Los niveles de vitamina D pueden ser el motivo por el que algunas mujeres se benefician al combinar Zometa con la quimio

Read this page in English


El medicamento Zometa (nombre genérico: ácido zoledrónico) se utiliza para fortalecer los huesos y reducir el riesgo de fracturas y otras complicaciones óseas en mujeres diagnosticadas con cáncer de mama metastásico que se ha propagado a los huesos.

Algunas investigaciones anteriores sugirieron que Zometa también podría ayudar a detener la propagación del cáncer de mama hacia los huesos al dificultar que las células de cáncer de mama crezcan allí y, además, podría ayudar a reducir el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer (recurrencia) en las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en etapa temprana.

Se conocieron nuevos resultados de un estudio importante que sugieren que las mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama en etapa temprana y con niveles adecuados de vitamina D recibieron más beneficios de Zometa combinado con la quimioterapia que las mujeres que presentaban niveles bajos de vitamina D.

La investigación se presentó en el Simposio sobre Cáncer de Mama 2012 de San Antonio.

El ensayo "Adjuvant Zoledronic Acid to Reduce Recurrence" (Tratamiento adyuvante con ácido zoledrónico para reducir la recurrencia o ensayo AZURE) incluyó a más de 3.355 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de receptores de hormonas positivos en estadio II o III. Las mujeres eran premenopáusicas y posmenopáusicas. Después de la cirugía, todas las mujeres fueron tratadas con hormonoterapia o quimioterapia para reducir el riesgo de recurrencia. La mitad de las mujeres fueron asignadas al azar para recibir Zometa; la otra mitad no recibió Zometa.

En general, las mujeres que recibieron Zometa tuvieron las mismas probabilidades de tener una recurrencia que las mujeres que no recibieron Zometa. Sin embargo, cuando los investigadores solo analizaron los casos de mujeres posmenopáusicas, determinaron que las mujeres posmenopáusicas que recibieron Zometa tuvieron menos probabilidades de que el cáncer volviera a aparecer en los huesos o en otro lugar fuera de las mamas. La diferencia fue considerable, lo que significa que probablemente se debió a la administración Zometa y no fue solo por casualidad. Los investigadores querían saber el motivo.

La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio, que es esencial para la formación de huesos sanos. La vitamina D también ayuda a que los sistemas inmunitario, muscular y nervioso funcionen de manera adecuada. Algunas investigaciones sugieren que las mujeres con niveles bajos de vitamina D presentan un riesgo más alto de desarrollar cáncer de mama. Es posible que la vitamina D cumpla una función en el control del crecimiento celular normal de la mama y tenga la capacidad de detener el crecimiento de las células del cáncer de mama.

Por lo tanto, los investigadores analizaron los niveles de vitamina D en las muestras de sangre almacenadas que se extrajeron de 872 mujeres en el estudio antes de que comenzaran con el tratamiento:

  • Seiscientas seis de las muestras de sangre eran de mujeres posmenopáusicas.
  • Doscientas sesenta y seis de las muestras de sangre eran de mujeres premenopáusicas.

Los investigadores determinaron que solo alrededor del 10 % de las mujeres tenían niveles adecuados de vitamina D.

Al comparar los niveles de vitamina D con la información sobre la recurrencia, los investigadores determinaron lo siguiente:

  • Los niveles bajos de vitamina D estaban relacionados con la recurrencia en los huesos; esta asociación fue importante, lo que significa que probablemente se debió a los niveles bajos de vitamina D y no fue solo por casualidad.
  • Los niveles bajos de vitamina D también estaban relacionados con la recurrencia del cáncer en algún lugar del cuerpo, fuera de las mamas, pero esta asociación no fue importante, lo que significa que pudo ser por casualidad.

Las mujeres que participaron en el ensayo AZURE recibieron suplementos de vitamina D al inicio del estudio, pero los suplementos eran 10 veces inferiores que los niveles recomendados actuales.

Actualmente, no está claro cómo ni por qué los niveles de vitamina D afectan la propagación del cáncer de mama. Es posible que los niveles adecuados de vitamina D afecten la forma en que se comporta el cáncer de mama; por lo tanto, cuando los niveles de vitamina D son bajos, es más probable que el cáncer de mama aparezca y, de ser así, es más agresivo y difícil de tratar y es más probable que se propague. También es posible que los niveles bajos de vitamina D se deban a otros factores, como la dieta balanceada, el ejercicio y las opciones de estilo de vida, que también afectan el riesgo de desarrollar cáncer de mama y el pronóstico.

El consumo adecuado de vitamina D y calcio es importante para la salud en general, y especialmente para la salud de los huesos. Este estudio y otras investigaciones sugieren que consumir suficiente vitamina D también podría ser importante si recibes un tratamiento para el cáncer de mama. No obstante, se deben realizar más investigación para comprender mejor la relación entre la vitamina D y el cáncer de mama. El control de los niveles de vitamina D como parte de la atención médica de rutina podría ser adecuado. Sin embargo, es importante destacar que el consumo excesivo de vitamina D puede ser perjudicial. Los suplementos de vitamina D deben tomarse solamente cuando se determina mediante un análisis de sangre que tu nivel de vitamina D es bajo.

Una mayor exposición directa a la luz del sol también puede ayudar a reforzar los niveles de vitamina D. Incluso algunos períodos cortos de exposición directa a la luz solar en las horas de mayor intensidad, por ejemplo, 15 minutos 3 veces por semana, pueden proporcionarte más que la cantidad diaria recomendada de vitamina D. Además, resulta imposible recibir una cantidad excesiva de vitamina D del sol. Si bien la exposición al sol ofrece los beneficios de la vitamina D, también presenta algunos riesgos. La exposición al sol aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel, incluido el melanoma, el tipo de cáncer de piel más peligroso. En general, la mayoría de los expertos recomiendan que continúes usando protección solar cuando los niveles de radiación ultravioleta (UV) sean moderados o altos.

Si recibes tratamiento para el cáncer de mama, es recomendable que consultes a tu médico acerca de los resultados de este estudio. Pregúntale si el control del nivel de vitamina D sería adecuado en tu caso. Si el nivel es bajo, tú y tu médico pueden decidir si un suplemento de vitamina D es conveniente para ti.

Para obtener más información sobre la vitamina D, incluidas las formas más confiables de asegurarte de tener niveles adecuados de vitamina D, visita la página Niveles bajos de vitamina D (en inglés) en la sección Disminuye los riesgos del sitio Breastcancer.org.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio