Según un nuevo análisis del estudio WHI, una terapia de reemplazo hormonal se relaciona con un riesgo más alto de cáncer de mama

Read this page in English


En 2002, se publicaron los resultados del estudio Women’s Health Initiative (Iniciativa para la salud de la mujer o WHI), los cuales indicaban que las mujeres que recibieron una terapia de reemplazo hormonal (TRH) combinada presentaron un riesgo más alto de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que no recibieron una TRH. En los años posteriores a la publicación del estudio WHI, el uso de la TRH disminuyó notablemente. Al mismo tiempo, las tasas de cáncer de mama disminuyeron y otros estudios, incluido el estudio Million Women Study (Estudio de un millón de mujeres), encontraron una relación entre el uso de la TRH y el riesgo de cáncer de mama.

En enero de 2012, un grupo de expertos revisaron el Estudio de un millón de mujeres (en inglés) y llegaron a la conclusión de que no se había realizado correctamente. Recientemente, otro grupo de expertos revisó los tres estudios principales que se utilizaron para establecer la relación entre el uso de la TRH y el riesgo de cáncer de mama, y determinaron que los datos de los estudios no respaldan dicha relación. El análisis de los expertos fue publicado en línea el 14 de marzo de 2013 por el Journal of Family Planning and Reproductive Health Care (Revista de planificación familiar y atención médica reproductiva). Lee el resumen “Does hormone replacement therapy (HRT) cause breast cancer? An application of causal principles to three studies” (¿La terapia de reemplazo hormonal (TRH) causa cáncer de mama? Aplicación de principios causales a tres estudios) (en inglés).

Sin embargo, el análisis fue muy especulativo, y muchos médicos lo consideraron poco convincente. Además, la investigación no se publicó en una revista médica importante.

En la actualidad, otros investigadores han realizado un análisis a más largo plazo de la información recopilada en el estudio WHI y determinaron que el uso de la TRH combinada SÍ está relacionado con un riesgo más alto de cáncer de mama.

El estudio fue publicado en línea el 29 de marzo de 2013 por el Boletín del Instituto Nacional del Cáncer, una publicación médica importante. Lee el resumen “Estrogen Plus Progestin and Breast Cancer Incidence and Mortality in the Women’s Health Initiative Observational Study” (Estrógeno más progestágeno y la incidencia y mortalidad del cáncer de mama en el estudio de observación “Iniciativa para la salud de la mujer”) (en inglés).

Cuando el estudio WHI comenzó en 1993, casi la mitad de las más de 16.000 mujeres posmenopáusicas que participaron en el estudio recibieron una TRH combinada. La otra mitad de las mujeres recibieron un placebo (un comprimido de azúcar de aspecto similar a la TRH combinada). Este tipo de estudio se denomina “ensayo aleatorio” porque las mujeres y los médicos no sabían quiénes tomaban la TRH combinada y quiénes tomaban el placebo. Después de más de 5,5 años, un análisis inicial indicó que las mujeres que recibían una TRH combinada tenían muchas más probabilidades de que les diagnosticaran cáncer de mama que las mujeres que tomaban el placebo. En 2002, TODAS las mujeres del estudio dejaron de tomar los medicamentos, tanto la TRH como el placebo. Otro análisis, realizado varios años después de que las mujeres dejaron de tomar los medicamentos, indicó que el riesgo de cáncer de mama en las mujeres que recibieron la TRH disminuyó un poco, pero ese riesgo siguió siendo más alto que el riesgo en las mujeres que no recibieron la TRH.

Además del ensayo aleatorio, el WHI también incluyó un estudio de observación de 93.000 mujeres que no reunían los requisitos para participar en el ensayo aleatorio o no deseaban hacerlo. En el estudio de observación, los investigadores llevaron un registro de si las mujeres siguieron o no la TRH, el tipo de TRH que recibían y otros datos sobre la salud, incluidos los resultados de las mamografías, la edad, el índice de masa corporal y si las mujeres fumaban o consumían alcohol.

Este nuevo análisis a más largo plazo incluyó a 41.499 mujeres del estudio de observación que tuvieron una mamografía negativa dentro de los 2 años posteriores al inicio del estudio y que no recibieron una TRH, o bien, recibieron una TRH combinada:

  • 16.121 mujeres tomaron una TRH combinada.
  • 25.328 no tomaron una TRH.

Las mujeres que recibían una TRH combinada tendían a ser más jóvenes, tener un índice de masa corporal más bajo y beber alcohol. Se realizó un seguimiento de más de 11 años a la mitad de las mujeres y un seguimiento de menos de 11 años a la otra mitad. Durante el seguimiento, se diagnosticaron 2.236 casos de cáncer de mama en las mujeres.

Los investigadores determinaron que las mujeres que recibieron una TRH combinada tuvieron alrededor de 1,5 veces más probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de mama que las mujeres que no recibieron una TRH. Las mujeres que comenzaron a recibir una TRH combinada apenas empezó la menopausia tuvieron un riesgo aún más alto.

El Dr. Rowan Chlebowski, Ph.D., del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles, quien fue el investigador principal y autor del estudio, explicó: “Este estudio indica que las mujeres que comienzan a recibir la hormonoterapia de estrógeno más progestágeno más cerca de la menopausia presentan un riesgo más alto de tener cáncer de mama que aquellas que iniciaron la terapia anteriormente. Dado que la menopausia generalmente es el motivo por el cual las mujeres se someten a una hormonoterapia, esta conclusión es muy importante”.

“El estudio también demostró que todas las categorías de cáncer de mama aumentan, no solo aquellas con pronósticos favorables, entre las mujeres que reciben estrógeno más progestágeno. Esta conclusión sugiere una mortalidad más alta a causa del cáncer de mama entre las mujeres que reciben una hormonoterapia combinada. Como siempre, las mujeres deben consultar a sus médicos y considerar los posibles riesgos de cualquier hormonoterapia para ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia”.

Para sumar a la confusión en torno a la TRH, siete sociedades médicas publicaron una declaración el 14 de marzo de 2013 que afirma que la TRH es el tratamiento más eficaz disponible para los síntomas de la menopausia. La declaración fue publicada en línea por las revistas Climacteric y Maturitas. Lee “Global Consensus Statement on Menopausal Hormone Therapy” (Declaración de consenso general sobre la hormonoterapia menopáusica) (en inglés).

Es importante destacar que todas las sociedades médicas coincidieron en que la TRH NO se recomienda para las mujeres a quienes se les ha diagnosticado cáncer de mama.

También es importante tener en cuenta que si bien las sociedades afirmaron que la TRH es el tratamiento más eficaz para los síntomas de la menopausia, también expresaron que el uso de la TRH está relacionado con un riesgo más alto de cáncer de mama.

Conclusiones sobre la TRH

Los efectos secundarios de la menopausia pueden disminuir drásticamente la calidad de vida de algunas mujeres. Estas mujeres deben evaluar los beneficios y riesgos de la TRH. No obstante, toda esta información contradictoria sobre la TRH y el riesgo de cáncer de mama resulta confusa. Si bien todos los resultados de los estudios sobre la TRH y el riesgo de cáncer de mama no concuerdan perfectamente, existen evidencias fehacientes que indican lo siguiente:

  • La TRH aumenta el riesgo de recibir un diagnóstico de cáncer de mama invasivo.
  • La TRH aumenta el riesgo de recurrencia (que el cáncer de mama vuelva a aparecer) en las mujeres a quienes se les ha diagnosticado.
  • El riesgo aumenta dentro de los primeros años de uso de la TRH; al parecer, cuanto más tiempo recibe la TRH una mujer, más alto es el riesgo.
  • La TRH combinada aumenta el riesgo de cáncer de mama en mayor medida que la TRH solo con estrógenos.
  • La TRH de dosis altas aumenta el riesgo en mayor medida que la TRH de dosis bajas.

Estos son algunos puntos importantes que debes tener en cuenta:

  • Si alguna vez te han diagnosticado cáncer de mama, la TRH NO ESTÁ RECOMENDADA para ti.
  • Se sabe que la TRH aumenta el riesgo de presentar coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares; estos riesgos disminuyen cuando dejas de recibir la TRH.
  • No se recomienda el uso de hormonas bioidénticas.
  • Si la sequedad o incomodidad vaginal durante las relaciones sexuales es el único síntoma menopáusico que tienes, puedes preguntarle a tu médico si los estrógenos tópicos de dosis baja son convenientes para ti.
  • Si tienes bochornos intensos u otros síntomas menopáusicos, habla con tu médico sobre TODAS las opciones. Asegúrate de analizar los puntos a favor y en contra de los diferentes tipos y dosis de TRH, y todos los demás problemas de salud que puedas tener.
  • Se ha comprobado que algunas técnicas de medicina complementaria e integral ayudan a aliviar los bochornos, entre ellas, el ejercicio, el yoga, la terapia conductual cognitiva y la acupuntura.
  • Si decides recibir una TRH, intenta hacerlo durante el menor tiempo posible. También puedes consultar a tu médico acerca de la TRH vaginal o transdérmica.

Puedes obtener más información sobre la menopausia y las formas de tratar los efectos secundarios en las páginas Cómo manejar los síntomas menopáusicos del sitio Breastcancer.org.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio