El tabaquismo está vinculado a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama

Read this page in English


Durante mucho tiempo, los médicos han sospechado algún tipo de vínculo entre el tabaquismo y el riesgo de cáncer de mama; sin embargo, los resultados de las investigaciones son diversos. En un estudio a gran escala, se descubrió que el tabaquismo aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama en las mujeres, especialmente en las mujeres que comenzaron a fumar antes de tener su primer hijo.

El estudio fue publicado en línea el 28 de febrero de 2013 por el Boletín del Instituto Nacional del Cáncer. Lee el resumen “Active Smoking and Breast Cancer Risk: Original Cohort Data and Meta-Analysis” (Tabaquismo activo y riesgos de cáncer de mama: datos de cohortes originales y metaanálisis) (en inglés).

Si bien muchos estudios anteriores detectaron un leve aumento en el riesgo general de desarrollar cáncer de mama en las mujeres que fuman, no determinaron que el hecho de fumar más cigarrillos por día o fumar durante más años aumenta el riesgo aun más. Además, los efectos de beber alcohol afectaron muchos de estos estudios. El alcohol es un factor de riesgo del desarrollo de cáncer de mama, y las mujeres que fuman son más propensas a beber alcohol. Por lo tanto, fue difícil para los investigadores determinar en qué medida afecta al riesgo de cáncer de mama el hecho de fumar o de beber alcohol únicamente.

En este estudio, los investigadores analizaron la información obtenida de casi 74.000 mujeres de la Cohorte de nutrición del estudio de prevención del cáncer II de la Sociedad Americana contra el Cáncer, un amplio estudio a largo plazo que analiza los factores del estilo de vida y la prevención del cáncer. Cuando el estudio comenzó en el año 1992, las mujeres tenían de 50 a 74 años. Informaron cuánto fumaban en ese momento, así como también sus antecedentes de tabaquismo. Al comienzo del estudio se registraron los siguientes puntos:

  • El 8 % de las mujeres fumaba.
  • El 36 % de las mujeres había dejado de fumar.
  • El 56 % de las mujeres nunca había fumado.

Durante más de 13 años de seguimiento, se diagnosticó cáncer de mama a 3.721 mujeres. El índice de cáncer de mama reveló lo siguiente:

  • Fue un 24 % más alto en las mujeres que fumaban en ese momento, en comparación con las mujeres que nunca fumaron.
  • Fue un 13 % más alto en mujeres ex fumadoras, en comparación con las mujeres que nunca fumaron.

Los investigadores también analizaron el momento en que las mujeres comenzaron a fumar:

  • Las mujeres que comenzaron a fumar antes de su primer período menstrual tenían un 61 % más de probabilidades de que se les diagnosticara cáncer de mama que las mujeres que nunca fumaron.
  • Las mujeres que comenzaron a fumar después de su primer período menstrual, pero 11 años o más antes de tener su primer hijo, tenían un 45 % más de probabilidades de que se les diagnosticara cáncer de mama que las mujeres que nunca fumaron.

Para intentar descubrir si el hecho de fumar solamente (no la combinación de fumar y beber alcohol) aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama, los investigadores dividieron a las mujeres en tres grupos nuevos según su condición con relación al consumo de alcohol, es decir, nunca bebieron, bebieron anteriormente y beben actualmente. Luego, analizaron los riesgos de desarrollar cáncer de mama. Curiosamente, entre las mujeres que nunca bebieron, el tabaquismo (en ese momento o en el pasado) no estaba vinculado a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Las mujeres que bebían alcohol en ese momento o que bebieron anteriormente y fumaban (en ese momento o en el pasado) sí presentaron un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Lo ideal hubiera sido que los tres grupos (las mujeres que nunca bebieron alcohol, las mujeres que bebieron alcohol en el pasado y las mujeres que bebían alcohol en ese momento) presentaran un riesgo similar para demostrar que el tabaquismo por sí solo es un factor de riesgo. De todos modos, el estudio no lo demostró. Los investigadores no están seguros de por qué ocurrió esto, pero puede deberse a que la cantidad de mujeres que nunca bebieron alcohol era muy bajo como para demostrar algún efecto. Por lo tanto, aunque este estudio no demuestra de manera absoluta que existe un vínculo directo entre el tabaquismo y un mayor riesgo, sí nos proporciona más pruebas de que existe una sólida asociación del riesgo de desarrollar cáncer de mama con el tabaquismo.

El tabaquismo puede dañar la salud, incluso la salud mamaria, a cualquier edad. Si no fumas, no empieces a hacerlo. Si fumas, busca un programa o sistema que te ayude a dejar de fumar. Dejar de fumar es muy difícil, pero definitivamente vale la pena. La Asociación Americana del Pulmón ofrece un programa gratis en línea para dejar de fumar. Las secciones locales de la Sociedad Americana contra el Cáncer ofrecen el programa Fresh Start (Un nuevo comienzo) para ayudar a que las personas dejen de fumar. Además, puedes llamar a la “Línea para dejar de fumar” de la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS) al 1-800-ACS-2345 para obtener asistencia y asesoramiento gratis sobre cómo dejar de fumar de parte de consejeros capacitados.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio