Cómo comer cuando tienes el sistema inmunitario debilitado


El poder de la nutrición para fortalecer el sistema inmunitario todavía no se comprende plenamente. Los investigadores están estudiando la nutrición como una forma de reducir el riesgo de tener cáncer, prolongar la supervivencia y mejorar la calidad de vida.

Quizás te preocupes por lo que le sucede a tu sistema inmunitario durante el tratamiento del cáncer de mama. ¿La extirpación de los ganglios linfáticos o la administración de quimioterapia afectarán al funcionamiento del sistema inmunitario? El sistema inmunitario tiene una gran capacidad de recuperación y es muy flexible, pero algunos tratamientos del cáncer de mama, como la quimioterapia, pueden debilitarlo. Seguir una dieta saludable durante el tratamiento y después de este puede ayudar al sistema inmunitario a recuperarse rápidamente después de concluir el tratamiento.

Cómo alimentarse cuando el sistema inmunitario está débil

Si tu sistema inmunitario está débil, es recomendable que te alejes de las bacterias y otros organismos que podrían enfermarte. Para conocer algunas medidas importantes que puedes tomar cuando compras y preparas alimentos, visita la página sobre Producción y seguridad de los alimentos.

Consumir suficiente cantidad de proteínas es importante para ayudar al sistema inmunitario a mantenerse fuerte. Estas son algunas buenas fuentes de proteínas para las personas que tienen el sistema inmunitario débil:

  • carne magra, pescado, huevos o tofu pasteurizado, todos bien cocidos; mide la temperatura interna del alimento con un termómetro para asegurarte de que tenga la temperatura adecuada para matar todas las bacterias. Para obtener una lista completa de las temperaturas adecuadas de cocción de los alimentos, consulta las hojas informativas acerca de la inocuidad de los alimentos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.
  • leche descremada pasteurizada
  • queso blanco descremado o yogur descremado pasteurizado
  • sopas enlatadas o deshidratadas
  • un suplemento polivitamínico; en lugar de tomar suplementos, que pueden interactuar con tu tratamiento, pregúntale a tu médico si puedes tomar un polivitamínico con minerales todos los días

Alimentos que debes evitar

Ciertos alimentos pueden tener grandes cantidades de bacterias. El Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos recomienda que los niños, los adultos mayores y las personas cuyos sistemas inmunitarios están debilitados eviten los siguientes alimentos:

  • brotes de verduras crudos (alfalfa, rábano, brócoli, soja, etc.), debido al alto riesgo de contaminación de Salmonella y E. coli
  • huevos crudos, incluso el ponche de huevo sin pasteurizar, el condimento de la ensalada César y los merengues sin cocinar, debido a la posible contaminación de Salmonella
  • jugos de frutas y verduras sin pasteurizar, incluso la sidra, a menos que los prepares en tu casa con productos bien lavados
  • carne picada y aves de corral crudas o poco cocidas
  • tofu prensado en agua

Por regla general, la mayoría de los nutricionistas diplomados recomiendan evitar los siguientes alimentos durante la quimioterapia porque pueden tener cantidades de bacterias lo suficientemente elevadas para hacer que una persona que tenga el sistema inmunitario debilitado se enferme:

  • alimentos crudos o poco cocidos, como carne, pescado, mariscos, salmón ahumado, sushi, sashimi, aves de corral, huevos, perritos calientes, fiambres, embutidos, tofu, salchichas y tocino
  • alimentos que contienen huevos crudos, como la salsa holandesa, la masa cruda de galletas de dulce o la mayonesa casera
  • leche no pasteurizada (cruda) y productos lácteos elaborados con leche no pasteurizada
  • quesos blandos, como los quesos feta, Brie, Camembert, de pasta azul (Roquefort, Stilton, Gorgonzola y azul) y los quesos de estilo mexicano, como los que se usan para hacer salsa de queso
  • frutas y verduras crudas sin lavar y las que tengan moho
  • miel cruda
  • té helado
  • cerveza no pasteurizada
  • levadura de cerveza sin cocinar

También debes evitar los bufés de ensaladas, los fiambres y embutidos, los bufés en general, los vendedores ambulantes y las reuniones donde se comparten comidas que llevan los asistentes. En todos estos casos, hay mayor riesgo de que los alimentos se hayan almacenado o refrigerado de forma inadecuada, y de una higiene deficiente de las personas que manipularon y cocinaron los alimentos.

También es recomendable que se realicen análisis del agua del grifo, especialmente si obtienes el agua de un pozo comunitario privado o pequeño. Los suministros de agua de las ciudades y los pozos municipales que abastecen a grandes cantidades de personas se analizan periódicamente para saber si están contaminados. Esto no ocurre en el caso de los pozos comunitarios privados y pequeños. Si detectas un problema, visita la página Factores de riesgo del cáncer de mama: exposición a sustancias químicas presentes en el agua (en inglés) para obtener consejos sobre cómo asegurarte de que el agua que bebes es apta para el consumo.

También puedes consultar en el centro de tratamiento del cáncer o a un nutricionista diplomado para obtener otras recomendaciones.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio