Fortaleza ósea después de la menopausia

Los huesos sostienen tu cuerpo, le dan forma y te ayudan a moverte. Los huesos también ayudan a proteger el corazón, los pulmones y el cerebro. Aunque los huesos se sienten duros y rígidos, son tejidos vivos que se reconstruyen constantemente a lo largo de tu vida. Durante tu infancia y adolescencia, tu cuerpo genera hueso con mayor rapidez que lo que tarda en deshacerse de hueso viejo. Después de los 30 años, puedes comenzar a sufrir pérdida ósea más rápido que lo que el cuerpo demora en generar hueso, lo que puede debilitar los huesos y hacerlos más propensos a quebrarse. Parte de la pérdida ósea es natural a medida que hombres y mujeres envejecen, pero el riesgo de pérdida ósea significativa es mayor para las mujeres. Durante tu vida adulta, es importante tomar ciertas medidas para asegurar que no pierdas demasiado hueso y te arriesgues a fracturarte fácilmente por una caída o un tropiezo.

Estos cuidados son aún más importantes durante la menopausia. Cuando entras en la menopausia, tus niveles de estrógeno y otras hormonas bajan drásticamente. El estrógeno ayuda a mantener la densidad ósea, por lo que esta caída puede resultar en pérdida ósea significativa y, con el tiempo, baja densidad ósea.

Los médicos generalmente emplean dos palabras para hablar de baja densidad ósea:

  • Osteopenia significa que tu densidad ósea es menor a la normal. La osteopenia no es una enfermedad, pero puede significar que tienes mayor riesgo de fracturarte.
  • La osteoporosis es una enfermedad y significa que la densidad ósea es tan baja que los huesos son frágiles y pueden fracturarse con facilidad. Las mujeres blancas y asiáticas tienen mayor riesgo de sufrir osteoporosis, pero todas las mujeres y los hombres mayores de 50 años corren riesgo de tener esta enfermedad.

Tratamientos del cáncer de mama y pérdida ósea

La mayor parte de tratamientos del cáncer de mama aumentan el riesgo de pérdida ósea al reducir los niveles de estrógeno en el cuerpo. Si eres premenopáusica cuando recibes un diagnostico de cáncer de mama, los siguientes tratamientos pueden acelerar la pérdida ósea:

  • Algunos tipos de quimioterapia que causan menopausia temporal o permanente
  • Los medicamentos conocidos como agonistas de la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH), que interrumpen la producción de estrógeno en los ovarios de manera temporal o permanente, en algunos casos
  • Extirpación quirúrgica de los ovarios, que se recomienda a algunas mujeres
  • Tratamiento hormonal con tamoxifeno, que bloquea los efectos del estrógeno en células de todo el cuerpo y, como resultado, puede interferir con la densidad ósea en mujeres premenopáusicas
  • Si recibes un diagnóstico de cáncer de mama positivo para receptores de hormonas después de la menopausia, es posible que te receten inhibidores de la aromatasa (IA), que pueden causar pérdida ósea. Estos incluyen Arimidex (nombre genérico: anastrozol), Aromasin (nombre genérico: exemestano) y Femara (nombre genérico: letrozol). Los IA detienen la producción de estrógeno en tu cuerpo. Las principales fuentes de producción de estrógeno en mujeres posmenopáusicas son las glándulas suprarrenales y el tejido graso, no los ovarios. Por otro lado, si estás en esta etapa y tomas tamoxifeno, te podría ayudar a mejorar tu densidad ósea. Los efectos del tamoxifeno en los huesos para mujeres posmenopáusicas son similares a los efectos del estrógeno que sentías en tu cuerpo de manera natural.

Análisis de salud ósea

Lo positivo es que la osteopenia y la osteoporosis no aparecen de la noche a la mañana. Durante la premenopausia, puedes empezar a perder masa ósea, pero el riesgo de que se produzca un descenso significativo en la densidad ósea está en su punto más alto inmediatamente antes y años después de la menopausia. Después, el índice de pérdida ósea tiende a estabilizarse.

Puedes trabajar en colaboración con tu médico para cuidar tu salud ósea y tomar medidas si estás perdiendo densidad ósea. La densidad ósea (o densidad mineral ósea) es una medida de lo fuertes que son tus huesos. Mientras mayor sea la densidad, más fuertes y saludables serán los huesos.

Existen varias herramientas que tu médico puede usar para controlar la salud de tus huesos; estas incluyen un examen físico, análisis de sangre y orina para medir tus valores de calcio, y análisis de densidad ósea. Estos análisis usan radiografía u ondas acústicas para medir la fortaleza de tus huesos. Las pruebas de densidad ósea se utilizan para diagnosticar con certeza la pérdida ósea y la osteoporosis.

La prueba de densidad ósea más reconocida es la absorciometría de rayos X de energía dual, comúnmente conocida como densitometría. El médico puede recomendar una densitometría de base cuando inicias el tratamiento y luego, según los resultados, cada año o cada dos años. La densitometría utiliza un nivel bajo de radiación de rayos X y es rápida e indolora. Un escáner pasa sobre todo el cuerpo mientras estás recostada sobre una camilla acolchada. Una densitometría puede medir la densidad mineral ósea de todo el esqueleto, así como los puntos específicos que tienen más posibilidades de quebrarse, como la cadera, la columna vertebral y las muñecas. El uso de una densitometría para medir la densidad mineral ósea en la cadera y la columna vertebral se considera la forma más confiable de diagnosticar la osteoporosis y determinar el riesgo de fracturas.

Muchos expertos también recomiendan usar la herramienta de evaluación de riesgo de fractura (FRAX), un cuestionario en línea desarrollado por la Organización Mundial de la Salud para evaluar el riesgo a 10 años de tener una fractura en la cadera u otra fractura por osteoporosis. Puedes preguntar a tu médico sobre la FRAX, si no te la mencionan. (Si ya has recibido tratamiento con bifosfonatos, que describimos más adelante, la herramienta FRAX no te será útil).

Estrategias de prevención y tratamiento

La mejor defensa para la pérdida ósea es definitivamente la prevención. Independientemente de si los análisis muestran pérdida ósea o no, las siguientes estrategias pueden ayudarte a mantener tus huesos fuertes:

  • Tomar 1.200 mg de calcio al día, en una combinación de dieta balanceada y suplementos. Algunos alimentos ricos en calcio incluyen:
    • Productos lácteos bajos en grasas, como leche, queso y yogur
    • Alimentos como vegetales de hoja verde, almendras y frijoles
    • Alimentos fortificados con calcio, como jugos de fruta y cereales (lee la etiqueta)
    • Vitamina D, 800-1.000 UI al día, o más. Los suplementos polivitamínicos generalmente incluyen 400 UI, así que podrías necesitar un suplemento adicional.
  • Dejar de fumar
  • Ejercicios con pesas que ayuden a fortalecer los huesos
  • Mantener un peso corporal saludable
  • Limitar el consumo de alcohol

Si los análisis de densidad ósea indican que tienes osteopenia u osteoporosis y que la condición se agrava, tu médico podría recomendar que tomes un bifosfonato. Los bifosfonatos interfieren con la actividad de las células óseas conocidas como osteoclastos, que absorben tejido óseo (al contrario de los osteoblastos, que lo crean). Esto ayuda a reducir el recambio óseo y a reforzar la densidad ósea. Algunos ejemplos incluyen Fosamax (nombre genérico: alendronato sódico), Actonel (nombre genérico: risedronato), Boniva (nombre genérico: ibandronato) y Zometa y Reclast (nombre genérico: ácido zoledrónico).

Además de los bifosfonatos, otros medicamentos que pueden usarse en el tratamiento de la osteoporosis en mujeres que tuvieron cáncer de mama incluyen:

  • Evista (nombre genérico: raloxifeno) Evista es un modulador selectivo de los receptores de estrógeno (MSRE) que se puede usar para tratar la osteoporosis en mujeres postmenopáusicas.
  • Prolia (nombre genérico: denosumab): Prolia ayuda a detener el desarrollo de células que son responsables de eliminar tejido óseo viejo. En consecuencia, el índice de pérdida ósea baja.

Duavee (nombre genérico: estrógeno conjugado/bazedoxifeno) es otro medicamento del que podrías escuchar. Duavee alivia los bochornos y reduce el riesgo de osteoporosis en mujeres posmenopáusicas. Sin embargo, Duavee contiene hormonas, por lo que no se recomienda su uso en mujeres con antecedentes de cáncer de mama o con alto riesgo de padecerlo.

Tu proveedor de servicios médicos primario puede ayudarte a tomar decisiones sobre el tratamiento o derivarte a un especialista óseo. Para más información sobre pérdida ósea, osteoporosis y cómo mantener tus huesos fuertes, visita Salud ósea en la sección Temas cotidianos y Osteoporosis en la sección Efectos secundarios del tratamiento.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio