Fortaleza ósea


Los huesos le dan forma al cuerpo, lo sostienen y te ayudan a moverte. Los huesos también ayudan a proteger el corazón, los pulmones y el cerebro. Aunque los huesos se sienten duros y rígidos, son tejidos vivos que se reconstruyen constantemente a lo largo de tu vida.

Durante la infancia y la adolescencia, el cuerpo genera hueso nuevo más rápidamente que lo que demora en deshacerse de hueso viejo. Después de los 30 años, puedes comenzar a sufrir pérdida ósea más rápido que lo que el cuerpo demora en generar hueso, lo que debilita los huesos y los hace más propensos a quebrarse. Parte de la pérdida ósea es natural a medida que hombres y mujeres envejecen. Sin embargo, es importante tomar ciertas medidas para garantizar que no pierdas demasiado hueso y te arriesgues a fracturarte fácilmente por una caída o un tropiezo.

Es posible que tu médico te hable sobre "densidad ósea" o "densidad mineral ósea". Ambos términos describen una medida de la fortaleza de los huesos. Mientras mayor sea la densidad, más fuertes y saludables estarán los huesos.

Las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir pérdida ósea que los hombres. Cuando una mujer atraviesa la menopausia, ya sea como parte natural del proceso de envejecimiento o debido a un tratamiento del cáncer de mama, sus concentraciones de estrógeno y otras hormonas disminuyen repentinamente. El estrógeno ayuda a mantener la densidad ósea y una disminución del estrógeno puede generar una pérdida ósea considerable.

Es posible que tus médicos usen dos palabras diferentes para hablar de baja densidad ósea:

  • La osteopenia significa que tienes una densidad ósea por debajo de la normal. La osteopenia no es una enfermedad, pero puede significar que tienes mayor riesgo de fracturarte.
  • La osteoporosis es una enfermedad y significa que la densidad ósea es tan baja, que los huesos son frágiles y pueden fracturarse con facilidad. Las mujeres blancas y asiáticas tienen mayor riesgo de sufrir osteoporosis, pero todas las mujeres y los hombres mayores de 50 años corren riesgo de tener esta enfermedad.

Las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama se enfrentan a un riesgo aun mayor de sufrir osteoporosis, debido a que algunos tratamientos para el cáncer de mama pueden causar pérdida ósea.

Existe una serie de herramientas que tu médico puede utilizar para controlar la salud ósea, incluso un examen físico y análisis de orina para medir las concentraciones de calcio.

Los análisis de densidad ósea utilizan rayos X u ondas sonoras para medir la fortaleza de los huesos. Las pruebas de densidad ósea se utilizan para diagnosticar con certeza la pérdida ósea y la osteoporosis.

La prueba de densidad ósea más reconocida es la absorciometría de rayos X de energía dual, comúnmente conocida como densitometría. La densitometría utiliza un nivel bajo de radiación de rayos X y es rápida e indolora. Un escáner pasa sobre todo el cuerpo mientras estás recostada sobre una camilla acolchada. Una densitometría puede medir la densidad mineral ósea de todo el esqueleto, así como puntos específicos que tienen más posibilidades de quebrarse, como la cadera, la columna vertebral y las muñecas. El uso de una densitometría para medir la densidad mineral ósea en la cadera y la columna vertebral se considera la forma más fiable de diagnosticar la osteoporosis y predecir el riesgo de fracturas.

Para obtener información más detallada sobre pérdida ósea, osteoporosis y formas de mantener fuertes los huesos, visita la sección Salud ósea.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio