Un estudio sugiere diferencias en las tasas de supervivencia entre mujeres afroamericanas y blancas debido a la salud al momento del diagnóstico y al estadio del cáncer

Read this page in English


Es sabido desde hace 20 años que las mujeres afroamericanas tienen tasas de supervivencia más bajas que las mujeres blancas tras recibir un diagnóstico de cáncer de mama. Los investigadores han intentado descubrir por qué sucede esto.

Un nuevo estudio sugiere que existen dos factores que contribuyen con la diferencia en las tasas de supervivencia:

  • El cáncer de mama en las mujeres afroamericanas está en un estadio más avanzado cuando se lo diagnostica en comparación con el cáncer de mama en las mujeres blancas.
  • Las mujeres afroamericanas tienen menos probabilidades de asistir a consultas médicas en forma regular y, por lo tanto, son más propensas a presentar otros problemas de salud además del cáncer de mama cuando se lo diagnostica.

La investigación se publicó en la emisión del 24 de julio de 2013 del Journal of the American Medical Association (Boletín de la Asociación Médica Americana). Lee el resumen “Characteristics Associated With Differences in Survival Among Black and White Women With Breast Cancer” (Características asociadas con las diferencias en la supervivencia entre mujeres afroamericanas y blancas con cáncer de mama) (en inglés).

El estudio comparó a 7.375 mujeres afroamericanas mayores de 65 años diagnosticadas con cáncer de mama entre el año 1991 y 2005 con tres grupos de 7.375 mujeres blancas a quienes también se les había diagnosticado cáncer de mama. Se estableció una comparación entre estos tres grupos de mujeres blancas y el grupo de mujeres afroamericanas en los siguientes aspectos:

  • información demográfica (grupo uno): edad, año de diagnóstico y ubicación clínica
  • información de presentación (grupo dos): información demográfica más otras afecciones de la salud que presentaban las mujeres, así como también características del cáncer, como el estadio, el tamaño, el grado y el estado de los receptores de estrógeno
  • información sobre el tratamiento (grupo tres): información de presentación más información sobre cirugías, radiación, quimioterapia y otros tratamientos

La información provenía de la base de datos del Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) actualizada por los Centros para el Control y de Enfermedades.

Al establecer una comparación de las mujeres con el grupo de información demográfica, se encontró una diferencia en las tasas de supervivencia del 12,9% entre mujeres afroamericanas (55,9%) y mujeres blancas (68,8%). Esta diferencia no varió entre 1991 y 2005.

Sin embargo, cuando los investigadores observaron la comparación entre las mujeres y el grupo de información de presentación, la diferencia disminuyó al 4,4%. Y, cuando se comparó a las mujeres afroamericanas y blancas en función de la información sobre el tratamiento, la diferencia disminuyó al 3,6%. Esto sugiere que las diferencias en los tratamientos representan solo aproximadamente 0,8 puntos de la diferencia en las tasas de supervivencia del 12,9% entre mujeres afroamericanas y blancas.

No obstante, los tratamientos fueron diferentes entre mujeres afroamericanas y blancas. Las mujeres afroamericanas tuvieron menos probabilidades de someterse a una lumpectomía seguida de radiación o quimioterapia con algún taxano. Asimismo, las mujeres afroamericanas tuvieron más probabilidades de posponer el tratamiento por más de 3 meses después de recibir el diagnóstico (5,8% frente a 2,5%) o bien, no recibir ningún tipo de tratamiento del cáncer de mama (12,6% frente a 8,2%) en comparación con las mujeres blancas.

Sin embargo, en general, la diferencia en la presentación de la información fue la que más pareció afectar las tasas de supervivencia. En el período de 6 meses a 1,5 años antes de que se diagnosticara el cáncer de mama, las mujeres afroamericanas tuvieron muchas menos posibilidades de recibir una atención médica adecuada:

  • El 80,5% de las mujeres afroamericanas habían consultado al médico de cabecera en comparación con el 87% de las mujeres blancas del grupo de información de presentación.
  • El 23,5% de las mujeres afroamericanas se habían realizado un examen de detección de cáncer de mama en comparación con el 31% de las mujeres blancas del grupo de información de presentación.
  • El 33,7% de las mujeres afroamericanas se habían realizado un examen de detección de colesterol en comparación con el 38% de las mujeres blancas del grupo de información de presentación.
  • El 16,5% de las mujeres afroamericanas se habían realizado un examen de detección de cáncer de colon en comparación con el 21,3% de las mujeres blancas del grupo de información de presentación.

Asimismo, las mujeres afroamericanas eran más propensas a tener otras afecciones de salud que podrían afectar las tasas de supervivencia tras recibir un diagnóstico de cáncer de mama, entre ellas diabetes e insuficiencia cardíaca congestiva.

Las mujeres afroamericanas también eran más propensas a recibir un diagnóstico de cáncer de mama de receptores de hormonas positivos que las mujeres blancas. El cáncer de mama de receptores de hormonas positivos posee receptores de las hormonas estrógeno o progesterona, que indican a las células cancerígenas que crezcan. El cáncer de mama de receptores de hormonas positivos por lo general se puede tratar con mejores resultados usando un tipo de medicamento de hormonoterapia, entre ellos el tamoxifeno y los inhibidores de la aromatasa. En general, el cáncer de mama de receptores de hormonas positivos tiene un pronóstico más alentador que el cáncer de mama de receptores de hormonas negativos.

TODAS las mujeres merecen recibir la mejor atención médica y el mejor pronóstico posible en caso de desarrollar cáncer de mama, independientemente de la edad, el origen étnico, la condición económica u otras afecciones de salud. Se deben eliminar las diferencias que inciden en los pronósticos, como la detección, el acceso a la atención y la atención oportuna.

Las consultas habituales con el médico y la detección del cáncer de mama es un buen punto para comenzar. El cáncer de mama que se diagnostica en una etapa temprana es por lo general más fácil de tratar y ofrece las mejores tasas de supervivencia. La detección periódica del cáncer de mama, como las mamografías anuales y los exámenes de mamas realizados por profesionales médicos, es importante para todas las mujeres. Pagar la atención médica puede ser complicado, especialmente si tienes ingresos limitados y un seguro médico inadecuado, o si no tienes seguro médico y solo cuentas con la cobertura de Medicare. Sin embargo, si tienes más de 40 años, no realizarse las mamografías periódicas NO es una opción. Cumple el plan de detección que tú y tu médico consideren mejor para tu caso. Si no puedes realizarte una mamografía debido a problemas relacionados con el costo o la programación de la consulta, habla con tu médico, con un trabajador social del hospital o con los miembros del personal de un centro de mamografías. Pregunta si existen programas de mamografías gratuitos y servicios de atención médica en tu área. Se trata de TU salud y TU futuro, y mereces recibir la mejor atención posible.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio