Toma de decisiones sobre la terapia de reemplazo hormonal

Continuarán las investigaciones sobre la hormonoterapia menopáusica, así como los debates sobre los riesgos y beneficios. En este punto, no se recomienda la terapia de reemplazo hormonal (TRH), ya sea combinada o solo con estrógeno, para mujeres diagnosticadas con cáncer de mama. No hay suficientes datos para determinar si el tratamiento es seguro para mujeres con un alto riesgo de desarrollar cáncer de mama, pero probablemente administrarlo no sea una buena idea.

A veces, las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama negativos para receptores de hormonas (HR-) se preguntan si la TRH sería un tratamiento adecuado para ellas, ya que las células cancerosas no tienen receptores para las señales de crecimiento que emiten las hormonas. La realidad es que incluso un cáncer negativo para receptores de hormonas (HR-) puede tener algunas células que sean positivas para receptores de hormonas (HR+) y viceversa. Además, el estado respecto de los receptores de hormonas puede cambiar con el tiempo. No se puede usar el estado respecto de los receptores de hormonas como indicador para definir si la TRH es adecuada o no. Muchos estudios de TRH y riesgo de cáncer de mama no diferenciaron entre tipos de cáncer HR+ y HR-. Eso explicaría algunas de las variaciones en los resultados.

En definitiva, las decisiones sobre la TRH se deben tomar en conjunto con el oncólogo, el ginecólogo y el médico de cabecera. Es necesario informarse sobre lo que se conoce de la TRG y evaluar los riesgos y beneficios. Para la mayoría de las mujeres que fueron diagnosticadas con cáncer de mama o que tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer de mama, hay más riesgos que beneficios. Si decides recibir la TRH, ten en cuenta esta información:

  • La TRH puede interferir con el tratamiento del cáncer de mama o afectarlo negativamente.
  • Es mejor usar la dosis mínima necesaria para aliviar las dolencias durante el menor tiempo posible.
  • Es importante volver a evaluar periódicamente si es necesario mantener la TRH, porque los síntomas y los bochornos suelen desaparecer con el tiempo, y es probable que entonces ya no sea necesaria la TRH.

Además, la TRH debe ser considerada un “tratamiento de último recurso”, que debe considerarse después de haber probado otras estrategias mencionadas en la sección Síntomas menopáusicos, como hacer cambios saludables en el estilo de vida, disminuir el estrés y tomar medicamentos no hormonales. En general, se deben combinar distintas soluciones antes de encontrar la adecuada para cada mujer. ¡No hay una solución universal!

En palabras del experto

“Es normal que las mujeres busquen una respuesta simple y una solución simple pero, lamentablemente, cuando se trata de hormonas y del riesgo del cáncer de mama, el panorama es complicado. En lo que al funcionamiento de las hormonas se refiere, hay cosas que el mundo médico sabe y cosas que desconocemos. Debemos tener en cuenta algo importante: Es necesario comprender los problemas, los riesgos y los beneficios, y tomar una decisión informada en función del conocimiento que se tiene. Para la mayoría de las mujeres que fueron diagnosticadas con cáncer de mama, hay más riesgos que beneficios, pero la decisión se debe tomar en conjunto con el médico y el oncólogo”.

— Dra. Marisa Weiss, directora médica, Breastcancer.org

Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio