Un estudio sugiere que algunas mujeres pueden hacerse mamografías cada 2 años

Read this page in English


La cuestión de cuándo comenzar a realizarse mamografías y con qué frecuencia ha sido objeto de intensos debates en los últimos años. En 2009, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) recomendó que los estudios de detección del cáncer de mama deberían comenzar a realizarse a partir de los 50 años, en vez de los 40 años, y que las mamografías deberían realizarse cada 2 años, y no todos los años.

Varias organizaciones médicas y grupos defensores de diversas causas, incluidas la Sociedad Americana contra el Cáncer y Breastcancer.org, no estuvieron de acuerdo con estas conclusiones del USPSTF e ignoraron las recomendaciones. Las recomendaciones eran muy controvertidas, y los médicos no las adoptaron de forma generalizada.

Un nuevo estudio sugiere que las mujeres de 50 a 74 años presentan el mismo riesgo de recibir un diagnóstico de cáncer de mama en estadio avanzado, independientemente de que se realicen una mamografía cada año o cada 2 años. El hecho de tener mamas densas o utilizar una terapia de reemplazo hormonal (TRH) no incidió en los resultados. Sin embargo, las mujeres de 40 a 49 años con mamas muy densas tuvieron MÁS PROBABILIDADES de recibir un diagnóstico de cáncer de mama en estadio avanzado si se realizaron mamografías cada 2 años en lugar de cada año.

El estudio no investigó si se encontraron más casos de cáncer en etapa temprana mediante la detección anual. El estudio tampoco consideró a mujeres mayores de 74 años. Otra recomendación de los USPSTF indicaba que no se debía promover la realización de mamografías en mujeres mayores de 75 años, ya que posiblemente no se beneficiarían con dichos estudios de detección.

El estudio fue publicado en línea el 18 de marzo de 2013 por JAMA Internal Medicine (Revista de medicina interna de la Asociación Médica Americana). Lee el resumen “Outcomes of Screening Mammography by Frequency, Breast Density, and Postmenopausal Hormone Therapy” (Resultados de la mamografía de detección según la frecuencia, densidad mamaria y hormonoterapia posmenopáusica) (en inglés).

Debido a que las recomendaciones del USPSTF generaron tanto debate, los investigadores decidieron considerar los beneficios y los riesgos de realizarse mamografías de detección cada año y cada 2 años, según la edad, la densidad mamaria y el uso de TRH de la mujer.

Los investigadores analizaron la información recopilada desde enero de 1994 hasta diciembre de 2008 en los centros de mamografías que participan en el Breast Cancer Surveillance Consortium (Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Mama), una red de siete registros de mamografías financiada por el Instituto Nacional del Cáncer. Los investigadores tenían información sobre 11.474 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama y 922.624 que no habían sido diagnosticadas con cáncer de mama.

Las mujeres de 40 a 49 años con mamas muy densas (alrededor del 12 % al 15 % de las mujeres de ese grupo etario) tuvieron un riesgo más alto de recibir un diagnóstico de cáncer de mama en estadio avanzado si se realizaban mamografías de detección cada 2 años en vez de cada año.

Si bien las mujeres de 50 a 74 años de edad presentaron el mismo riesgo de ser diagnosticadas con cáncer de mama en estadio avanzado al realizarse una mamografía cada año o cada 2 años (aunque tuvieran mamas densas o utilizaran una TRH), los investigadores no analizaron si se detectaron más casos de cáncer en etapa temprana si la mujer se realizaba una mamografía cada año. Diagnosticar el cáncer de mama en etapa temprana es importante, ya que es más tratable que el cáncer de mama en estadio avanzado.

El estudio tampoco mencionó el hecho de que menos mujeres se realizan mamografías. Hasta 2010, las tasas de mamografías de detección fueron aumentando continuamente cerca de un 1,4 % por año desde 2001. Sin embargo, en las mujeres con Medicare, se observó una disminución del 4,3 % en las tasas de mamografías de detección en 2010. La realidad es que solo alrededor del 50 % de las mujeres se realizan mamografías periódicas.

Los investigadores determinaron que las mujeres que se realizaban mamografías anuales tenían más probabilidades de presentar un falso positivo, es decir, un área anómala que parece cáncer, pero resulta ser un área sana. En definitiva, la noticia es buena: no es cáncer de mama. Sin embargo, el área sospechosa suele requerir un seguimiento con uno o más médicos, análisis adicionales y otros procedimientos, incluso una biopsia, por no mencionar el estrés y la preocupación por los resultados. Un falso positivo implica costos psicológicos, físicos y económicos.

No obstante, según la Dra. Marisa Weiss, presidente y fundadora de Breastcancer.org, y Emily Conant, directora de Diagnóstico Mamario por Imágenes del Hospital de la Universidad de Pensilvania, es importante saber que si te realizas mamografías de detección periódicamente, la cantidad de falsos positivos que recibes puede reducirse, ya que el radiólogo puede comparar las mamografías actuales con los estudios anteriores. Esto permite determinar si la información de la mamografía es nueva, obsoleta, igual o diferente. El cáncer suele aparecer con una nueva forma más grande cuando se lo compara con una mamografía anterior.

Si eres mayor de 40 años y tienes un riesgo promedio de desarrollar cáncer de mama, las mamografías de detección anuales deben ser parte de tu atención médica. Si tu riesgo de desarrollar cáncer de mama es más alto que el promedio o tienes mamas muy densas, es recomendable consultar al médico sobre un plan de detección de cáncer de mama más agresivo que sea el más adecuado para tu situación particular.

Tú eres única y mereces la mejor atención posible. No permitas que ningún obstáculo te impida hacerte las mamografías de detección periódicas.

  • Si te preocupa el costo, habla con tu médico, con un trabajador social del hospital local o con los miembros del personal de un centro de mamografías. Consulta sobre programas gratuitos en tu área.
  • Si tienes problemas para programar una mamografía, llama al Instituto Nacional del Cáncer (800-4-CANCER) o al Colegio Americano de Radiología (800-227-5463) para localizar proveedores de mamografía certificados cerca de tu área.
  • Si las mamografías te causan dolor, consulta a los miembros del personal del centro de mamografías cómo se puede hacer para que la experiencia sea lo más sencilla y cómoda posible para ti.

Para obtener más información, visita las páginas Mamografías del sitio Breastcancer.org.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio