Congelación y trasplante de tejido ovárico

Algunas mujeres disponen del tiempo suficiente para someterse a un ciclo de extracción de óvulos antes de comenzar el tratamiento del cáncer de mama, pero en casos poco frecuentes, es posible que una mujer deba comenzar el tratamiento del cáncer de mama de inmediato. En estos casos, la congelación de tejido ovárico, o criopreservación de tejido ovárico, puede ser una opción.

Congelar tejido ovárico es una práctica experimental (el primer nacimiento mediante este procedimiento fue en 2004). El ovario o los ovarios se extirpan y se congelan fragmentos que tienen óvulos inmaduros. Cuando estás lista para intentar quedar embarazada, una vez que concluya el tratamiento del cáncer de mama, se descongelan los fragmentos del tejido ovárico y se reimplantan en el cuerpo.

El tejido ovárico se puede trasplantar en la pelvis, pero en ocasiones no crece tras ser trasplantado, ya que no recibe suficiente sangre.

Por esta razón, los médicos elaboraron una técnica para trasplantar tejido ovárico almacenado en otra parte del cuerpo, fuera de la pelvis. Los médicos han trasplantado tejido ovárico en brazos, antebrazos, la pared abdominal y el área justo por encima del pubis. Estas zonas tienen muchos vasos sanguíneos y es posible que el tejido ovárico trasplantado sea más propenso a crecer y producir óvulos que maduren.

Si el tejido ovárico almacenado se trasplanta a algún lugar distinto de la pelvis, los óvulos deberán cultivarse y fertilizarse en el laboratorio, e implantarse en el útero.

Es posible que escuches hablar sobre tejido ovárico que se trasplanta directamente de la pelvis al brazo sin que se congele el tejido. Es poco probable que esta sea una opción para mujeres que reciben tratamiento para el cáncer de mama, ya que mover los ovarios hacia el brazo no los protegerá de la quimioterapia (les afectaría de todas formas). Este trasplante directo tiene más probabilidades de ser una opción para mujeres que reciben tratamiento para cáncer colorrectal, cáncer de cuello uterino o enfermedad de Hodgkin con radiación directa a la zona pélvica.

Debido a que la congelación y el trasplante de ovarios son experimentales, es difícil estimar cuánto cuestan los procedimientos. Si te preocupa el costo independientemente de cuál sea el precio, es recomendable preguntarle al médico si reúnes los requisitos para participar en un estudio clínico. Si te aceptan para participar en el estudio, es posible que tengas que pagar muy poco o nada por el procedimiento.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio