Sugerencias acerca del consumo de suplementos


Si deseas tomar suplementos alimenticios, debes informarte bien, especialmente si estás en tratamiento por el cáncer de mama. Antes de tomar algo, habla con tu médico y con un nutricionista diplomado sobre lo que deseas tomar y analiza todos los riesgos y beneficios.

Ten en cuenta los siguientes puntos al momento de decidir si tomarás suplementos o no.

Algunos suplementos alimenticios pueden interferir con el tratamiento del cáncer de mama y en la acción de los medicamentos recetados.

No en todos los casos es aconsejable tomar suplementos junto con un medicamento recetado. Algunos suplementos pueden cambiar la forma en que los medicamentos y la radiación actúan en tu cuerpo y disminuir la eficacia de los tratamientos. Por ejemplo, el trébol rojo y la hierba de San Juan pueden interferir con la forma en que el tamoxifeno actúa en tu cuerpo.

La mayoría de las compañías farmacéuticas y los productores de suplementos no realizan estudios acerca de la forma en que los medicamentos y los suplementos interactúan, por lo que no se conocen todos los riesgos que conlleva el consumo de suplementos durante el tratamiento. Es muy importante que hables con tu médico acerca de cualquier suplemento que pienses tomar.

Los suplementos alimenticios no están regulados por el gobierno de los Estados Unidos.

Todos los medicamentos recetados y de venta libre que se venden en los Estados Unidos están regulados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos. Sin embargo, los suplementos no están clasificados como medicamentos, debido a que no se exige que se les hagan pruebas exhaustivas de su seguridad y eficacia, como se hace con los medicamentos. En otras palabras, el gobierno considera que todos los suplementos son básicamente "seguros" hasta que se pruebe lo contrario. En el caso de los medicamentos, en cambio, su seguridad y su eficacia deben comprobarse ANTES de que se autorice su venta.

Esta falta de normas también significa que no tienes garantías de que el suplemento que compras sea puro, es decir, que contenga solamente los componentes indicados en la etiqueta. Tampoco hay garantía de que el suplemento contenga la cantidad exacta de nutriente, hierba o planta medicinal que se indica en la etiqueta.

Debes informarte bien antes de tomar un suplemento. Pregunta a tu médico y a tu nutricionista diplomado si ha habido informes de interacciones entre el suplemento que deseas tomar y el tratamiento del cáncer de mama que recibes.

Además, debes encontrar fabricantes de confianza que produzcan sistemáticamente suplementos de alta calidad. Los medicamentos recetados y de venta libre disponibles en los Estados Unidos deben, según la ley federal, cumplir con las normas de la Farmacopea de Estados Unidos (USP). La USP también ha elaborado un conjunto de normas para los suplementos alimenticios. Sin embargo, el cumplimiento de estas normas no es algo obligatorio para los fabricantes de suplementos, sino que es voluntario. Una regla básica útil es buscar un suplemento que tenga el símbolo de la USP en la etiqueta. Esto significa que la compañía es legalmente responsable ante la FDA por el cumplimiento de las normas de la USP.

Que sea natural no significa que sea seguro.

Muchas personas piensan que cualquier alimento o suplemento en su estado natural, sin procesar, es mejor o más seguro que algo que está refinado o fabricado. Esto no es necesariamente así. Algunas de las sustancias más tóxicas del mundo se generan en la naturaleza. Por ejemplo, las setas venenosas, el roble venenoso o la hiedra venenosa son sumamente tóxicos para las personas y, sin embargo, son completamente naturales.

Preguntar si algo es natural o sintético no es lo más importante. Las preguntas más importantes son las siguientes:

  • ¿Beneficiará a mi salud?
  • ¿Es seguro?
  • ¿Interactuará con los otros medicamentos o tratamientos que recibo?
  • ¿Tiene dosis constantes y precisas?
  • ¿Está libre de elementos contaminantes?

Deberías poder obtener casi todos los nutrientes que necesitas a través de los alimentos que ingieres, especialmente las frutas y verduras. Tú médico o tu nutricionista diplomado también puede recomendarte que tomes un suplemento mineral o polivitamínico o nutrientes específicos si tu dieta no los aporta o si necesitas una cantidad adicional de un nutriente determinado.

En palabras del experto

El consumo de suplementos durante el tratamiento con quimioterapiaHerceptin (nombre genérico: trastuzumab) y radiación es un tema que genera gran controversia. Es muy difícil realizar investigaciones clínicas sobre este tema. Sobre la base de los mecanismos de acción, la mayoría de los oncólogos, los nutricionistas especializados en oncología y los enfermeros especializados en oncología recomiendan evitar el consumo de suplementos antioxidantes que supere las cantidades diarias requeridas durante los tratamientos.

Cyndi Thomson, Ph.D., R.D.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio