La composición genética


Cada célula tiene un panel central de control, un núcleo que contiene los genes y cromosomas (el manual de instrucciones primordial para el cuerpo). Los genes que heredaste de tu madre y tu padre son en gran parte responsables de la manera en que se comporta el cuerpo (e incluso la mente).

Si en tus reuniones familiares cuentas con invitadas de 90 años, es probable que tengas grandes oportunidades de transitar el mismo recorrido. Si, por otra parte, la mayoría de tus parientes fallecieron antes de los 70 años debido a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, es posible que compartas el riesgo de tener una enfermedad cardíaca o vascular. Pero aun con genes de larga vida, tú misma debes contribuir a garantizar un envejecimiento saludable.

Otras enfermedades que se ven fuertemente afectadas por la composición genética son el cáncer de mama, de ovario y de colon, y la osteoporosis. La manera en que experimentas estrés emocional, enojo o depresión también puede verse influenciada por la composición genética.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio