Cómo medir la salud ósea

Read this page in English


Información básica sobre densitometría

  • La densitometría evalúa la densidad mineral ósea o DMO.
  • Los resultados predicen la posibilidad de una fractura.
  • La DMO en general se mide en la cadera y la columna vertebral.
  • La densitometría calcula la densidad ósea en función de la cantidad de radiación absorbida por el hueso y compara la fortaleza de tus huesos con la de mujeres premenopáusicas jóvenes y otras mujeres de tu grupo etario.
  • El diagnóstico de osteoporosis significa que tu densidad ósea está por debajo de los valores de referencia esperados para mujeres premenopáusicas (con frecuencia, se le llama puntaje T por debajo de -2,5).
  • Los resultados se guardan en tu historia clínica para compararlos con densitometrías futuras.
  • Una sola medición le indica al médico qué tan fuertes están tus huesos al momento de la medición, pero no puede indicar si has tenido una pérdida ósea en el pasado o si la tendrás en el futuro.
  • Si tienes osteoporosis (un puntaje T por debajo de -2,5) tu médico puede suponer que estabas dentro del intervalo normal en tu juventud y que has tenido una pérdida ósea. No hay manera de predecir si la osteoporosis empeorará a partir de esta única medición.
  • Si tu masa ósea se encuentra en la parte inferior del intervalo normal para jóvenes (16 %), tu médico puede decirte que tienes "osteopenia". Esto solo significa que tienes mayor riesgo de sufrir osteoporosis en el futuro. Si estás posmenopáusica y tienes osteopenia, también tienes mayor riesgo de fracturarte, pero tu riesgo de fracturas sería mayor si tuvieras osteoporosis.

Existen varias herramientas que tu médico puede usar para controlar la salud de tus huesos, incluso un examen físico, y análisis de sangre y orina para medir tus valores de calcio.

En general, tu médico puede solicitar una prueba de densidad mineral ósea si tienes más de 45 años y has tenido alguna vez:

  • fracturas
  • pérdida de estatura
  • cambio en la postura
  • dolor de espalda

En las pruebas de densidad ósea se utilizan radiografías u ondas sonoras para medir la fortaleza de tus huesos. Las pruebas de densidad ósea se utilizan para diagnosticar con certeza la pérdida ósea y la osteoporosis.

dexa_scan

La prueba de densidad ósea más reconocida es la absorciometría de rayos X de energía dual, comúnmente conocida como densitometría. En una densitometría se utiliza poca radiación de rayos X y es rápida e indolora. Un escáner pasa sobre todo tu cuerpo mientras estás recostada sobre una camilla acolchada. Una densitometría puede medir la densidad mineral ósea de todo tu esqueleto, así como puntos específicos que tienen más posibilidad de quebrarse, como la cadera, la columna vertebral y las muñecas. El uso de una densitometría para medir la densidad mineral ósea en la cadera y la columna vertebral se considera la forma más confiable de diagnosticar la osteoporosis y predecir el riesgo de fracturarse.

Los resultados de la densitometría se expresan en forma de dos puntajes:

  • Puntaje T: Tu puntaje T es la diferencia entre tu densidad ósea y la densidad ósea promedio de una mujer joven y saludable. Un puntaje por encima de -1 se considera normal. Un puntaje entre -1 y -2,5 se clasifica como osteopenia y un puntaje por debajo de -2,5 se clasifica como osteoporosis. El puntaje T se usa para calcular el riesgo de sufrir fracturas.
  • Puntaje Z: Tu puntaje Z es la cantidad de hueso que tienes en comparación con otras mujeres de tu edad y raza. Si este puntaje es demasiado alto o demasiado bajo, posiblemente necesites pruebas adicionales.

Tu médico te ayudará a interpretar los resultados y a comprender qué significan en tu situación particular.

En general, los médicos recomiendan que las mujeres de 65 años o más se hagan una densitometría u otro examen de osteoporosis por año. Pero las mujeres pueden necesitar hacerse un examen antes en los siguientes casos:

  • Tienen peso insuficiente.
  • Fuman.
  • Han perdido estatura o se han desarrollado una postura encorvada o jorobada.
  • Tienen dolores de espalda repentinos sin razón aparente.
  • Tienen más de 45 años de edad y se quebraron un hueso.
  • Tienen una enfermedad crónica.

Sin importar cuál sea tu edad, si te diagnosticaron cáncer de mama, es probable que tu médico te recomiende una densitometría de referencia antes de que comiences el tratamiento y luego densitometrías periódicas a medida que avance el tratamiento. Esto te permitirá asegurarte de que tus huesos estén fuertes y tomar medidas de protección si comienzas a tener pérdida ósea.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio