Fortalecer el sistema inmunitario para luchar contra el cáncer

Read this page in English


Casi todas las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama tienen sentimientos en conflicto respecto a aceptar un tratamiento que derrumba sus sistemas inmunitarios. La intuición te dice (o más bien TE GRITA) que debes reforzar tu sistema inmunitario para combatir el cáncer y recuperar tu salud general. Una vez que comprendes que necesitas un tratamiento eficaz para luchar contra una amenaza tan grave como el cáncer y sigues adelante con el tratamiento, igualmente necesitas escuchar a tu intuición. Por supuesto que es necesario cuidar el sistema inmunitario. Aquí te presentamos algunas formas prácticas de ayudarte a ti misma.

Enfoques complementarios para luchar contra infecciones y cáncer

Alimentación, reducción del estrés, grupos de apoyo, ejercicio: nuevos y fascinantes estudios sugieren que estas intervenciones fundamentales pero poco tradicionales pueden fortalecer el sistema inmunitario. Por ejemplo, se ha registrado una mejora de la función de las células inmunitarias después de que personas con melanoma, un cáncer de piel maligno, asistieron a reuniones periódicas de grupos de apoyo. Otros estudios descubrieron que quienes asisten a grupos de apoyo para mujeres diagnosticadas con cáncer de mama viven más que las que no participan en estos grupos. Los investigadores especulan que una razón es el efecto de fortalecimiento inmunitario y de reducción de estrés que brindan estos grupos.

Nutrición

Todo lo que tu cuerpo haga se verá afectado negativamente si tienes una mala nutrición. Esto se puede ver en la cicatrización de una herida, el recuento de células sanguíneas inmunitarias e incluso el manejo del estrés. Prestar atención a una buena nutrición es importante, ya sea para beneficiar al sistema inmunitario específicamente o no.

El poder de la nutrición para fortalecer la función inmunitaria todavía no se comprende en su totalidad, pero hay dos líderes en el campo, el Dr. Keith Block (Universidad de Illinois y Block Medical Center, Evanston, Illinois) y el Dr. Mitch Gaynor (Strang-Cornell Cancer Prevention Center, ciudad de Nueva York). Ellos se dedican a la nutrición como forma de disminuir el riesgo de tener cáncer y muerte por cáncer, y de aumentar la calidad de vida. Su trabajo enfatiza la alimentación vegetariana y la restricción de grasas, junto con la reducción del estrés y otros tratamientos de la medicina complementaria. Consideran que estos factores se combinan para fortalecer el sistema inmunitario.

Los defensores de estos tratamientos innovadores y poco tradicionales dicen que el exceso de peso y el consumo excesivo de colesterol y otras grasas son factores de riesgo de tener cáncer. Dicen que la grasa parece reducir la producción de leucocitos, lo que afecta a la actividad de las células T y los macrófagos. Además, consideran que la obesidad y una mala alimentación ponen en riesgo al sistema linfático, lo que deja al cuerpo más vulnerable a infecciones y enfermedades. Creen que consumir grandes cantidades de proteínas, como las que se encuentran en los productos animales, contribuyen a estos efectos indeseables. En consecuencia, sus programas nutricionales limitan estrictamente las proteínas que provienen de los alimentos y las grasas no saludables de origen animal. En particular, se limitan a las grasas monoinsaturadas como el aceite de canola y el de oliva, y evitan las grasas saturadas como el aceite de coco, el aceite de palma y las grasas animales.

Lee la transcripción de una conferencia de Breastcancer.org sobre opciones alimentarias para la recuperación del cáncer (en inglés).

Suplementos frente a alimentos

Todos los expertos están de acuerdo en que es mejor consumir vitaminas y otros nutrientes importantes en alimentos integrales en lugar de ingerirlos como suplementos procesados. Los alimentos integrales pueden contener muchos otros componentes valiosos de los que en general se sabe muy poco. Se cree que las frutas y las verduras frescas, los cereales, hongos, tés, ácidos grasos omega-3 (que se encuentran en peces de agua dulce como salmón y caballa), los carbohidratos complejos, el yogur y las algas marinas aumentan la actividad de las células T y sus células acompañantes, y la producción de anticuerpos y células luchadoras.

En la medicina china tradicional, los alimentos y los remedios a base de hierbas forman parte del mismo espectro. Las hierbas pueden usarse como medicamentos. En general, se usa una combinación cuidadosamente seleccionada de hierbas que pueden provenir de la raíz, la corteza, las hojas o las semillas de diversas plantas. Las hierbas pueden incorporarse a los alimentos como ingredientes (hongos) o como especias (cilantro). En ambos casos, las hierbas mejoran tu bienestar. Es probable que todo lo que mejore la salud en general también fortalezca el sistema inmunitario.

Ejercicio

Los investigadores han observado durante mucho tiempo los efectos positivos de cantidades moderadas de ejercicio en el sistema inmunitario. Ahora están observando los efectos que puede tener el ejercicio moderado en los sistemas inmunitarios de pacientes diagnosticadas con cáncer en medio del tratamiento. En un pequeño estudio, los investigadores descubrieron que el ejercicio moderado (tres veces por semana o más) aumentó el recuento de células inmunitarias de mujeres que estaban recibiendo un tratamiento del cáncer de mama y lo llevó a niveles normales, y al mismo tiempo mejoró el humor de esas mujeres y su capacidad de manejar sus sentimientos con comodidad.

Reducción del estrés

Es bien sabido que las cantidades elevadas de hormonas del estrés (como la adrenalina), cuando son crónicas, inhiben al sistema inmunitario y reducen la capacidad del cuerpo de defenderse o repararse. Por ello, muchos centros de tratamiento del cáncer y hospitales han comenzado a ofrecer tratamientos de reducción del estrés junto con los tratamientos del cáncer tradicionales como quimioterapia y radiación. La meditación, la visualización, el yoga y otras técnicas de relajación pueden ayudar a reforzar tu sistema inmunitario y a luchar contra los efectos del cáncer. Habla con tu médico o el personal de enfermería sobre el uso de estas técnicas junto con tu tratamiento regular.

Lee la transcripción de una conferencia de Breastcancer.org sobre el estrés y el sistema inmunitario (en inglés).

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio