Más investigaciones sobre el vínculo entre el trabajo nocturno y el mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama

Read this page in English


Varios estudios sugieren que existe un vínculo entre el trabajo nocturno y un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. En la actualidad, un estudio canadiense también sugiere que las mujeres que trabajaron en el turno nocturno durante 30 años o más tenían el doble de probabilidades de recibir un diagnóstico de cáncer de mama que las mujeres que nunca trabajaron de noche.

El estudio fue publicado en línea el 1 de julio de 2013 por Occupational and Environmental Medicine (Medicina ocupacional y ambiental). Lee el resumen “Increased risk of breast cancer associated with long-term shift work in Canada” (Mayor riesgo de cáncer de mama asociado con largas jornadas laborales en Canadá) (en inglés).

El estudio analizó a 1.134 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de Columbia Británica y 1.179 mujeres de edades similares que no fueron diagnosticadas con ningún tipo de cáncer, excepto cáncer de piel no melanoma. El cáncer de piel no melanoma es un tipo de cáncer de piel con células basales y escamosas que no se considera tan grave como el cáncer de piel de melanoma. El cáncer de piel no melanoma rara vez se disemina a otras partes del cuerpo. Las mujeres que no fueron diagnosticadas con cáncer eran de Columbia Británica o de Kingston, Ontario.

Alrededor del 33% de las mujeres en ambos grupos informaron que habían trabajado en lugares donde pasaban casi la mitad de su jornada laboral trabajando por la tarde o noche. Esto incluía tanto horarios rotativos como horarios nocturnos permanentes.

Los investigadores no observaron ningún vínculo entre el trabajo nocturno y el riesgo de desarrollar cáncer de mama en las mujeres que trabajaron de noche durante 3 meses a 29 años. Sin embargo, el riesgo de desarrollar cáncer de mama se duplicaba en las mujeres que habían trabajado de noche durante 30 años o más. Los resultados fueron similares en mujeres que trabajaban en la atención médica, como médicos y personal de enfermería, y en mujeres que trabajaban en otros campos no relacionados con la salud.

Si bien los resultados de este estudio son inquietantes, hay algunos puntos débiles en la investigación:

  • Las mujeres tenían que recordar e informar sus antecedentes laborales de los últimos 30 años. Si bien muchas pudieron hacerlo con precisión, es posible que algunas de ellas hayan informado erróneamente cuánto tiempo pasaron trabajando de noche.
  • Todas las mujeres que participaron del estudio provenían de dos áreas de Canadá. Es posible que otros factores específicos relacionados con Columbia Británica y con Kingston, Ontario, hayan incidido en el riesgo de las mujeres de desarrollar cáncer de mama.

Los médicos no saben con certeza cuál es la causa del vínculo aparente entre el trabajo nocturno y el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Algunos creen que los niveles más bajos de melatonina, una hormona generada en el cerebro, podrían explicar el mayor riesgo. La melatonina tiene un rol en la regulación del ciclo del sueño del cuerpo y también puede ayudar a regular la restauración y el crecimiento celular. Las personas que no duermen de noche (cuando está oscuro afuera) son propensas a tener niveles más bajos de melatonina. Los niveles más bajos de melatonina pueden conducir a patrones de restauración y crecimiento celular en la mama que aumentan las probabilidades de desarrollar cáncer de mama.

Algunos médicos consideran que el mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama observado en mujeres que trabajan de noche puede estar relacionado con otros factores de estilo de vida. Por ejemplo, algunas investigaciones demostraron que los factores como la obesidad, el tabaquismo, el consumo de alcohol (todos relacionados con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama) son más frecuentes en las mujeres que trabajan de noche.

En un mundo de 24 horas, muchas personas no tienen otra elección más que trabajar de noche. No trabajar de noche para minimizar el riesgo de desarrollar cáncer de mama no es una opción realista para muchas mujeres. Para ellas, el posible vínculo entre el riesgo de desarrollar cáncer de mama y el trabajo nocturno hace que sea más importante implementar otros cambios en el estilo de vida (seguir una dieta balanceada saludable, hacer ejercicios, no fumar, evitar las bebidas alcohólicas) que puedan disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Puedes obtener más información sobre el riesgo de desarrollar cáncer de mama y las medidas que puedes tomar para mantener tu riesgo lo más bajo posible en la sección Disminuye los riesgos (en inglés) del sitio Breastcancer.org.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio