El cáncer de mama puede tratarse durante el embarazo

Según informes publicados el 11 de febrero de 2012 en la revista científica The Lancet, en el caso de la mayoría de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama durante el embarazo, el bebé puede nacer a término. Es posible realizar una cirugía para el cáncer de mama en cualquier momento durante el embarazo. Algunos tratamientos pueden administrarse durante el embarazo sin perjudicar al bebé, mientras que otros deben evitarse o retrasarse hasta después del nacimiento.

Los diagnósticos durante el embarazo no son muy frecuentes, pero sí ocurren. Los cálculos varían ampliamente: de 1 en 1.000 a 1 en 10.000 embarazos. Es probable que las tasas de diagnósticos de cáncer de mama durante el embarazo hayan aumentado en las últimas décadas debido a que las mujeres tienen hijos a una edad más avanzada.

Dado que las mamas suelen cambiar durante el embarazo, es posible que bultos pequeños que constituyen los inicios del cáncer pasen desapercibidos más fácilmente o que se consideren parte del cambio normal del tejido mamario relacionado con el embarazo. Si bien el cáncer de mama no aparece a causa del embarazo, los cambios en las hormonas que se producen durante el embarazo pueden favorecer el crecimiento de células de cáncer de mama existentes. Este puede ser el motivo por el cual, según los resultados de investigaciones anteriores, los tumores por cáncer de mama diagnosticados en mujeres embarazadas tienden a ser más grandes y a encontrarse en un estadio más avanzado, en comparación con los tumores por cáncer de mama diagnosticados en mujeres de la misma edad que no están embarazadas.

Sobre la base de una revisión de investigaciones sobre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama durante el embarazo, en los informes publicados en The Lancet, se llega a la conclusión de que no suelen haber motivos fundados para poner fin a un embarazo de forma prematura cuando se diagnostica cáncer de mama:

  • El tratamiento durante el embarazo suele ser mejor para el bebé, dado que un nacimiento prematuro implica diversos riesgos para él.
  • Al evaluar a una mujer embarazada diagnosticada con cáncer de mama, los médicos deben tener cuidado de no realizar análisis que puedan exponer al bebé a riesgos, como la radiación de las radiografías.
  • La cirugía de cáncer de mama para extirpar el tumor en estadio temprano puede realizarse de manera segura en cualquier momento durante el embarazo.
  • La terapia de radiación es riesgosa para el bebé, y debe evitarse siempre que sea posible. Dado que la terapia de radiación suele administrarse después de la lumpectomía, el tipo de cirugía recomendada suele ser la mastectomía en lugar de la lumpectomía.
  • La mayoría de los medicamentos de quimioterapia utilizados para tratar el cáncer de mama después de la cirugía pueden administrarse durante el segundo y el tercer trimestre (después de 14 semanas) sin hacerle daño al bebé. Sin embargo, algunos tipos de medicamentos de quimioterapia (por ejemplo, los taxanos) no deben utilizarse durante el embarazo.
  • Otros tratamientos del cáncer de mama no deben utilizarse durante el embarazo (pero pueden usarse después del parto), como hormonoterapias (tamoxifeno y los inhibidores de la aromatasa) y terapias dirigidas tales como Herceptin (nombre genérico: trastuzumab), Avastin (nombre genérico: bevacizumab) y Tykerb (nombre genérico: lapatinib).
  • En el caso de las mujeres diagnosticadas con tipos similares de cáncer de mama, el pronóstico general es casi el mismo para las mujeres tratadas durante el embarazo, en comparación con las que no están embarazadas.

Si te diagnosticaron cáncer de mama durante el embarazo, es comprensible que te sientas abrumada y que te inclines a poner fin al embarazo de manera prematura para comenzar el tratamiento o a retrasar el tratamiento hasta después de dar a luz. La buena noticia es que es muy probable que puedas brindarle a tu bebé todos los beneficios de un embarazo a término de manera segura mientras recibes el tratamiento del cáncer de mama lo más pronto posible. Lo ideal es que recibas atención de un equipo multidisciplinario de especialistas que puedan atender todas tus necesidades (obstétricas, médicas, quirúrgicas) y las de tu bebé. Junto con ese equipo puedes elaborar el plan de tratamiento más adecuado para ti y para tu bebé, basado en tu situación particular.

La Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN) es una alianza entre 21 de los principales centros oncológicos del mundo. Los centros de la NCCN colaboran en la investigación, la elaboración de pautas y la educación para mejorar la atención que se brinda a las personas con diagnóstico de cáncer. Tanto la NCCN como la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS) ofrecen información sobre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama durante el embarazo. Las conclusiones a las que se llega en los informes de la revista The Lancet concuerdan con las pautas de la NCCN/ACS. Puedes revisar las pautas de la ACS sobre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama durante el embarazo en el sitio web de la Sociedad Americana contra el Cáncer (en inglés).


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio