Cómo usar la respuesta inmunitaria para tratar el cáncer de mama

Los investigadores están trabajando para crear nuevos tratamientos que usen la respuesta del sistema inmunitario para atacar células cancerígenas. El conjunto de estos tratamientos se denomina tratamientos biológicos o inmunotratamientos.

Los anticuerpos monoclonales son un tipo de tratamiento biológico que se usa con eficacia contra el cáncer de mama. Los anticuerpos monoclonales son moléculas creadas en el laboratorio que se pueden acoplar a defectos específicos en células cancerígenas. Su modo de trabajo es el mismo que el de los anticuerpos del sistema inmunitario, ya que reconocen y actúan ante los invasores externos. Los investigadores han creado tratamientos para el cáncer de mama que pueden reconocer y atacar cantidades en exceso de la proteína del crecimiento llamada HER2/neu, que se encuentra en la superficie de las células de cáncer de mama en aproximadamente uno de cada cinco casos. Estos se denominan cánceres positivos para HER2.

Actualmente, estos tratamientos enfocados en la HER2/neu que emplean anticuerpos monoclonales se aplican en el mismo periodo que la quimioterapia. Cada tratamiento funciona con algunas diferencias, pero la idea es la misma: atacar las células con una característica específica y detener su crecimiento. Estos tratamientos incluyen:

Cada uno de estos medicamentos se usan en diferentes situaciones. Recuerda revisar las páginas de Breastcancer.org sobre estos medicamentos para más información.

Otro anticuerpo monoclonal que se ha usado para tratar el cáncer de mama metastásico es Avastin (nombre genérico: bevacizumab). Este anticuerpo ataca una proteína llamada factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), que permite a los tumores cancerosos crear los nuevos vasos sanguíneos que necesitan para seguir creciendo. En 2011, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos anunció que había suprimido la indicación de Avastin para el tratamiento del cáncer de mama, debido a que no se había demostrado que dicho medicamento fuera seguro y eficaz para ese uso. El medicamento propiamente dicho no se retiró del mercado, y los médicos pueden optar por usar Avastin para tratar mujeres diagnosticadas con cáncer de mama metastásico si los beneficios son mayores que los posibles efectos secundarios. Para obtener más información, visita nuestra sección sobre Avastin. Otros anticuerpos monoclonales que atacan el VEGF actualmente son investigados en estudios clínicos.

Otros tipos de inmunotratamientos, tales como los tratamientos de vacunación, también están en investigación en estudios clínicos para el cáncer de mama.

Tratamiento de vacunación

Los tratamientos de vacunación para tratar el cáncer de mama se han desarrollado para ayudar al sistema inmunitario a reconocer las células cancerígenas como una amenaza e iniciar una respuesta. Al igual que las vacunas tradicionales, estas vacunas se elaboran generalmente a partir de células de cáncer de mama debilitadas o muertas (que pueden ser las tuyas o cultivadas en un laboratorio). Lo que se espera es que, una vez que el sistema inmunitario detecte los antígenos en la vacuna, responda creando anticuerpos. Estos anticuerpos luego podrán atacar y destruir todas las células cancerígenas restantes. Luego, si aparecen nuevas células cancerígenas, los anticuerpos circulantes del sistema inmunitario educado por la vacuna también las destruirán. El tratamiento de vacunación aún se está analizando en estudios clínicos.

Visita la sección sobre estudios clínicos de Breastcancer.org para obtener más información sobre cómo encontrar estudios.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio