Aceptarte desnuda

Read this page in English


Si el cáncer de mama ha perjudicado tu imagen personal, necesitas esforzarte por recuperar una imagen positiva de ti misma.

¿Estás haciendo lo imposible para no mirar las cicatrices de tu pecho? Es comprensible que te niegues a mirar las cicatrices, pero los expertos en sanación aconsejan que es importante superar esta actitud.

Ropa para cubrirse

La ropa de dormir o la lencería extravagantes pueden ser la solución inmediata para evitar el impacto inicial. Si deseas esa protección, ese tipo de camuflaje, ve a buscarlo. Date ese gusto. Muchas mujeres se dejan la ropa puesta cuando se van a la cama. Debajo de la ropa, una mama reconstruida o una buena prótesis le dan a tu pareja una sensación muy parecida a la anatomía real; tienen la consistencia, el peso y la flexibilidad de una mama natural.

Para responder a un mercado exigente, muchas tiendas pequeñas ofrecen una excelente variedad de prótesis y bolsillos que se adaptan fácilmente a la prótesis, y encajan perfectamente en la ropa interior y los trajes de baño. Pide en tu filial local de la Sociedad Americana contra el Cáncer que te den un listado de las tiendas, o busca en las Páginas amarillas, en la sección de Lencería.

Aunque sea por un corto período, mientras decides hacerte o no la reconstrucción, una prótesis mamaria puede hacer que te sientas más cómoda en lo que se refiere a tu imagen cuando estás vestida.

Cómo facilitar la exposición

La lencería especial puede ser útil para dar el primer paso hacia la recuperación de un patrón de actividad sexual distendida, pero tarde o temprano tendrás que asimilar los cambios físicos que has experimentado. La Dra. Leslie Schover recomienda un "tratamiento frente al espejo" de cuatro pasos:

  • Usa un espejo de cuerpo entero en un lugar privado de tu casa y luego vístete con tu ropa favorita.
  • Analízate frente al espejo durante 15 minutos y elige tres cosas que realmente te gusten de ti misma.
  • Después, intenta hacer lo mismo, pero en ropa interior.
  • Finalmente, tómate 15 minutos para mirarte desnuda y, de nuevo, intenta descubrir cosas de ti misma que te agraden. Concéntrate en las cosas positivas.

Debes aceptar tu cuerpo desnudo, aunque nunca lo hayas hecho antes, para darte una tregua a ti misma, y necesitas dejar que tu pareja te mire y llegue a un punto de vista similar. Debes hacerlo paso a paso. Algunas mujeres sienten que caminar por su habitación o departamento totalmente desnudas es algo liberador. Una mujer invitó a unas amistades íntimas a cenar y cuando habían terminado, les mostró las nuevas mamas reconstruidas, lo que provocó exclamaciones de aprobación.

El último paso es quedarte totalmente desnuda frente a tu pareja. Esta situación parece ser la última fase para liberarse de la ansiedad sobre tu imagen personal. Cathy, quien estaba en una nueva relación, finalmente tuvo el valor necesario para permitirle a su novio que viera su pecho desnudo, y él la aplaudió: "Has hecho algo muy importante al dejar que te vea. Ya te había dicho que no me importaría".

Con o sin cáncer de mama, a algunas mujeres simplemente no les gusta andar desnudas. Es posible que tengas que enfrentar tu aspecto físico, pero no es necesario que te obligues a hacer cosas que nunca te hicieron sentir cómoda. Además, casi siempre el sexo se da en habitaciones oscuras. Cuando las luces estén tenues y estés en medio de ello, es posible que ni siquiera importe si estás totalmente desnuda o no.

Experiencia personal

"Debes reconciliarte con tu cuerpo. Después de la mastectomía, me vestía y me desvestía en el baño. Luego nos tomamos la luna de miel pospuesta. A mi marido no le gustaba que me escondiera en el baño. "Ven aquí, te amo", me decía. "¡Tener las dos mamas es mejor, pero una también está bien!" Emily

"Durante mucho tiempo (seis meses), realmente no quería mirarme directamente al espejo. Cuando finalmente pude hacerlo, no fue tan terrible. Era como tener un parche de tela blanca cosido en el pecho". —Sheryl

Kutluk Oktay, M.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio