Síntomas de la menopausia: Cambios vaginales

Con la disminución considerable de estrógeno que se produce tras la menopausia, los tejidos de la vagina suelen perder grosor, humectación y elasticidad. Médicamente, este cambio se denomina “vaginitis atrófica” o “atrofia vaginal”. Los síntomas suelen ser más comunes y más intensos si has tenido cáncer de mama. Probablemente sea a causa de la disminución de estrógeno causada por la menopausia quirúrgica, la menopausia médica y los tratamientos que reducen o bloquean el estrógeno, como el tamoxifeno y los inhibidores de la aromatasa. Es posible que, como resultado, tengas irritación y sequedad vaginal, estrechamiento o acortamiento de la vagina e infecciones más frecuentes en la zona, como candidiasis o infecciones urinarias.

Todos esos síntomas pueden contribuir al dolor durante las relaciones sexuales o la penetración vaginal (una afección llamada “dispareunia”). ¡No es raro que tengas menos ganas de tener relaciones sexuales si crees que dolerá! Al tratar los síntomas vaginales subyacentes, es posible volver a tener relaciones sexuales/penetración sin dolor.

Sin embargo, muchas mujeres enfrentan un desafío mucho más complejo: una pérdida o disminución significativa de libido (el deseo sexual). Los síntomas vaginales pueden ser un factor contribuyente, pero suele haber otros factores que incluyen desde cambios hormonales y físicos o estrés hasta cambios en la relación que mantienes con tu cónyuge o pareja. Para obtener más información sobre la baja de libido y consejos sobre el tema, visita la sección Sexo e intimidad.

En las siguientes páginas, puedes obtener más información sobre estos temas:


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio