y los padres adoptivos no saben nada unos de otros y no hay contacto.

Adopción internacional: adopción de un niño de un país que no sea Estados Unidos. Para hacer una adopción de este tipo, debes dirigirte a una agencia autorizada. Muchos padres que eligen la adopción internacional intentan mantener algún tipo de contacto con la familia biológica del niño, de ser posible.

Adopción temporal: adopción de un niño que fue retirado de la custodia de los padres biológicos por una autoridad estatal. En algunos casos, el niño puede quedar a tu cuidado como niño en acogida, mientras el estado decide si los padres biológicos pueden obtener nuevamente la custodia del niño. En otros casos, es posible adoptar a los niños en acogida porque se les quitaron los derechos a los padres biológicos. Estos niños en general son mayores.

Para ayudarte a decidir qué tipo de adopción es adecuada para ti, Gina Shaw elaboró las siguientes preguntas para tener en cuenta:

  • ¿Cómo te imaginas que serán tu futuro hijo y tu futura familia? ¿Qué tan apegada eres a esa imagen específica?
  • ¿Qué tan importante es para ti (y tu pareja, si la tienes) ser madre de un recién nacido o bebé muy pequeño?
  • ¿Cómo te sientes (y tu pareja, si tienes) con respecto a las adopciones abiertas? ¿Con qué grado de apertura te sientes cómoda?
  • ¿Cuáles son las opiniones de los miembros del resto de tu familia sobre la adopción? Si son negativas, ¿cómo los prepararías? Si no se abren a la información que les proporcionas, ¿qué harías entonces?
  • ¿Te sentirías cómoda como para ser madre de un niño de otra raza o etnia? ¿Tienes los recursos y estás dispuesta a dedicar tiempo a garantizar que el niño esté conectado con sus orígenes?
  • ¿Puedes tomarte tiempo de descanso del trabajo para viajar a y pasar tiempo en otro país para visitar y traer a tu hijo a casa? (La mayoría de los países exigen dos o más viajes).
  • ¿Qué tan difícil sería para ti ser madre de un bebé o niño durante varios meses y luego tener que devolver el niño a los padres biológicos, si el plan de acogida temporal lo exige?
  • ¿Cuál es tu presupuesto para adoptar? ¿Tu empresa tiene programas de apoyo a los empleados que adoptan?
  • ¿Te sentirías cómoda si adoptaras a un niño mayor? ¿Estás lista para enfrentar los problemas adicionales que conlleva tener un niño que estuvo en un sistema de acogida temporal durante un tiempo? ¿Cómo aprenderás sobre estas cuestiones?
  • ¿Qué tan pronto esperas llevar a un niño a casa?

Todos los posibles padres adoptivos, sin importar el tipo de adopción que elijan, deben someterse a un estudio del hogar, un proceso en el cual un trabajador social u otro profesional visitan tu hogar y te entrevistan a ti, tu pareja y quienes vivan en tu hogar, sobre tu vida, tu filosofía sobre la crianza y otras cuestiones que ayudan a que los profesionales de adopción decidan si mereces que te encomienden la vida de un niño.

Pueden pasar entre uno y seis meses, o más, desde que comienza el proceso del estudio del hogar hasta que se aprueba la adopción. Si piensas adoptar un niño en acogida temporal, es probable que también debas tomar una serie de clases.

Un formulario médico es parte de todo estudio del hogar. La mayoría de ellos preguntan si has sufrido alguna enfermedad potencialmente mortal, como cáncer. Responde las preguntas con sinceridad (mentir puede acabar con las posibilidades de adoptar).

Tu médico deberá completar un formulario con tu diagnóstico, tratamiento y pronóstico. Muchos de los formularios son muy generales y breves (si el tuyo es de esta índole, solicita a tu médico que escriba una carta más detallada). Se recomienda que la carta brinde mucho apoyo, y que explique tu diagnóstico, tu tratamiento y cómo respondiste a este. A continuación se mencionan algunos consejos con respecto a qué solicitarle a tu médico que escriba en la carta:

  • Si no existe evidencia de cáncer remanente y tu esperanza de vida es normal, pídele a tu médico que lo incluya en la carta.
  • Pídele que escriba la carta en lenguaje común (sin jerga médica ni abreviaturas).
  • Pídele además que utilice las expresiones "sin cáncer" y "esperanza de vida normal" en la carta, si corresponden en tu caso. Muchas agencias de adopción buscarán estos términos.
  • Solicita a tu médico que incluya estadísticas que puedan respaldar tu esperanza de vida normal. Entre estas pueden incluirse estadísticas sobre la manera en que actúa tu tratamiento en el tipo de cáncer de mama que te diagnosticaron.

Debido a que los médicos son personas ocupadas, es buena idea que escribas un primer borrador de la carta y lo lleves al consultorio médico en una unidad flash, de almacenamiento en miniatura o USB portátil. Lleva la carta a tu próxima consulta y revísala con tu médico. Tu médico puede realizar correcciones o incorporar texto, imprimirla con membrete y firmarla en ese momento para que puedas llevártela contigo.

Una vez que tengas una carta positiva de tu médico y haya transcurrido al menos un año desde que finalizaste el tratamiento (este período varía de agencia en agencia), es probable que el estudio de tu hogar se apruebe, si no existen otros problemas.

Los costos de la adopción nacional oscilan entre menos de $10 000 y $30 000 dólares o más. La adopción internacional tiene un costo más elevado, ya que pagas los mismos aranceles que con la adopción nacional, además de los aranceles exigidos por el país del cual adoptas y el costo de varios viajes al país.

Adoptar a un niño en acogida temporal es mucho menos costoso. En la mayoría de los casos, es posible adoptar a un niño en acogida sin costo. Si el niño vive contigo como niño en acogida, es probable que recibas un cheque mensual del estado para satisfacer algunos de los gastos del niño. Si adoptas a un niño con necesidades especiales, por lo general se obtiene apoyo extra y algunos estados podrían continuar brindando este apoyo una vez concretada la adopción.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio