Información para comprender la terapia de reemplazo hormonal

La terapia de reemplazo hormonal se divide en dos subcategorías: TRH combinada y TRH solo con estrógeno.

  • La TRH combinada incluye estrógeno y progestágeno, que se toman por separado o en una misma preparación. El estrógeno administrado sirve para reemplazar el estrógeno que pierde naturalmente el cuerpo durante la menopausia. El progestágeno disminuye el riesgo de cáncer en el útero, ya que recibir una dosis de estrógeno solamente puede aumentar ese riesgo. El progestágeno puede expresarse como progestina, una forma sintética de la hormona, o progesterona, derivada de fuentes naturales.
  • La TRH solo con estrógeno contiene solamente estrógeno, un tratamiento apropiado para mujeres a las que les extirparon el útero.

La TRH es un tratamiento sistémico, es decir, envía hormonas al torrente sanguíneo para distribuirlas por todo el cuerpo. El tratamiento puede administrarse con una píldora, una inyección o un parche, un gel, una crema o un aerosol que deposite las hormonas en la piel.

La TRH es diferente de un tratamiento de estrógeno localizado, que se aplica dentro de la vagina para aliviar de manera directa síntomas como sequedad, irritación o dolor. El tratamiento de estrógeno localizado puede aplicarse mediante cremas, anillos o supositorios; aunque llega algo de estrógeno al torrente sanguíneo, esta cantidad es muy pequeña. A diferencia de la TRH, este tratamiento se concentra en el área vaginal y no busca aumentar los niveles hormonales en el cuerpo entero. Para obtener más información sobre el tratamiento de estrógeno localizado, visita nuestra sección sobre Síntomas de la menopausia: Cambios vaginales.

Hay otros términos que se suelen asociar con la TRH. A veces, la gente habla de “hormonas bioidénticas”, que significa que son hormonas que poseen la misma estructura química que las que produce el cuerpo. Las hormonas bioidénticas se derivan de las plantas. Las hormonas que no son bioidénticas no tienen la misma estructura que las hormonas producidas por el cuerpo y pueden provenir de fuentes animales o vegetales.

Se ha sostenido que las hormonas bioidénticas son una alternativa de tratamiento más segura y “natural” que las hormonas tradicionales. Aunque esas hormonas se derivan de las plantas, lo que les vale la descripción de “natural”, deben ser procesadas en un laboratorio. Muchos de los tratamientos comerciales desarrollados por compañías farmacéuticas contienen hormonas bioidénticas. Se ha afirmado que los tratamientos hormonales desarrollados por farmacias que realizan mezclas propias son “más naturales” que los preparados comerciales. Las farmacias que realizan mezclas utilizan los ingredientes activos necesarios y formulan la terapia necesaria para cada paciente. Pero esas farmacias suelen usar muchos de los mismos ingredientes que las grandes compañías farmacéuticas. La afirmación de que ciertas formas de TRH son más naturales o seguras que otras no cuenta con datos que la respalde. De hecho, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos ha declarado que no hay datos que respalden el uso de hormonas bioidénticas compuestas para los síntomas menopáusicos.

Todas las variantes de TRH disponibles comercialmente han sido revisadas y aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos. Históricamente, la FDA no supervisa las TRH producidas por farmacias que realizan mezclas propias. Hasta 2013, sin embargo, las más grandes de estas farmacias se debían someter a revisiones de la FDA, pero las pequeñas farmacias no, con lo cual la seguridad y la eficacia siguen siendo una preocupación válida.

Tantos términos pueden generar confusión, así que haremos un resumen: No hay evidencia irrefutable de que ciertos tipos de TRH sean más seguros o más naturales que otros.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio