Un panel de expertos recomienda cambios drásticos en la clasificación del cáncer

Read this page in English


Varios estudios realizados en los Estados Unidos y en todo el mundo sugieren que los análisis de detección regulares permiten detectar más tipos de cáncer de mama en etapa temprana, pero que también es posible que se sobrediagnostique a una gran cantidad de mujeres. No obstante, los estudios también demuestran que los análisis de detección salvan vidas.

El sobrediagnóstico se refiere a cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que con el tiempo se habría diagnosticado como cáncer por otros medios, sin afectar el resultado del cáncer.
  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que nunca habría afectado la salud de una mujer si no se la hubiera encontrado o tratado.

El sobrediagnóstico también constituye una inquietud en el cáncer de próstata, cáncer de tiroides y otros tipos de cáncer.

A fin de disminuir la cantidad de personas sobrediagnosticadas que luego recibieron tratamiento para el cáncer, un grupo de los mejores científicos, reunidos por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), propuso una actualización importante sobre la manera en que se clasifican los tipos de cáncer.

La propuesta es un artículo de opinión, no un estudio de investigación, y fue publicado en línea el 29 de julio de 2013 por el Journal of the American Medical Association (Boletín de la Asociación Médica Americana). Lee el artículo “Overdiagnosis and Overtreatment in Cancer: An Opportunity for Improvement” (Sobrediagnóstico y sobretratamiento del cáncer: una oportunidad para mejorar) (en inglés).

En la propuesta, los científicos señalaron que, cuando los programas de detección del cáncer se iniciaron hace 30 años, el conocimiento del cáncer que los médicos tenían era mucho más simplista que el conocimiento actual. El objetivo de los programas de detección era descubrir el cáncer en su etapa más temprana, cuando es más tratable.

No obstante, además de detectar el cáncer, los programas de detección también descubren lesiones de crecimiento lento y de riesgo bajo que posiblemente no necesiten el mismo tratamiento que el cáncer.

Además, los científicos indicaron que los médicos ahora reconocen que el cáncer implica varias enfermedades diferentes y que cada tipo de cáncer es único. Su objetivo al proponer la nueva clasificación de los tipos de cáncer es personalizar los análisis de detección y concentrarse en las políticas de detección sobre las afecciones que sean más agresivas y que pongan en peligro la vida.

La propuesta sugiere cambiar los nombres de algunas afecciones, por ejemplo, el CDIS (carcinoma ductal in situ), de modo que la palabra “carcinoma” no se incluya en el nombre. De esta manera, la afección parecerá menos alarmante y tranquilizará a las mujeres que decidan no recibir un tratamiento intensivo para el CDIS.

El CDIS es el tipo de cáncer de mama no invasivo más común, y actualmente se lo considera como cáncer de estadio 0. El CDIS no pone en peligro la vida de una persona, pero puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama invasivo más adelante.

La propuesta también sugiere una nueva clasificación de los tumores con pocas probabilidades de causar daños. Estos tumores recibirían el nombre de “indoloro” en vez de clasificarse como un tipo de cáncer. La clasificación se cambiaría por “lesiones indoloras de origen epitelial”, cuya sigla sería LIOP. Por lo tanto, el CDIS podría cambiarse por “LIOP ductal”.

Los investigadores también creen que se deben crear registros de las lesiones con un riesgo bajo de convertirse en malignas de modo que los médicos y los pacientes tengan información sobre sus antecedentes y pronósticos.

Es importante destacar que tras publicarse esta propuesta, surgió un estudio reducido que sugería que determinadas mujeres diagnosticadas con hiperplasia lobular atípica o CLIS (carcinoma lobular in situ) podían evitar la cirugía. En su lugar, los médicos controlarían cuidadosamente las áreas afectadas.

El estudio fue publicado en línea el 30 de julio de 2013 por la revista Radiology (Radiología). Lee el resumen “Atypical Lobular Hyperplasia and Lobular Carcinoma in Situ at Core Breast Biopsy: Use of Careful Radiologic-Pathologic Correlation to Recommend Excision or Observation” (Hiperplasia lobular atípica y carcinoma lobular in situ en biopsia mamaria con aguja gruesa: uso de una correlación radiológica y patológica minuciosa para recomendar una escisión u observación) (en inglés).

El CLIS es similar al CDIS, excepto por el hecho de que las células anómalas crecen en los lóbulos, las glándulas que producen la leche y se encuentran en el extremo de los conductos mamarios. Al igual que el CDIS, el CLIS no pone en peligro la vida de una persona, pero puede aumentar el riesgo de desarrollo de cáncer de mama invasivo más adelante.

En la hiperplasia lobular atípica, las células crecen más rápido que lo normal en los lóbulos y parecen anómalas.

En el estudio, los investigadores analizaron 50 casos de hiperplasia lobular atípica o CLIS que se diagnosticaron en 49 mujeres de entre 40 y 73 años. Se realizaron biopsias de todas las áreas sospechosas en todas las mujeres. En algunas mujeres, el área sospechosa se extirpó quirúrgicamente, y algunas de ellas decidieron vigilar minuciosamente el área y hacerse análisis de diagnóstico por imágenes regulares.

Los investigadores compararon los informes patológicos de las biopsias o cirugías con los resultados de los análisis de diagnóstico por imágenes regulares realizados en las áreas sospechosas, a fin de determinar si la información patológica y radiológica coincidía.

De los 50 casos, 43 presentaron resultados patológicos y radiológicos que coincidían y se clasificaron como benignos (no como casos de cáncer). Ninguno de estos casos benignos se consideró como un caso de cáncer al momento de la cirugía realizada para extirpar el área sospechosa o durante el seguimiento del control minucioso. Este hallazgo sugiere que las mujeres a quienes se les realizó una cirugía para extirpar las áreas sospechosas podrían haber tenido el mismo resultado con un control minucioso.

De los siete casos en los que los resultados patológicos y radiológicos no coincidían, dos se consideraron CDIS durante la cirugía y ninguno cambió de categoría durante el seguimiento del control minucioso.

Por lo tanto, los investigadores concluyeron que, si la información patológica y radiológica de la hiperplasia lobular atípica o del CLIS coincide, no es necesario que las mujeres se sometan a una cirugía y, en su lugar, se podría controlar el área de manera segura con análisis de diagnóstico por imágenes. Este estudio parece respaldar la propuesta de los expertos del NCI con respecto a tomar un enfoque más conservador para tratar los distintos tipos de cáncer. No obstante, el estudio es muy reducido y retrospectivo, es decir, analiza información recopilada anteriormente para otros fines distintos a los de este estudio.

En Breastcancer.org, reconocemos que el sobrediagnóstico sí puede ocurrir. No todos los tipos de cáncer o las afecciones precancerosas crecen y hacen metástasis. Es probable que algunas áreas sospechosas que se detecten mediante una mamografía no causen problemas de ningún tipo si no se detectan nunca.

Pero en este momento, no se dispone de análisis que indiquen con exactitud cuáles son las áreas sospechosas que se convertirán en un tipo de cáncer de crecimiento rápido y cuáles nunca crecerán ni causarán problemas. Debido a que no existe la certeza, es conveniente tratar las áreas sospechosas con un tratamiento que sea lo más intensivo posible según lo consideren necesario las mujeres y los médicos.

“¿Qué casos de CDIS se convertirán en un tipo de cáncer agresivo y cuáles no?”, comentó el Dr. Larry Norton, director médico del Evelyn H. Lauder Breast Center (Centro de Cáncer de Mama Evelyn H. Lauder) en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center (Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering) y miembro del Comité Profesional de Asesoría de Breastcancer.org. “Ojalá lo supiéramos. No tenemos formas muy precisas de analizar el tejido y analizar los tumores en un microscopio, y así saber con certeza que se trata de un cáncer de crecimiento lento”.

Es posible que se apruebe el cambio de nombre de ciertas afecciones, aunque este proceso probablemente lleve varios años. En la actualidad, ya existe un debate acerca de si se debe considerar al CLIS como un tipo de cáncer. En cuanto al CDIS, sacar la palabra “carcinoma” del nombre no modificaría las recomendaciones de tratamiento, pero puede tranquilizar a algunas mujeres y aliviar su preocupación por el diagnóstico. Las mujeres diagnosticadas con CDIS (o el nuevo nombre que decidan usar) más grandes y de grado alto seguirían recibiendo tratamientos más intensivos que las mujeres diagnosticadas con CDIS más pequeños y de grado bajo.

No obstante, a algunos médicos y algunas mujeres les preocupa el hecho de que si la palabra “carcinoma” se saca del nombre del CDIS y de otras afecciones precancerosas, es posible que las compañías de seguro no paguen los tratamientos más intensivos.

Todos coinciden en que los médicos deben hablar con sus pacientes en forma clara y detallada acerca de la afección detectada y de que existe o no la probabilidad de que dicha afección crezca y se propague.

Si te han diagnosticado CDIS, CLIS u otra afección precancerosa que aumente tu riesgo de desarrollar cáncer de mama invasivo más adelante, asegúrate de hablar con tu médico acerca de todas las características de la afección. Al decidir cómo tratar o controlar la afección, tú y tu médico considerarán determinados factores, que incluyen los siguientes:

  • las características de la afección precancerosa
  • la edad
  • otros problemas de salud que tengas
  • tus antecedentes médicos
  • los resultados de los análisis genéticos que te hayas realizado
  • tus preferencias

Juntos, tú y tu médico diseñarán un plan de tratamiento que sea el más adecuado para ti y tu situación particular.

No dejes de visitar la sección Noticias de investigación del sitio Breastcancer.org para obtener más información sobre la propuesta del NCI sobre el cambio de clasificación de los tipos de cáncer.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio