Estrategias adicionales para el dolor en las relaciones sexuales

Si las relaciones sexuales vaginales/la penetración siguen siendo incómodas, incluso después de realizar los tratamientos mencionados, es posible que la vagina se haya encogido o acortado. Podrías probar dilatadores vaginales de distintos tamaños para abrir gradualmente la vagina. Para hacerlo, deberás insertar el dilatador más pequeño hasta que te sea cómodo. Luego, harás lo mismo con el dilatador mediano y el grande. Algunas mujeres prefieren el uso de un consolador (un objeto con forma de pene erecto) para alcanzar ese mismo objetivo. Ambos deben usarse con lubricante vaginal. Aunque se pueden comprar sin receta, consulta a tu ginecólogo para que te aconseje cómo usarlos.

Si crees que enfrentas dificultades que van más allá de cambios físicos en la vagina y notas que ha disminuido tu libido (deseo sexual), visita la sección de Breastcancer.org sobre Sexo e intimidad. Esa sección aplica un enfoque mucho más amplio sobre la sexualidad después de la menopausia, no solo el aspecto físico, sino también los aspectos emocionales y psicológicos.

En palabras del experto

“Trabaja con tu ginecólogo hasta que encuentren una solución que sea adecuada para ti. Si en algún momento sientes que tus preguntas o preocupaciones no reciben la debida importancia, puedes pedirle a tu médico que te refiera a otro profesional que pueda ayudarte. Los consejeros sexuales (que suelen ser profesionales del cuidado de la salud) y los terapeutas sexuales (que suelen ser profesionales de la salud mental) están capacitados para evaluar y tratar problemas sexuales. Si quieres buscar a un consejero o terapeuta sexual en la zona donde vives, visita el sitio de la Asociación Estadounidense de Educadores, Consejeros y Terapeutas Sexuales (AASECT [en inglés])”.

— Dra. Lynn Wang, ginecóloga, hospital Lankenau, Main Line Health System, Wynnewood, Filadelfia.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio