Menopausia y tratamiento del cáncer de mama


Ciertas quimioterapias pueden obligar a los ovarios a abandonar sus funciones a los pocos meses del tratamiento: se trata de la menopausia médica. Cincuenta por ciento de las mujeres menores de 35 años tratadas con quimioterapia con CMF (Cytoxan, metotrexato, fluorouracilo) entran en la menopausia, al igual que el 80 % de las mujeres de 35 a 44 años y casi el 100 % de las mujeres mayores de 45 años. En el caso de la quimioterapia con Adriamicina, el riesgo de entrar definitivamente en la menopausia es un poco menor para las mujeres menores de 40 años, pero es similar al riesgo con CMF para las mayores de 40 años. A veces, la menopausia inducida por quimioterapia solo es temporal.

Se pueden utilizar medicamentos para impedir temporalmente que los ovarios produzcan estrógeno. Estos son dos de los medicamentos más utilizados para la supresión de la función ovárica:

  • Zoladex (nombre genérico: goserelina)
  • Lupron (nombre genérico: leuprolida)

Tanto Zoladex como Lupron son agonistas de la luliberina (LHRH). Estos medicamentos le indican al cerebro que impida que los ovarios produzcan estrógeno. Se suministran mediante inyecciones una vez por mes durante varios meses o cada cierto número de meses. Una vez que dejas de tomar el medicamento, los ovarios comienzan a funcionar nuevamente. El tiempo de recuperación de los ovarios puede variar de una mujer a otra.

Los bochornos pueden empeorar cuando se incorpora tamoxifeno (u otras terapias antiestrogénicas) después de la quimioterapia. A pesar de que estos fármacos no provocan la menopausia, pueden imitar algunos de los síntomas, los cuales pueden continuar por un tiempo.

Si estabas en terapia de reemplazo hormonal (TRH) y tuviste que suspenderla cuando te diagnosticaron cáncer de mama, es posible que experimentes un híbrido de menopausia natural y médica. Este tipo de "síndrome de supresión" es el resultado de una disminución drástica de estrógeno.

Es importante saber que mientras que la terapia de reemplazo hormonal (TRH) puede aliviar los síntomas menopáusicos, como los bochornos y la fatiga, quienes siguen o han seguido recientemente la TRH presentan mayor riesgo de ser diagnosticadas con cáncer de mama.

Antes de que se determinara la relación entre la TRH y el riesgo de padecer cáncer de mama, muchas mujeres posmenopáusicas se sometían a TRH durante muchos años para aliviar los síntomas menopáusicos y reducir la pérdida ósea. La cantidad de mujeres que se somete a la TRH ha disminuido drásticamente desde 2002, cuando las investigaciones determinaron la relación de la TRH con el riesgo de cáncer. De todas formas, muchas mujeres continúan usando TRH para tratar los síntomas menopáusicos molestos.

Además de los tratamientos del cáncer de mama, otros tratamientos médicos pueden provocar el inicio de la menopausia. Si te extirpan quirúrgicamente los ovarios, entrarás en la menopausia de la noche a la mañana. Se trata de la menopausia quirúrgica. Esta puede ser una manera difícil de entrar en la menopausia, ya que es muy repentina.

En palabras del experto

La menopausia natural es un accidente menor, mientras que la menopausia médica o quirúrgica es como golpearse contra una pared de ladrillo a sesenta millas por hora.

Kutluk Oktay, M.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio