Investigación sobre la terapia de reemplazo hormonal y el riesgo de cáncer de mama

Hay varios estudios que se enfocaron en los potenciales beneficios y riesgos de la terapia de reemplazo hormonal, particularmente, en el aumento de riesgo de desarrollar cáncer de mama. Sin embargo, es difícil comparar los resultados y sacar conclusiones de todos ellos, ya que esos estudios difieren en aspectos clave: el tipo de estrógeno/progestágeno utilizado, la duración de uso, la dosis, la edad a la que las mujeres comenzaron la TRH y diversas cuestiones de salud de las participantes. Para la comunidad médica, es algo así como intentar armar un rompecabezas con piezas de distintas cajas y lograr una imagen que tenga sentido. Además, cuando se difunden novedades sobre la TRH, es común que sean conclusiones de un estudio reciente y no conclusiones de un conjunto de estudios. Eso genera mucha más confusión.

La terapia de reemplazo hormonal es un tratamiento controvertido y complejo pero, por ahora, no suele recomendarse a mujeres que tengan antecedentes de cáncer de mama o que tengan mayor riesgo de desarrollarlo. Tampoco se recomienda si la mujer tuvo cáncer de útero o cáncer de ovarios, antecedentes de coágulos de sangre y enfermedades que afecten el corazón, como ataques cardíacos o evidencia de problemas con las arterias coronarias (obstrucción de los vasos que llevan sangre al corazón).

Esto es lo que las investigaciones indican hasta el momento, pero no son resultados “definitivos”.

En cuanto a la TRH combinada (estrógeno y progestágeno), hay datos contradictorios sobre los riesgos de cáncer de mama a corto y a largo plazo en la población general. Los resultados más recientes de un estudio a largo plazo conocido como Iniciativa de la Salud de la Mujer sugieren que, tras recibir TRH combinada durante cinco años, se registró un riesgo mayor de cáncer de mama, enfermedades coronarias, accidentes cerebrovasculares y trombosis venosa (coágulos de sangre en las venas). El pequeño incremento en el riesgo de desarrollar cáncer de mama se mantuvo luego de que las mujeres descontinuaran la TRH combinada. Se registró un riesgo menor de fracturas óseas y de cáncer de colon. Obtén más información sobre estos hallazgos.

Solo hubo un par de estudios sobre el uso de TRH combinada en mujeres previamente diagnosticadas con cáncer de mama. El de mayor envergadura, llamado HABITS (del inglés, “Terapia de reemplazo hormonal luego del cáncer de mama: ¿es segura?”), acabó de manera prematura porque se estableció un mayor riesgo de recurrencia de cáncer de mama.

En cuanto a la TRH solo con estrógeno, hay datos contradictorios sobre los riesgos de cáncer de mama a corto y a largo plazo en la población general. Recientemente, los resultados del estudio a largo plazo “Iniciativa de salud de las mujeres” establecieron una relación entre la TRH solo con estrógeno y un menor riesgo de cáncer de mama, un mayor riesgo de coágulos de sangre venosos y accidentes cerebrovasculares, pero no con un mayor riesgo de afecciones cardiovasculares. Obtén más información sobre estos hallazgos en Noticias de investigación.

Si se trata de mujeres con un riesgo más alto que el riesgo promedio de desarrollar cáncer de mama, solo hay pequeños estudios sobre el uso de TRH combinada y TRH solo con estrógeno; es necesario investigar más. No se sabe si la TRH combinada o la TRH solo con estrógeno incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de mama con el tiempo. Sin embargo, a la comunidad científica le preocupa que pudiera haber un vínculo, así que, por ahora, el riesgo de la TRH combinada supera los beneficios.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio