Hay que concentrarse en la prevención, señala el Comité de Coordinación Interagencial de Investigación sobre el Cáncer de Mama y el Medio Ambiente

Read this page in English


El 8 de octubre de 2008, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la ley Breast Cancer and Environmental Research Act (Ley de Investigación Ambiental y Cáncer de Mama), que exigió que la Secretaría de Salud y Servicios Humanos estableciera el Comité de Coordinación Interagencial de Investigación sobre el Cáncer de Mama y el Medio Ambiente. Los miembros del comité son médicos e investigadores que también pertenecen a organismos federales e instituciones de investigación no federales. Se solicitó al comité que revisara en qué etapa se encontraba la investigación sobre el cáncer de mama y el medio ambiente y que hiciera recomendaciones para remediar las brechas de conocimiento en esa área.

Después de trabajar durante 2 años, el 12 de febrero de 2013, el comité publicó un informe en el que indicó que los fondos federales destinados a la investigación sobre el cáncer de mama deberían enfocarse en la prevención y en entender de qué manera los factores ambientales afectan el riesgo de desarrollar cáncer de mama, en lugar de enfocarse en el diagnóstico y la cura. Lee el artículo “Breast Cancer and the Environment: Prioritizing Prevention” (El cáncer de mama y el medio ambiente: cómo dar prioridad a la prevención) (en inglés), un resumen de las recomendaciones del comité.

El comité estableció siete recomendaciones generales:

  1. Dar prioridad a la prevención: El comité solicitó una estrategia nacional de prevención del cáncer de mama para aumentar los fondos federales dedicados a la investigación de prevención.
  2. Transformar la manera en que se lleva a cabo la investigación: El comité recomendó que se proporcionaran fondos a investigadores de diversas disciplinas para que analicen los procesos biológicos que controlan el cáncer de mama y la densidad mamaria, así como también los cambios genéticos causados por factores ambientales y el impacto que tienen en el desarrollo de las mamas.
  3. Financiar más investigaciones sobre factores químicos y físicos: El comité solicitó que se realizaran más investigaciones sobre los supuestos factores de riesgo, como la radiación de dosis baja y los químicos que afectan el sistema endocrino, de modo que podamos comprender mejor y de forma exacta la manera en que estos factores contribuyen con el riesgo. Asimismo, el comité señaló que es necesario llevar a cabo más investigaciones sobre cómo diversas poblaciones se ven afectadas por la exposición ambiental a los factores de riesgo del cáncer de mama.
  4. Promover una mayor colaboración entre las agencias: El comité solicitó que las organizaciones federales, estatales y no gubernamentales coordinen y colaboren entre sí de mejor manera con el fin de aumentar el ritmo de la investigación sobre el cáncer de mama y el medio ambiente.
  5. Incluir la participación pública: A fin de garantizar que los resultados de la investigación sobre el cáncer de mama se distribuyan de manera amplia y eficaz, el comité indicó que los grupos defensores del cáncer de mama, los representantes de la comunidad y el público en general deben formar parte de la planificación y priorización de la investigación sobre el cáncer de mama.
  6. Capacitar a investigadores transdisciplinarios: El comité solicitó programas para motivar a los investigadores a que trabajen en distintas disciplinas (por ejemplo, que un científico de genética pueda también participar en el análisis de ingeniería química), a fin de desarrollar científicos que piensen en la prevención del cáncer de mama desde nuevas perspectivas.
  7. Comunicar los resultados científicos a la sociedad: El comité recomendó incluir un proceso para divulgar los resultados de investigaciones en todos los programas financiados que estén orientados al estudio del cáncer de mama y del medio ambiente.

“La prevención es la clave para reducir la carga emocional, física y financiera del cáncer de mama”, señaló el comité. “Al promover urgentemente la investigación, la traducción de investigaciones y la comunicación del rol del medio ambiente en el cáncer de mama, tenemos la capacidad de prevenir una cantidad considerable de nuevos casos de esta enfermedad en el siglo XXI”.

No obstante, el comité admitió que la prevención eficaz puede ser un largo proceso.

“La prevención no se logra fácilmente. Los problemas deben analizarse ampliamente, con frecuencia y de manera vigorosa para informar temas sobre ciencia, prácticas de la salud pública y políticas”.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio