Ginseng


También conocida como: ginseng asiático, ginseng, ginseng chino, ginseng coreano, Panax ginseng, ginseng americano, Panax quinquefolius.

Posibles usos: Se afirma que las dos variedades de ginseng, asiático y americano, refuerzan el sistema inmunitario y generan una sensación de bienestar y energía. También se afirma que el ginseng puede controlar los niveles de glucosa en sangre y la presión arterial, además de aliviar los síntomas de la menopausia, la depresión y la ansiedad. Es posible que el ginseng alivie ciertos efectos secundarios del cáncer y su tratamiento, como la fatiga.

Dosis habitual: Si bien no hay una dosis recomendada estándar, en un estudio reciente sobre el consumo de ginseng para aliviar la fatiga relacionada con el cáncer se utilizaron dosis diarias de 750 a 2000 mg durante ocho semanas. Debido a los posibles efectos secundarios, muchos expertos recomiendan consumir ginseng durante tres meses o menos. El ginseng está disponible en diferentes formas; la raíz se seca y se utiliza para hacer pastillas o cápsulas, extractos y té, además de cremas u otras preparaciones para uso externo.

¿Existen riesgos? El ginseng puede provocar efectos secundarios, como dolor de cabeza, problemas para dormir, inquietud, aumento de la frecuencia cardíaca y trastornos gastrointestinales, además de reacciones alérgicas. Algunas mujeres pueden tener sensibilidad en las mamas e irregularidades menstruales. El ginseng puede disminuir los niveles de azúcar en sangre, por lo que las personas diagnosticadas con diabetes que ya toman medicamentos para controlar la glucemia deben tener mucho cuidado.

¿Qué muestran las investigaciones? En pequeños estudios se indicó que el ginseng podría ayudar a aliviar la fatiga relacionada con el cáncer. Un grupo de investigadores de la Clínica Mayo está realizando un estudio clínico del ginseng americano como tratamiento para este efecto secundario.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio