Cómo agregar opciones saludables a tu dieta


Una vez que terminas tu tratamiento, el mejor plan de nutrición y bienestar para ti te ayudará a recuperar la fuerza y el entusiasmo de vivir. Si bien los investigadores todavía están intentando determinar si el consumo de alimentos no saludables (en inglés) puede aumentar el riesgo de recurrencia del cáncer de mama, realizar cambios positivos en tu dieta te ayudará a tener un papel activo en tu salud y bienestar. A continuación se incluyen algunos consejos que te ayudarán a adoptar una alimentación saludable:

  • Elige la variedad. Compra un producto nuevo de fruta, verdura o granos integrales cada vez que vayas a la tienda de comestibles. Una alimentación saludable incluye el consumo de una VARIEDAD de alimentos. Es cierto, las zanahorias tienen muchas vitaminas, pero si solo comieras zanahorias, no estarías saludable. Date un gusto con una enorme toronja rosa. ¡No tengas miedo de probar algo nuevo! Pon una granada o un mango en tu carrito. Muchas tiendas ofrecen instrucciones para prepararlos. Si en tu tienda no ofrecen instrucciones, pídele ayuda a alguien de la sección de productos agrícolas.
  • Elige productos lácteos y leche descremados. Si sueles tomar leche entera, mézclala con leche descremada o de bajo contenido graso para acostumbrarte de a poco al cambio.
  • Evita los alimentos curados en sal, en escabeche o ahumados. Estos alimentos suelen tener alto contenido de sal y nitratos, lo que puede contribuir a elevar la presión arterial en algunas personas.
  • Elige porciones pequeñas (alrededor de 6 onzas) de carnes magras y aves de corral (sin piel) por día. Si comes carne dos veces por día, cada porción debe ser de aproximadamente 3 onzas.
  • Cocina los alimentos al horno o a la parrilla, en lugar de freírlos. La grasa vegetal hidrogenada, que generalmente se utiliza para freír, contiene grasas trans, que pueden aumentar el colesterol.
  • Cubre tu plato de alimentos frescos con muchos nutrientes. Llena tu plato con dos tercios de verduras, frutas, granos integrales y frijoles, y un tercio o menos de carne y productos lácteos. Prueba la lasaña de espinaca, el chili vegetariano o las verduras salteadas para incluir más verduras en tu dieta.
  • Elige jugos naturales y panes integrales para el desayuno. Agrega uvas pasas a la avena, arándanos rojos secos o cerezas pasas. Agrega una banana o bayas al cereal frío. Si no hay bayas de estación, compra arándanos congelados (se derriten en la taza y mantienen fría la leche).
  • Consume comidas ligeras saludables. Prueba con zanahorias miniatura, tiras de pimiento, gajos de naranja, yogur descremado o un puñado de almendras.
  • Reduce el consumo de grasas saturadas. Elige cortes magros de carne y aves de corral. Retira el exceso de grasa de la carne y la piel de las aves de corral. Prueba un filete de atún o salmón, en lugar de carne bovina o de cerdo. Limita el consumo de mantequilla.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio