Salud cardiovascular después de la menopausia

ChemoBldPrss

Sabemos que una de cada ocho o nueve mujeres será diagnosticada con cáncer de mama durante su vida, mientras que una de cada dos o tres recibirá un diagnóstico de enfermedad cardíaca. Sin embargo, muchas mujeres le temen más al cáncer de mama que a las enfermedades cardiacas. Quizás hoy nos visitas porque tienes una buena razón para querer saber más sobre el cáncer de mama. Pero recuerda también que necesitas darle atención a la salud de tu corazón y tus vasos sanguíneos durante los próximos años y décadas.

Algunos tratamientos para el cáncer de mama pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, ya que afectan directamente al corazón. Estos incluyen algunos medicamentos quimioterapéuticos y Herceptin (nombre genérico: trastuzumab), así como terapia de radiación en el pecho. Visita nuestra página sobre Problemas cardíacos en la sección Efectos secundarios del tratamiento para obtener más información.

Se incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular con la menopausia, tanto si ocurre de manera natural como si se desata de manera prematura a raíz de los tratamientos del cáncer de mama. “Enfermedad cardiovascular” es un término general para incluir problemas que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos, como:

  • presión arterial elevada
  • arteriosclerosis, o formación de placa dentro de las arterias
  • enfermedad de las arterias coronarias, o formación de placa dentro de las arterias que llevan sangre al corazón
  • ataque cardiaco, o el bloqueo de una o varias arterias que llevan sangre al corazón
  • accidente cerebrovascular, o el bloqueo de una o varias arterias que llevan sangre al cerebro

Los investigadores creen que la hormona femenina estrógeno juega un rol en la protección del corazón y los vasos sanguíneos de las mujeres jóvenes. Esta sería la razón por la cual el índice de enfermedad vascular en hombres entre 30 y 50 años tiende a ser mayor al de mujeres de esta misma edad; sin embargo, las mujeres igualan a los hombres después. El papel del estrógeno aún no es completamente claro para los investigadores.

Además de la menopausia, otros factores de riesgo tienen un efecto importante en la enfermedad cardíaca: diabetes y antecedentes familiares de enfermedad cardíaca. Algunas opciones de estilo de vida, como fumar, no hacer ejercicio y seguir una dieta poco balanceada también son factores importantes. Estos hábitos pueden ser difíciles de cambiar, pero la menopausia es el momento perfecto para empezar a hacerlo. Ahora es cuando.

La mejor forma de cuidar tu corazón y vasos sanguíneos es tomar buenas decisiones en cuanto a tu estilo de vida. Puedes consultar a tu médico para recibir ayuda para:

  • Dejar de fumar, si lo haces.
  • Hacer ejercicioscon regularidad.
  • Aprender técnicas de relajación, como la meditación, la respiración profunda y el yoga, entre muchas otras.
  • Comer una dieta balanceada que incluya muchas frutas, vegetales y fibra, y sea baja en grasas saturadas, sodio y azúcar.
  • Bajar de peso, si lo necesitas, y mantener tu índice de masa corporal (IMC) en un rango saludable.

Todos estos cambios en tu estilo de vida pueden ayudar a mejorar la presión arterial, los niveles de colesterol y tu sensación de bienestar. Junto a tu médico, toma las medidas necesarias para controlar la presión arterial y los niveles de colesterol con regularidad. Estos resultados, junto con cualquier otro factor de riesgo de enfermedad cardiovascular que tengas, serán usados para determinar si necesitas tomar medicamentos, además de hacer cambios a tu estilo de vida. Tomar una aspirina para bebés todos los días (si tu médico lo recomienda) también puede ser beneficioso para los vasos sanguíneos.

Lo más importante es crear un equipo de salud cardiovascular con tu médico, que durará toda tu vida. El sitio web de la Asociación Americana del Corazón es un excelente lugar para empezar.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio