Las enfermedades mamarias benignas aumentan el riesgo en las mujeres afroamericanas

Read this page in English


Las enfermedades mamarias benignas no son cancerosas ni ponen en peligro la vida. Los quistes y tumores de grasa son ejemplos de enfermedades mamarias benignas. No obstante, se ha demostrado que la presencia de una enfermedad mamaria benigna aumenta el riesgo de las mujeres de desarrollar cáncer de mama en el futuro.

La mayoría de los estudios sobre enfermedades mamarias benignas y riesgos se han realizado en mujeres de raza blanca. Los investigadores deseaban saber si las características de una enfermedad mamaria benigna que afecta el riesgo en las mujeres de raza blanca eran las mismas que afectan el riesgo en las mujeres de raza afroamericana. Si las características eran similares, significaba que los médicos podrían utilizar las mismas herramientas para calcular el riesgo tanto en las mujeres blancas como en las mujeres afroamericanas.

Un estudio determinó que las características de las enfermedades mamarias benignas que afectan el riesgo de desarrollar cáncer de mama son similares en las mujeres de raza blanca y las mujeres de raza afroamericanas.

El estudio se publicó en la emisión de diciembre de 2012 de la Cancer Prevention Research (Investigación sobre la prevención del cáncer). Lee el resumen “Benign Breast Disease and the Risk of Subsequent Breast Cancer in African American Women” (Enfermedades mamarias benignas y el riesgo posterior de desarrollar cáncer de mama en las mujeres afroamericanas) (en inglés).

Los investigadores revisaron la información de unas 1.400 mujeres de raza afroamericana en Michigan, cuyas biopsias mamarias dieron como resultado una enfermedad mamaria benigna entre 1997 y 2000. Las mujeres tenían de 20 a 84 años. Además, los investigadores realizaron un seguimiento de las mujeres que desarrollaron cáncer de mama posteriormente. Se realizó un seguimiento de más de 10 años a la mitad de las mujeres y un seguimiento de menos de 10 años a la otra mitad.

Los investigadores hallaron lo siguiente:

  • La mayoría de las mujeres (68 %) tuvo una enfermedad no proliferativa. Esto significa que el crecimiento celular no era más rápido de lo habitual y parecían ser células comunes.
  • El 29 % de las mujeres presentó enfermedad proliferativa sin atipia. Esto significa que el crecimiento celular era más rápido de lo habitual, pero las células se veían como células comunes.
  • El 3 % de las mujeres presentó enfermedad proliferativa con atipia. Esto significa que el crecimiento celular era más rápido de lo habitual y que las células tenían anomalías.

Las mujeres diagnosticadas con una enfermedad mamaria benigna proliferativa con atipia eran 3 veces más propensas a desarrollar cáncer de mama posteriormente en comparación con las mujeres diagnosticadas con enfermedad no proliferativa.

Otros estudios han demostrado que las mujeres de raza blanca diagnosticadas con una enfermedad mamaria benigna proliferativa con atipia son de 4 a 5 veces más propensas a desarrollar cáncer de mama que las mujeres no diagnosticadas con este tipo de enfermedad mamaria benigna.

Si te han diagnosticado una enfermedad mamaria benigna, tu riesgo de desarrollar cáncer de mama es mayor que el promedio, independientemente de la raza u origen étnico. Qué tan alto es tu riesgo dependerá de las características de la enfermedad mamaria benigna, así como también de tus antecedentes familiares y otros factores de salud. Juntos, tú y tu médico pueden considerar todos los aspectos de tu situación particular y desarrollar un plan de reducción del riesgo que sea el más adecuado para ti.

Visita la sección Disminuye los riesgos (en inglés) del sitio Breastcancer.org para obtener más información sobre las medidas para mantener el riesgo de desarrollar cáncer de mama lo más bajo posible.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio