Problemas de memoria; Aumento de peso


Las mujeres que entran en la menopausia a veces dicen sentir confusión o que han perdido la agudeza mental. No es claro hasta qué punto la menopausia afecta a la memoria o si esto es una consecuencia del envejecimiento normal. Un estudio realizado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento llegó a la conclusión de que las personas mayores no pueden internalizar información en la memoria con tanta eficacia como las personas más jóvenes, pero ambos grupos obtienen información de la memoria por igual.

A pesar de que a la mayoría de nosotros no podría importarle menos la menopausia de una rata, ese fiel animal de laboratorio nos enseña algunas cosas sobre el estrógeno y el cerebro que pueden aplicarse a las mujeres. Cuando el cerebro de una rata presenta valores premenopáusicos de estrógeno, ocurren tres cosas:

  • Las células nerviosas crecen y están bien sostenidas.
  • Aumenta la cantidad de conexiones entre las células nerviosas y se permite una comunicación aún mejor entre estas.
  • Aumenta la producción de la proteína que ayuda a preparar las señales enviadas entre las células.

En resumen: la rata premenopáusica posiblemente es capaz de recordar dónde esta el queso de un día para el otro y de una semana para la otra.

Podemos utilizar la información que tenemos sobre el estrógeno para especular que cuando los valores de estrógeno son bajos o tomas algún fármaco que bloquea los efectos del estrógeno (como tamoxifeno), la capacidad del cerebro para recibir, comunicar y almacenar información podría disminuir, y causar la reducción de la memoria. Sin embargo, en los estudios en que se compararon mujeres que toman tamoxifeno con mujeres que toman placebo, se presentaron informes similares sobre la pérdida de la memoria en ambos grupos de mujeres.

La fatiga, la ansiedad y la depresión tienen un efecto potente en la memoria también. La quimioterapia puede afectar a la memoria. La radiación en el área mamaria no tiene efecto en la memoria a corto plazo y otras funciones mentales, pero la radiación en todo el cerebro para la enfermedad metastásica puede tener un efecto profundo. Tal como puede afectar a cualquier otra cosa, nuestra composición genética puede influir en la manera en que funciona nuestra memoria.

La memoria también es muy dependiente del condicionamiento mental (con qué frecuencia y durante cuánto tiempo utilizas la memoria y otras funciones del cerebro). Hay información nueva sobre el cerebro que indica que la cantidad de células del cerebro no es una cifra fija, lo contrario a lo que se creía en el pasado. Aún pueden generarse nuevas células del cerebro, independientemente de la edad. Al igual que el resto del cuerpo, mientras más rigurosidad y regularidad emplees para "ejercitar" el cerebro, mejor funcionará. Así que mantén ocupado el cerebro. Continúa aprendiendo cosas nuevas todo el tiempo y estimula la memoria evaluándote con respecto a lo que quieras recordar (números de teléfono o cumpleaños de familiares).

Aumento de peso

Después de la menopausia, muchas mujeres comienzan a aumentar de peso lenta, pero constantemente. A medida que las personas envejecen, el índice del metabolismo se desacelera, por lo que necesitan menos calorías para mantener su peso normal. Si eres físicamente menos activa a medida que envejeces, pero consumes la misma cantidad de calorías, el resultado es aumento de peso. Cambiar los hábitos de alimentación de toda la vida no es fácil y el aumento de peso es un gran problema para mujeres que han tenido cáncer de mama. En algunos estudios se descubrió una correlación entre obesidad y mayor riesgo de padecer cáncer de mama.

Si concluiste el tratamiento del cáncer de mama y deseas perder peso, visita el tema Comer para bajar de peso después del tratamiento en la sección de Nutrición.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio