Linaza


Desde la década de los cincuenta se ha afirmado que la linaza, también conocida como semillas de lino, es un alimento capaz de combatir el cáncer. El grano está disponible como harina, sémola y semillas. Está presente en algunos panes, cereales, barras para desayuno y panecillos de varios granos. Las semillas tostadas se pueden esparcir en ensaladas, yogures o licuados.

Al igual que los ácidos grasos omega 3, la linaza es una buena fuente de lignanos, compuestos que pueden tener un efecto estrogénico leve. Cuando una sustancia débil similar al estrógeno ocupa el lugar del estrógeno fuerte natural del cuerpo en el receptor de estrógeno de una célula de la mama, la sustancia débil puede actuar como un antiestrogénico relativo. Al actuar de esta forma, los lignanos podrían ayudar a combatir el tipo de cáncer de mama que depende del estrógeno para crecer. Los lignanos están concentrados en la cáscara de la linaza. Si las semillas están molidas, al cuerpo le resulta más fácil obtener los lignanos.

La mayoría de las pruebas de los efectos protectores de la linaza provienen de unos pocos estudios pequeños realizados con animales. Se necesitan investigaciones sobre la linaza en seres humanos para estudiar sus posibles efectos en el cáncer.

La linaza puede ayudar a mantener bajo el valor de colesterol y a mejorar la salud de los intestinos. El aceite de linaza (ácido alfa-linolénico) es un ácido graso esencial omega 3. Además, la linaza tiene un alto contenido de fibra. Si decides consumir linaza, comienza con una pequeña cantidad y bebe mucha agua. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos no tiene recomendaciones acerca de la cantidad de linaza que se debe consumir por día. Sin embargo, muchos nutricionistas aconsejan ingerir 1 o 2 cucharadas de linaza molida por día.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio