Análisis controversial de las preguntas de información sobre el estudio histórico que elude la terapia de reemplazo hormonal después de una histerectomía

Read this page in English


En 2002, se publicaron los resultados del estudio Women’s Health Initiative (Iniciativa para la salud de la mujer o WHI), los cuales indicaban que las mujeres que recibieron una terapia de reemplazo hormonal (TRH) combinada presentaron un riesgo más alto de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que no recibieron una TRH. En los años posteriores a la publicación del estudio WHI, el uso de la TRH disminuyó notablemente. Al mismo tiempo, las tasas de cáncer de mama disminuyeron y otros estudios, incluido el estudio Million Women Study (Estudio de un millón de mujeres), encontraron una relación entre el uso de la TRH y el riesgo de cáncer de mama.

En 2004 y 2011, dos análisis que se realizaron en grupos específicos de mujeres de la WHI (llamados análisis de subgrupos) sugirieron que las mujeres que se hicieron una histerectomía (extracción quirúrgica del útero) presentaron un riesgo menor de fallecer si recibían una TRH de estrógeno únicamente después de la histerectomía.

Actualmente, un grupo de científicos ha realizado un nuevo análisis de la información recopilada por la WHI. El nuevo estudio analiza a mujeres de mediana edad únicamente (de 50 a 59 años) que se hicieron una histerectomía. Los hallazgos sugieren que las mujeres de esta edad que se sometieron a una histerectomía y no recibieron una TRH de estrógeno únicamente después de la histerectomía tienen más probabilidades de morir mucho antes que las mujeres más jóvenes que recibieron una TRH solo de estrógeno después de la cirugía.

El estudio fue publicado en línea el 18 de julio de 2013 por la American Journal of Public Health (Revista estadounidense de salud pública). Lee resumen “The Mortality Toll of Estrogen Avoidance: An Analysis of Excess Deaths Among Hysterectomized Women Aged 50 to 59 Years” (La cuota de mortalidad por no recibir estrógenos: un análisis del exceso de muertes entre las mujeres de 50 a 59 años que se sometieron a una histerectomía) (en inglés).

Para determinar la cantidad de mujeres más jóvenes que se sometieron a una histerectomía y fallecieron antes de lo previsto debido a que no recibieron una TRH de estrógeno únicamente después de la histerectomía, los investigadores utilizaron la información del análisis de subgrupos de 2011 publicado en el Journal of the American Medical Association (Boletín de la Asociación Médica Americana o JAMA) que demostró que 13 mujeres menos de 10.000 fallecieron por año si recibieron una TRH solo de estrógeno después de la cirugía. A continuación, los investigadores utilizaron una fórmula matemática y datos del censo para calcular que entre 18.601 y 91.610 mujeres morían antes de lo previsto en un período de 10 años a partir de 2002.

Si bien estas cifras son grandes y parecen alarmantes, muchos otros investigadores se cuestionan los resultados del estudio, incluso los investigadores que llevaron a cabo el estudio de la WHI. El gran intervalo en el cálculo de la cantidad de mujeres que fallecieron demuestra cuánta incertidumbre existe en los resultados del estudio.

“Ellos [los investigadores que realizaron el nuevo estudio] tomaron una estadística del documento del JAMA y la utilizaron en una fórmula para calcular la cantidad de muertes prevista en virtud de una serie de suposiciones que pueden o no ser razonables”, afirmó la Dra. Andrea LaCroix del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle e investigadora de la WHI. “Estos datos de la WHI se informaron por primera vez en 2004, y hubo disminuciones en el uso de estrógeno en 2002. Mi primera pregunta es la siguiente: ¿Dónde está la verdadera evidencia de que las tasas de muertes aumentaron entre las mujeres de 50 a 59 años en los Estados Unidos en aquellas comunidades en las que se produjeron las disminuciones más importantes de la terapia hormonal?”.

“Como consecuencia de la metodología, los hallazgos son proyecciones poco confiables que, en el mejor de los casos, generan hipótesis y no deben informar de prácticas clínicas”, señaló el Dr. Rowan Chlebowski, de la Universidad de California, Los Ángeles, e investigador de la WHI.

Además, es MUY importante saber que este estudio no consideró si las mujeres más jóvenes que se sometieron a una histerectomía habían sido diagnosticadas con cáncer de mama. Esta probabilidad habría alterado los resultados drásticamente.

Los efectos secundarios de la menopausia pueden disminuir drásticamente la calidad de vida de algunas mujeres. Estas mujeres deben evaluar los beneficios y riesgos de la TRH. Si bien todos los resultados de los estudios sobre la TRH y el riesgo de cáncer de mama no concuerdan perfectamente, existen evidencias fehacientes que indican lo siguiente:

  • La TRH aumenta el riesgo de recibir un diagnóstico de cáncer de mama invasivo.
  • La TRH aumenta el riesgo de recurrencia (que el cáncer de mama vuelva a aparecer) en las mujeres a quienes se les ha diagnosticado.
  • El riesgo aumenta dentro de los primeros años de uso de la TRH; al parecer, cuanto más tiempo recibe la TRH una mujer, más alto es el riesgo.
  • La TRH combinada aumenta el riesgo de cáncer de mama en mayor medida que la TRH solo con estrógenos.
  • La TRH de dosis altas aumenta el riesgo en mayor medida que la TRH de dosis bajas.

Estos son algunos puntos importantes que debes tener en cuenta:

  • Si alguna vez te han diagnosticado cáncer de mama, la TRH NO ESTÁ RECOMENDADA para ti. Incluso si te has sometido a una histerectomía.
  • Se sabe que la TRH aumenta el riesgo de presentar coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares; estos riesgos disminuyen cuando dejas de recibir la TRH.
  • No se recomienda el uso de hormonas bioidénticas. El término “bioidénticas” significa que las hormonas del producto son idénticas a las hormonas que produce el cuerpo. Se dice que las hormonas bioidénticas son “naturales” (derivadas de las plantas).
  • Si tienes bochornos intensos u otros síntomas menopáusicos, habla con tu médico sobre TODAS las opciones. Asegúrate de analizar los puntos a favor y en contra de los diferentes tipos y dosis de TRH, y todos los demás problemas de salud que puedas tener.
  • Si la sequedad o incomodidad vaginal durante las relaciones sexuales es el único síntoma menopáusico que tienes, puedes preguntarle a tu médico si los estrógenos tópicos de dosis baja son convenientes para ti.
  • Se ha comprobado que algunas técnicas de medicina complementaria e integral ayudan a aliviar los bochornos, que incluyen el ejercicio, el yoga, la terapia conductual cognitiva y la acupuntura.
  • Si decides recibir una TRH, intenta hacerlo durante el menor tiempo posible. También puedes consultar a tu médico acerca de la TRH vaginal o transdérmica.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio