Problemas para dormir durante la menopausia

Dormir bien durante la noche, es decir, entre siete y nueve horas casi todas las noches, es esencial para una buena salud física, mental y emocional. Físicamente, dormir ayuda a equilibrar los fluidos corporales, eliminar los químicos de los músculos, reforzar el sistema inmunitario y promover el crecimiento y el desarrollo celular. Mentalmente, dormir ayuda a procesar lo vivido durante el día, todo lo ocurrido, y almacenar esa información en la memoria.

De vez en cuando, todos tenemos problemas para dormir. Pero esos problemas suelen empeorar y ser más comunes cuando el cuerpo entra en la menopausia. Si pasas varias noches sin dormir bien, empezarás a notar las consecuencias. Es posible que no puedas mantener el ritmo de trabajo o de los quehaceres diarios. Puedes tener problemas de concentración y de memoria. Tal vez te irriten o te molesten personas o situaciones que antes no te molestaban.

No se sabe con certeza el efecto que tienen los niveles cambiantes de estrógeno y otras hormonas en el ciclo del sueño. Es posible que el estrógeno afecte la producción de la sustancia química neuronal conocida como serotonina, que luego se transforma en melatonina, la hormona del sueño. Sin embargo, sí sabemos que los cambios hormonales de la menopausia causan síntomas como bochornos y sudoración nocturna, depresión, cambios en el estado de ánimo y aumento de peso. Todos aquellos pueden interferir con el descanso nocturno.

Las mujeres menopáusicas tienen un riesgo mayor de experimentar las siguientes condiciones médicas:

  • Insomnio: Insomnio es un término general que describe la dificultad para dormir. Hay distintas formas de insomnio. Es posible que te cueste dormir o que te despiertes varias veces durante la noche y te cueste volver a dormir. Tal vez te despiertas mucho antes de lo que querías o te sientes cansada cuando te levantas. Con el tiempo, el insomnio puede dificultar la vida diaria y la capacidad de concentración. Además, puede aumentar la irritabilidad.
  • Apnea del sueño: La apnea del sueño es una condición en la que la respiración se detiene brevemente al dormir. La apnea del sueño central ocurre cuando el cerebro no da la indicación automática de respirar a los músculos que controlan las vías respiratorias. La apnea del sueño obstructiva ocurre cuando las vías respiratorias están bloqueadas, generalmente por el tejido blando que está en la parte de atrás de la garganta. Si duermes con alguien, es posible que esa persona note que roncas, jadeas o respiras fuerte mientras duermes. Como resultado, quizá te despiertes durante la noche o te sientas cansada durante el día. La hipopnea, o respiración superficial, es otro tipo de apnea del sueño. Ambos trastornos disminuyen el suministro de oxígeno y eso afecta la calidad del sueño. La obesidad es un factor de riesgo para la apnea del sueño.

¡Hay pocas cosas tan frustrantes como estar despierta cuando todo el mundo duerme! Si tienes problemas para dormir, intenta descubrir si puede haber una causa subyacente. Muchas mujeres se despiertan por bochornos o sudoración nocturna o no se pueden dormir porque están preocupadas y no pueden relajarse. A algunas mujeres les afecta el síndrome de las piernas inquietas (RLS), que se caracteriza por una sensación incómoda en las piernas que solo se alivia al moverlas. Los síntomas suelen empeorar de noche. Si trabajas junto con tu médico para controlar los síntomas, seguramente logres una mejor calidad de sueño.

No te olvides de repasar con tu médico los medicamentos que tomas para comprobar sin alguno de ellos puede contribuir a los problemas para dormir. Es posible que debas ajustar la dosis o el horario, o que debas cambiar de medicamentos, para ver si puedes dormir mejor.

Si duermes bien de noche pero igual sientes fatiga durante el día, consulta al médico. Tal vez tengas apnea del sueño y no te hayas dado cuenta, sobre todo si no compartes la cama. Afecciones como el hipotiroidismo o las enfermedades cardíacas pueden causar fatiga. Otras causas pueden ser la depresión, la falta de ejercicio y ciertos tratamientos de cáncer de mama. Para obtener más información, visita la sección Cómo sobrellevar la fatiga.

En las siguientes páginas, puedes obtener más información sobre estos temas:


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio