Las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de posponer la quimioterapia

Read this page in English


Tras un diagnóstico de cáncer de mama, los médicos recomiendan comenzar el tratamiento lo antes posible. Un tratamiento oportuno reduce el riesgo de que el cáncer se propague y aumenta las probabilidades de supervivencia. Sin embargo, a veces las mujeres posponen el tratamiento por varios motivos, incluidos el costo y la programación. Pero si el tratamiento se pospone demasiado, puede afectar la supervivencia.

Los investigadores se preguntaron si el hecho de retrasar la quimioterapia es parte del motivo de las diferentes tasas de supervivencia entre las mujeres de raza afroamericana y de raza blanca diagnosticadas con cáncer de mama. Se sabe que las mujeres de raza blanca y de afroamericana tienen tasas de supervivencia similares cuando reciben quimioterapia pero, en general, las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de morir después de un diagnóstico de cáncer de mama que las mujeres blancas.

Los investigadores entrevistaron a 151 mujeres blancas y 208 mujeres afroamericanas diagnosticadas con cáncer de mama, les realizaron preguntas acerca de sus tratamientos y luego revisaron sus expedientes médicos. El estudio se publicó en la edición de mayo de 2013 de Breast Cancer Research and Treatment (Investigación y tratamiento del cáncer de mama). Lee el resumen “Narrowing racial gaps in breast cancer chemotherapy initiation: the role of the patient-provider relationship” (Reducción de las brechas raciales en el inicio de la quimioterapia para tratar el cáncer de mama: el rol de la relación entre el paciente y el profesional) (en inglés).

A todas las mujeres que participaron en el estudio se les había diagnosticado cáncer de mama y este no se había propagado a otras partes del cuerpo fuera de la mama. Los médicos de las mujeres pensaron que la quimioterapia probablemente eliminaría todo el cáncer.

Alrededor del 40 % de las mujeres optaron por recibir quimioterapia después de la cirugía. Pero hubo diferencias en el momento en que las mujeres iniciaron el tratamiento. Las mujeres de raza afroamericana esperaron aproximadamente 72 días para iniciar la quimioterapia, mientras que las mujeres de raza blanca esperaron alrededor de 55 días.

Las mujeres de raza afroamericana también tuvieron tres veces más probabilidades que las mujeres de raza blanca de iniciar la quimioterapia más de 90 días después del diagnóstico. El hecho de esperar más de 90 días después del diagnóstico para iniciar el tratamiento está vinculado con tasas de supervivencia más bajas.

Al parecer, la comunicación entre el médico y la paciente desempeñó un rol importante en las decisiones de tratamiento que tomaron las mujeres afroamericanas. Las mujeres afroamericanas que no estaban conformes con la comunicación con sus médicos tuvieron más probabilidades de posponer la quimioterapia. Las mujeres que dijeron que tenían una buena comunicación médico-paciente tuvieron más probabilidades de iniciar la quimioterapia poco después del diagnóstico.

Otros factores también tuvieron un impacto en las decisiones de tratamiento. Las mujeres afroamericanas que dijeron que eran religiosas y solteras tuvieron 3 veces más probabilidades que las mujeres de raza blanca de posponer el tratamiento más de 90 días después del diagnóstico. Los investigadores creen que las mujeres solteras quizá necesiten más tiempo para establecer un sistema de apoyo a fin de recibir ayuda durante el tratamiento. También es posible que las mujeres religiosas quieran obtener orientación espiritual antes de iniciar el tratamiento, lo que podría ocasionar que el tratamiento se inicie más tarde.

Sobre la base de los resultados, los investigadores dijeron que una mejor comunicación entre el médico y la paciente podría mejorar las probabilidades de que las mujeres de raza afroamericana, quienes necesitan quimioterapia para tratar el cáncer de mama, inicien el tratamiento sin demoras.

Si te han diagnosticado cáncer de mama y tu médico te recomienda la quimioterapia, es conveniente que dediques tiempo a investigar y asegurarte de que el diagnóstico sea correcto y que tu plan de tratamiento sea adecuado. Sin embargo, como lo indica este estudio, también es conveniente iniciar el tratamiento alrededor de 1 mes y medio después del diagnóstico.

Si no tienes seguro o estás desempleada, es posible que consideres la posibilidad de posponer el tratamiento porque te preocupa cómo afrontarás el costo. No sientas pánico, no omitas las consultas con el médico ni pospongas la cirugía. Tu vida puede depender de ello. Existen recursos disponibles para ayudarte.

En el consultorio de tu médico pueden darte una lista de organizaciones que ofrecen asistencia financiera para atención y tratamientos contra el cáncer de mama, así como organizaciones locales que ofrecen asistencia financiera para necesidades prácticas tales como transporte, alimentación y cuidado de los niños.

Además, muchos hospitales actualmente incluyen asesores de pacientes en el equipo de atención médica del cáncer de mama. Un asesor de pacientes puede ayudarte a comprender y utilizar los sistemas de seguros y atención médica. Los asesores de pacientes también pueden ayudar a superar las barreras culturales e idiomáticas y las opiniones parciales según la cultura, raza o edad; además, pueden ayudar a mejorar la comunicación entre tú y tu médico. Consulta con el médico o el personal de enfermería para que te recomienden un asesor de pacientes.

Tú eres única y mereces recibir la mejor atención posible, de manera oportuna. No permitas que ningún obstáculo te impida recibir el tratamiento.

En nuestro sitio web, podrán encontrar mucha información sobre la quimioterapia. Visita las páginas Quimioterapia del sitio Breastcancer.org para obtener más información sobre el tratamiento, incluidas Cómo lidiar con el temor a la quimioterapia y Cómo seguir adelante con la quimioterapia.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio