Las mujeres mayores que no se realizan mamografías periódicas tienen un mayor riesgo de morir a causa del cáncer de mama

Read this page in English


La detección del cáncer de mama en mujeres mayores ha sido un tema muy debatido en los últimos años. En 2009, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) recomendó que no se debía promover la realización de mamografías en mujeres mayores de 75 años, ya que posiblemente no se beneficiarían con tales estudios de detección. El USPSTF hizo esta recomendación porque ninguna investigación había demostrado que estas mujeres se beneficiarían con las mamografías periódicas. El USPSTF también recomendó que los estudios de detección del cáncer de mama debían comenzar a realizarse a los 50 años de edad, en lugar de los 40 años, y que las mamografías debían realizarse cada 2 años, y no todos los años.

Varias organizaciones médicas y grupos defensores de diversas causas, incluidas la Sociedad Americana contra el Cáncer y Breastcancer.org, no estuvieron de acuerdo con las conclusiones del USPSTF e ignoraron las recomendaciones. Las recomendaciones eran muy controvertidas, y los médicos no las adoptaron de forma generalizada.

Según un nuevo análisis de la información presentada por el importante estudio denominado Women’s Health Initiative (Iniciativa para la salud de la mujer), se ha determinado que las mujeres mayores de 75 años que no se realizaron mamografías periódicas tuvieron un riesgo más alto de morir a causa del cáncer de mama. Los resultados sugieren que las mujeres mayores necesitan realizarse estudios de detección periódicos.

El estudio se presentó en la reunión anual de 2013 de la Asociación Americana para la Investigación sobre el Cáncer. Lee el resumen “Mammography interval and breast cancer mortality in the Women’s Health Initiative” (Intervalo entre mamografías y mortalidad por cáncer de mama en el estudio Iniciativa para la salud de la mujer) (en inglés).

Debido a la gran controversia que generaron las recomendaciones del USPSTF, los investigadores quisieron comprobar si las mujeres mayores se beneficiaban con las mamografías de detección periódicas.

El estudio investigó durante casi 12 años de seguimiento a 8.663 mujeres mayores de 75 años a quienes se les había diagnosticado cáncer de mama y que participaron en el estudio Iniciativa para la salud de la mujer. Las mujeres informaron cuánto tiempo antes del diagnóstico se habían realizado una mamografía:

  • entre 6 meses y 1 año: 30 % de las mujeres
  • entre 1 y 2 años: 47 % de las mujeres
  • entre 2 y 5 años: 17,2 % de las mujeres
  • más de 5 años o no se habían realizado mamografía alguna: 5,8 % de las mujeres

Al realizar una comparación con las mujeres que se habían realizado una mamografía entre 6 meses y 1 año antes del diagnóstico, se observó lo siguiente:

  • Las mujeres que presentaron un intervalo de 2 a 5 años entre la última mamografía y el diagnóstico de cáncer de mama tuvieron un riesgo un 87 % más alto de morir a causa del cáncer de mama.
  • Las mujeres que se habían realizado la última mamografía más de 5 años antes del diagnóstico o que nunca se habían realizado una mamografía fueron tres veces más propensas a morir a causa del cáncer de mama.

Las mujeres que no se realizaron mamografías periódicas también tuvieron más probabilidades de tener cáncer de mama de receptores de estrógeno negativos, lo cual significa que la hormonoterapia no sería un tratamiento eficaz. Estas mujeres también tuvieron más probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de mama en estadio más avanzado, es decir, cáncer que se ha propagado hacia la pared torácica o a otras partes del cuerpo, fuera de la mama.

Las mujeres de 66 años vivirán otros 22 años en promedio. Además, muchas mujeres no están dentro del promedio en cuanto al estado de salud, la esperanza de vida o el riesgo de morir a causa del cáncer de mama u otra enfermedad. Casi todos los expertos coincidirían en que la detección anual no es razonable en una mujer mayor que no desea recibir tratamiento para el cáncer de mama debido a preferencias personales o a otras cuestiones relacionadas con la salud. Sin embargo, muchas mujeres mayores de 66 años gozan de una salud razonablemente buena y desearían recibir tratamiento si les diagnosticaran cáncer de mama.

Breastcancer.org considera que la importancia de diagnosticar el cáncer de mama en etapa temprana, cuando es más tratable, no disminuye cuando una mujer es mayor. Las mamografías de detección periódicas son adecuadas para las mujeres mayores de 75 años que desearían recibir tratamiento en caso de recibir un diagnóstico de cáncer de mama.

Para obtener más información sobre las mamografías y otros análisis para detectar el cáncer de mama, visita las páginas de la sección Análisis para detectar el cáncer de mama: detección, diagnóstico y control del sitio Breastcancer.org.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio