Tratamiento del cáncer de mama y pérdida ósea

Read this page in English


Ciertos tratamientos para el cáncer de mama pueden acelerar la pérdida ósea o hacer que pierdas más tejido óseo del que perderías normalmente:

Quimioterapia: algunos medicamentos de la quimioterapia pueden tener un efecto directo en tu salud ósea. En otras situaciones, algunas mujeres que se acercan a la menopausia y reciben quimioterapia pueden tener una pérdida ósea considerable debido a que la quimioterapia causa menopausia precoz. Si la quimioterapia lleva a tu cuerpo a la menopausia, la pérdida ósea puede comenzar cuando todavía te encuentras en tratamiento y continuar después de que lo hayas concluido.

Inhibidores de la aromatasa (un tipo de hormonoterapia):

  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol)
  • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
  • Femara (nombre genérico: letrozol)

Los inhibidores de la aromatasa impiden la formación de estrógeno. La pérdida de estrógeno puede generar pérdida ósea durante el tratamiento. Los inhibidores de la aromatasa se usan con mayor frecuencia en mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama de receptores de hormonas positivos en estadio temprano.

Supresión de la función ovárica mediante medicamentos o extirpación quirúrgica de los ovarios: La extirpación de los ovarios causa menopausia irreversible. La densidad ósea puede disminuir repentinamente después de la extirpación de los ovarios. La supresión de la función ovárica mediante medicamentos detiene temporalmente la producción de estrógeno de los ovarios.

Otros medicamentos de las hormonoterapias conocidos como MSRE (moduladores selectivos de los receptores de estrógeno) pueden ayudarte a proteger los huesos retrasando la pérdida ósea. Los MSRE son los siguientes:

  • tamoxifeno
  • Evista (nombre genérico: raloxifeno)
  • Fareston (nombre genérico: toremifeno)

Si un inhibidor de la aromatasa o la quimioterapia fueran beneficiosos para ti, habla con tu médico sobre diferentes maneras de proteger tus huesos durante el tratamiento. Esto es especialmente importante si tienes algunos de los factores de riesgo de pérdida ósea:

  • edad avanzada
  • estar en la posmenopausia
  • ser pequeña y delgada
  • antecedentes familiares de osteoporosis o fracturas
  • baja masa ósea (osteopenia)
  • tabaquismo
  • falta de calcio o vitamina D
  • falta de ejercicio
  • consumo de más de dos bebidas alcohólicas varias veces por semana
  • una de las siguientes afecciones médicas:
    • hipertiroidismo o hiperparatiroidismo
    • afección pulmonar crónica
    • enfermedad inflamatoria intestinal
    • síndrome de Cushing
    • esclerosis múltiple
    • artritis

Puedes usar diferentes medicamentos de quimioterapia y terapia hormonal en tu plan de tratamiento, lo cual depende de tu situación particular. Y tu plan de tratamiento puede cambiar con el paso del tiempo en función de tus necesidades, los beneficios que obtengas y cualquier efecto secundario que sufras. Si te preocupan los efectos del tratamiento en tus huesos, pregunta si puedes cambiar tu plan de tratamiento.

Probablemente te hagan una densitometría de referencia antes de comenzar la hormonoterapia o la quimioterapia. Si no te preocupan, habla con tu médico para ver si hacerte una densitometría sería adecuado en tu caso. En las consultas de seguimiento durante el tratamiento, pregúntale a tu médico sobre tu salud ósea y si las medidas de protección son adecuadas para ti.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio