Casi el 25 % de las mujeres no comienzan o no terminan la hormonoterapia

Read this page in English


Después de la cirugía, las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de receptores de hormonas positivos suelen tomar medicamentos de hormonoterapia para reducir el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer (recurrencia). Los medicamentos de hormonoterapia actúan de dos formas:

  • mediante la reducción de la concentración de estrógeno en el cuerpo
  • mediante el bloqueo de la acción del estrógeno en las células del cáncer de mama

Hay varios tipos de medicamentos indicados para la hormonoterapia. El tamoxifeno, un modulador selectivo de los receptores de estrógeno (MSRE), es uno de los más conocidos. El tamoxifeno también puede utilizarse para tratar a mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas. En 2005, se demostró que los inhibidores de la aromatasa:

  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol)
  • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
  • Femara (nombre genérico: letrozol)

eran más eficaces para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres posmenopáusicas y actualmente se los utiliza con más frecuencia que el tamoxifeno para tratar a las mujeres que ya atravesaron la menopausia. Los inhibidores de la aromatasa no se utilizan para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres premenopáusicas.

La hormonoterapia generalmente se indica por un período de 5 años después de la cirugía. Sin embargo, la investigación que se publicó en diciembre de 2012 determinó que tomar tamoxifeno durante 10 años, en lugar de 5 años, después de la cirugía (en inglés) redujo la cantidad de recurrencias y mejoró la supervivencia general.

Tanto el tamoxifeno como los inhibidores de la aromatasa pueden causar efectos secundarios. El tamoxifeno puede causar bochornos y aumentar el riesgo de presentar coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares. Los inhibidores de la aromatasa pueden causar dolor muscular y articular. Algunos efectos secundarios menos comunes pero más graves de los inhibidores de la aromatasa incluyen afecciones cardíacas, osteoporosis y fracturas de huesos.

Un estudio sugiere que alrededor del 25 % de las mujeres a quienes les indica una hormonoterapia para reducir el riesgo de recurrencia después de la cirugía no comienzan a tomar el medicamento o dejan de tomarlo antes de lo indicado.

La investigación fue publicada en línea el 31 de marzo de 2013 por Breast Cancer Research and Treatment (Investigación y tratamiento del cáncer de mama). Lee el resumen “Adjuvant endocrine therapy initiation and persistence in a diverse sample of patients with breast cancer” (Inicio y persistencia de una terapia endocrina adyuvante en una muestra diversa de pacientes con cáncer de mama) (en inglés).

(El tratamiento que se realiza después de la cirugía u otro tratamiento inicial se denomina tratamiento adyuvante).

Los efectos secundarios fueron el motivo más común por el cual las mujeres afirmaron haber dejado o nunca haber iniciado la hormonoterapia. Las mujeres que dijeron haber recibido menos información de sus médicos sobre la hormonoterapia tuvieron menos probabilidades de comenzar a recibirla que las mujeres que recibieron bastante información de sus médicos.

Las mujeres que estaban más preocupadas por la recurrencia del cáncer de mama y las mujeres que ya habían tomado algún tipo de medicamento periódicamente tuvieron más probabilidades de completar todo el tratamiento de hormonoterapia.

"Fue particularmente interesante que el mayor miedo a la recurrencia estuviera relacionado en la fracción de pacientes con un mayor cumplimiento de la terapia endocrina", afirmó la Dra. Jennifer J. Griggs, M.P.H., una oncóloga que es miembro del Comité Profesional de Asesoría de Breastcancer.org y profesora de Medicina Interna en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan. La Dra. Griggs fue la autora principal del estudio.

"No queremos que nuestras pacientes vivan bajo una sombra de miedo; por ende, necesitamos desarrollar formas creativas para tranquilizarlas y motivarlas", agregó la Dra. Griggs. “Esto significa que debemos brindar mejor información sobre la importancia de completar el tratamiento con estos medicamentos y trabajar junto con los médicos de cabecera y los oncólogos para ayudar a las pacientes a sobrellevar los síntomas”.

Si bien los efectos secundarios de la hormonoterapia pueden ser molestos, se ven eclipsados por el hecho de que el cáncer de mama de receptores de hormonas positivos puede volver a aparecer. La hormonoterapia después de la cirugía reduce ese riesgo. Si te indicaron una hormonoterapia después de la cirugía, debes recordar esto.

Existen formas adecuadas de eliminar todos los obstáculos que te impidan hacer todo lo posible para reducir tu riesgo de recurrencia. Si los efectos secundarios son un problema grave para ti, consulta a tu médico sobre las formas en que puedes sobrellevarlos. También puedes probar con una hormonoterapia diferente.

Para obtener más información, visita las páginas Cómo cumplir el tratamiento del sitio Breastcancer.org. Puedes leer acerca del motivo por el cual es importante que cumplas tu plan de tratamiento y sobre las formas de sobrellevar los efectos secundarios después de la radiación, la quimioterapia y la hormonoterapia. Si en este momento estás tomando medicamentos de hormonoterapia después de una cirugía, cumple el tratamiento según lo indicado. Si estás considerando la posibilidad de dejar el tratamiento antes de lo indicado, habla primero con tu médico. Juntos, tu médico y tú pueden encontrar una solución adecuada para ti.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio