Vínculo descubierto entre la terapia de radiación para tratar el cáncer de mama y futuras afecciones cardíacas

Read this page in English


En las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en etapa temprana, la lumpectomía seguida de terapia de radiación ha demostrado ser igualmente eficaz que la mastectomía sin radiación para extirpar el cáncer Y para minimizar el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer (recurrencia). La terapia de radiación realizada después de la lumpectomía puede destruir todas las células cancerígenas que pueden haber quedado tras la cirugía, lo que reduce la probabilidad de recurrencia. Algunas mujeres a quienes se les realizó una mastectomía también pueden recibir radiación después de la cirugía. Los expertos coinciden en que la terapia de radiación mejora el pronóstico general de muchas mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en etapa temprana.

No obstante, los estudios han detectado un vínculo entre la terapia de radiación para el cáncer de mama y un mayor riesgo de tener afecciones cardíacas y problemas pulmonares, especialmente si el cáncer se desarrolla en la mama izquierda, el mismo lado donde se encuentra el corazón.

En la actualidad, en un estudio de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama que recibieron tratamiento con terapia de radiación entre 1958 y 2001, se descubrió que estas mujeres corrían un mayor riesgo de tener afecciones cardíacas en el futuro.

La investigación se publicó en la edición del 14 de mayo de 2013 de New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra). Lee el resumen “Risk of Ischemic Heart Disease in Women after Radiotherapy for Breast Cancer” (Riesgo de enfermedad cardíaca isquémica en mujeres después de la radioterapia aplicada para el cáncer de mama) (en inglés).

El estudio investigó a 2.168 mujeres a quienes se les había diagnosticado cáncer de mama y recibieron terapia de radiación entre 1958 y 2001 en Suecia y Dinamarca. Se comparó el riesgo que corrían estas mujeres de tener afecciones cardíacas con el riesgo que corrían otras mujeres a quienes se les había diagnosticado cáncer de mama pero que no fueron tratadas con radiación.

Los investigadores hallaron que por cada gray de radiación al que el corazón estaba expuesto (un gray [Gy] es la unidad básica de radiación), el riesgo de desarrollar afecciones cardíacas aumentaba un 7 % aproximadamente. La dosis de radiación promedio al corazón fue de 6,6 Gy en las mujeres diagnosticadas con cáncer en la mama izquierda y de 2,9 Gy en las mujeres diagnosticadas con cáncer en la mama derecha.

Este aumento en el riesgo comenzó en los primeros 5 años después de la terapia de radiación, pero aparentemente perduró por unos 20 años aproximadamente después del tratamiento. Las mujeres que ya habían tenido afecciones cardíacas o factores de riesgo de afecciones cardíacas (presión arterial elevada, colesterol alto, diabetes, tabaquismo) presentaron un mayor aumento del riesgo de tener afecciones cardíacas.

Si bien los resultados de este estudio son inquietantes, es importante tener en cuenta varios puntos:

  1. Este estudio investigó la terapia de radiación administrada entre 1958 y 2001. Los avances en la terapia de radiación desde ese período (y especialmente desde 1958) han reducido en gran medida la cantidad de exposición a la radiación del corazón, los pulmones y otros tejidos sanos.
  2. Los médicos actualmente utilizan computadoras para planificar la terapia de radiación, que es sumamente precisa en cuanto a la dosis y aplicación.
  3. Un tipo de equipo que se utiliza actualmente en la terapia de radiación (llamado sistema de sincronización respiratoria) monitorea los latidos del corazón y el movimiento de los pulmones, e impide de manera eficaz que estos tejidos queden expuestos a la radiación.
  4. Otras herramientas, como la terapia de radiación modulada por intensidad, le permiten al oncólogo especialista en radiación cambiar la intensidad de la radiación durante el tratamiento para asegurarse de que el tejido en riesgo reciba una dosis uniforme y para evitar el contacto con los tejidos sanos.
  5. Es posible que los médicos indiquen a algunas mujeres que se recuesten boca abajo (posición también llamada “decúbito prono”) para recibir la terapia de radiación con el fin de reducir la cantidad de radiación que pueda llegar accidentalmente al corazón y a los pulmones.
  6. Algunos campos del tratamiento de radiación tienen más probabilidades de exponer el corazón a la radiación, como el campo de tratamiento de los ganglios linfáticos mamarios internos que se ubica justo por delante del corazón. Es conveniente que le preguntes al médico qué campos de tratamiento se incluirán como parte de la terapia de radiación que recibirás. Si se incluirá el campo de tratamiento de los ganglios linfáticos mamarios internos, es posible que quieras preguntar si es necesario aplicar la radiación en ese campo.

“Este estudio es importante, pero se orientó a analizar técnicas de radiación anticuadas”, señaló la Presidenta y Fundadora de Breastcancer.org, Dra. Marisa Weiss, oncóloga especialista en radiación. “Hoy en día, esculpimos y personalizamos cuidadosamente la manera en que se aplica la radiación (en tres dimensiones). Además, tenemos en cuenta la situación particular de cada paciente, incluidos otros tratamientos que puedan afectar el corazón, como Adriamycin y Herceptin, y otros factores de riesgos cardíacos, como el tabaquismo y la presión arterial elevada. La buena noticia es que las tecnologías modernas nos ayudan a evitar o reducir drásticamente la exposición a la radiación del corazón”.

Si te han diagnosticado cáncer de mama, tú y el médico considerarán las características del cáncer, tu situación particular, las opciones quirúrgicas y las opciones de tratamiento después de una cirugía cuando desarrollen el plan de tratamiento. Si eliges la lumpectomía, es muy probable que se recomiende la terapia de radiación después de la cirugía. Si eliges la mastectomía, se puede recomendar o no la terapia de radiación después de la cirugía. Habla con el equipo de tratamiento de terapia de radiación acerca de cómo garantizarán que recibas solo la terapia de radiación necesaria para tratar el cáncer de manera eficaz. Juntos pueden planificar el tratamiento que recibirás para minimizar los riesgos.

Puedes obtener más información acerca de la terapia de radiación para tratar el cáncer de mama en la sección Terapia de radiación del sitio Breastcancer.org.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio