Protección contra las infecciones

Cuando los tratamientos contra el cáncer debilitan el sistema inmunitario, es importante tomar las medidas necesarias para protegerse de las infecciones. Estos pasos se vuelven indispensables si tu médico te confirma que tu recuento de leucocitos es bajo. Durante el tratamiento, e incluso después, tu cuerpo podría ser temporalmente incapaz de combatir bacterias, virus u otros gérmenes.

Asimismo, existe un riesgo de infección a largo plazo si te has sometido a una extirpación de ganglios linfáticos. Por lo general, mientras más ganglios y vasos linfáticos te hayan extirpado, mayor será el riesgo. Ese riesgo no desaparece después de que sanen las incisiones y termine el tratamiento del cáncer. Será mejor que protejas la piel del brazo, la mano y la parte superior del cuerpo (del lado de la cirugía) para que esas áreas no sufran cortes, picaduras, quemaduras u otras lesiones. Si sufres un corte, aplica pomada antibacteriana y una curita rápidamente. La infección puede incrementar el riesgo de padecer una condición llamada linfedema, en la cual el líquido linfático se acumula en el brazo, la mano o el torso, y causa inflamación e incomodidad. Para ver recomendaciones más detalladas sobre cómo reducir el riesgo de linfedema, el linfedema y las infecciones, visita nuestra sección sobre linfedema.

A continuación presentamos algunas de las precauciones que se recomiendan a menudo a las personas con un sistema inmunitario debilitado por el tratamiento del cáncer. Estas precauciones pueden ayudarte a reducir el riesgo de infección, pero no lo eliminan por completo. Si tienes síntomas que podrían estar relacionados con una infección, busca atención médica de inmediato.

Higiene personal

  • Lávate las manos frecuentemente durante el día, con agua tibia y jabón. Lávate las manos siempre antes de cocinar o comer; antes de tocarte los ojos, la cara o la nariz; después de usar el baño; después de sonarte la nariz o toser; y después de estar en un lugar público o una reunión pública.
  • Pídele a las personas con las que vives que se laven las manos cuidadosamente y con mucha frecuencia. Es muy importante que todos lo hagan, ¡hasta los niños pequeños!
  • Si no tienes disponible agua y jabón en ese momento, usa desinfectante para manos.
  • Cepíllate los dientes con un cepillo de cerdas extra suaves en la mañana, entre comidas y antes de dormir. Pregunta a tu médico si puedes usar hilo dental. Es posible que te recomiende usar un enjuague bucal suave; debes evitar los enjuagues bucales agresivos a base de alcohol.
  • Si tienes un reservorio para quimioterapia, mantén el área limpia y seca. Pide a tu personal de enfermería instrucciones para mantener el área del reservorio.
  • Límpiate bien, pero con suavidad, después de ir al baño. Las toallitas húmedas suaves son muy adecuadas para este fin. Si tienes irritación o sangrado, informa a tu médico o al personal de enfermería.
  • Toma un baño, una ducha o un baño de esponja todos los días con agua tibia (no caliente). No te lastimes la piel: sécala dando toquecitos suaves. Presta atención a las zonas donde se acumulan las bacterias, como las axilas y el área de la entrepierna.

Cómo evitar cortes o lesiones en la piel

  • Después de una ducha, empuja las cutículas hacia atrás y mantenlas humectadas. No las cortes, muerdas o desgarres. Evita las manicuras y pedicuras.
  • Ten mucho cuidado cuando uses cuchillos, tijeras o agujas. Usa un dedal para coser.
  • Usa guantes protectores para las actividades que podrían lastimar la piel y trata de buscar guantes que cubran todo el brazo. Por ejemplo, guantes de goma para lavar la vajilla; guantes de jardinería para plantar y podar plantas, así como para realizar tareas al aire libre; y guantes de cocina para cocinar y asar a la parrilla. Puedes conseguir guantes de cocinero para cuando tengas que usar cuchillos afilados o un rallador.
  • Trata de no tocarte o rascarte las espinillas, el sarpullido o las picaduras de insecto.
  • Para evitar las picaduras de insecto, usa repelentes de insectos que no sequen la piel ni tengan componentes químicos agresivos. Algunos ejemplos son la loción o el bálsamo corporal de aromaterapia Bug Be Gone de Belle’s Botanicals y el bálsamo repelente Badger, que es un repelente de insectos orgánico con certificación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Evita las marcas que contengan mucha cantidad de alcohol. Cualquier componente que termine en “-ol” es un tipo de alcohol.
  • Humecta la piel a diario para mantenerla tersa y sin grietas. Prueba con una loción suave como Eucerin, Moisturel o Aquaphor.
  • Para eliminar el vello, usa una crema depiladora (indicada para piel sensible) en lugar de una afeitadora tradicional. Primero prueba la crema depiladora en otra zona del cuerpo. Si prefieres usar una afeitadora, prueba la versión eléctrica, pero ten cuidado de evitar la irritación y los cortes en la piel.
  • Usa zapatos dentro y fuera de la casa.
  • Aplica una pomada antibiótica (como Bactroban, Neosporin, Polysporin o una pomada equivalente con los mismos ingredientes) en las picaduras de insectos, las cutículas rotas o los cortes que veas. Cubre los cortes con una curita e informa sobre cualquier signo de infección a tu médico.

Cómo evitar los gérmenes

  • Procura evitar las multitudes (conciertos, películas muy concurridas, eventos escolares, aeropuertos) tanto como te sea posible.
  • Mantente alejada de personas con un resfriado, la gripe, un virus o cualquier enfermedad contagiosa. Si has estado en contacto con alguien que tenga una enfermedad contagiosa, informa a tu médico. Si fue alguien que tenía gripe, por ejemplo, deberás tomar medicamentos antivirales como precaución.
  • No te acerques a personas a las que recientemente hayan vacunado contra la viruela, la varicela, la polio, la culebrilla, o que hayan recibido la vacuna triple viral (sarampión, paperas, rubéola). Es preferible evitar a estas personas por lo menos 3 semanas después de que hayan sido vacunadas. Estas vacunas se hacen a partir de virus vivos.
  • Usa guantes de protección cuando trabajes en el jardín o hagas la limpieza, o cuando ayudes a los niños a ir al baño o les cambies el pañal. Lávate las manos después de sacarte los guantes.
  • Procura hacer que alguien recoja las excretas de tu mascota, junte la basura y la saque a la calle. Si tú eres la única que puede hacer estas tareas, usa guantes y lávate las manos meticulosamente después.
  • Limpia los objetos que se tocan más frecuentemente en la casa y el trabajo utilizando toallitas húmedas antibacteriales. Estos objetos son, por ejemplo, los pomos de las puertas, los teléfonos, los teclados y los controles remotos de televisión.
  • No entres a piscinas, hidromasajes calientes, parques acuáticos, lagos o estanques.
  • No compartas toallas, vasos o utensilios con otras personas de tu casa sin antes lavarlos con agua caliente.

Seguridad de los alimentos

  • Lávate bien las manos después de manipular y preparar alimentos como carne, frutas y vegetales.
  • Lava bien las frutas y verduras, incluso si el paquete dice que han sido “prelavadas”.
  • Cocina la carne completamente.
  • No ingieras alimentos o bebidas que no hayan sido pasteurizados. Estos incluyen algunos tipos de leche, queso, yogur y jugo de frutas.
  • Considera cocinar los vegetales y no comerlos crudos.
  • No demores en poner las sobras de comida en el refrigerador. No comas alimentos que hayan estado a la intemperie por más de una o dos horas.
  • No comas alimentos vencidos. Si no sabes si lo están, bótalos.
  • Evita alimentos que contienen moho, como algunos quesos y alimentos hechos con estos quesos (feta, azul).
  • Evita los brotes crudos y los frutos secos.

Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio