Transiciones hormonales


Las transiciones hormonales en la vida de una mujer son como un largo paseo en montaña rusa. Durante la adolescencia, los ovarios responden a señales del cerebro y comienzan a producir las siguientes hormonas: estrógeno, progesterona y testosterona. Poco después comienza la ovulación mensual, seguida de los períodos menstruales si los óvulos que se producen no son fertilizados.

La etapa más fértil dura aproximadamente 25 años, entre los 13 y los 40 años de edad. Luego, durante 10 a 15 años, se presenta una disminución gradual de la función ovárica y de la cantidad de hormonas que se producen. Este momento de disminución de la función ovárica se denomina climaterio.

Finalmente, la cantidad de estrógeno y progesterona que producen los ovarios ya no es suficiente para dar lugar a la ovulación y mantener en funcionamiento los períodos mensuales. El resultado: los períodos se tornan irregulares; puedes experimentar bochornos; puedes sentirte temperamental, no muy feliz. Este período de 1 a 3 años de flujo hormonal antes de que finalicen los períodos por completo se denomina perimenopausia. Cuando los períodos se detienen por completo (durante al menos un año) estás oficialmente en la menopausia.

La levedad o gravedad de los síntomas menopáusicos dependerá de la rapidez con que pases de la perimenopausia a la menopausia, de cuánto tiempo tenga el cuerpo para adaptarse a las hormonas cambiantes y de cuánto estrógeno de otras fuentes tenga el cuerpo. Después de la menopausia, la mayoría del estrógeno proviene de andrógenos generados por las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones. Las células grasas y musculares convierten los andrógenos en estrógenos. Mientras más grasa y músculos tengas, mayor será la cantidad de estrógeno producido por fuentes que no sean los ovarios. El síntoma más frecuente durante una transición relativamente rápida de la perimenopausia a la menopausia son los bochornos.

Podrías tener una menopausia natural y los efectos secundarios serían muy leves por ser la transición larga, tranquila y sin problemas. Quizás tengas un exceso de grasa o músculos que brinden un suministro alternativo de estrógeno, pero una gran cantidad de las mujeres que leen esta sección ha experimentado una transición más abrupta a la menopausia debido al diagnóstico y al tratamiento del cáncer de mama.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio