← Breastcancer.org

Exposición a sustancias químicas presentes en los alimentos

Los pesticidas se utilizan en muchos granos, frutas y verduras cultivados con fines comerciales, para protegerlos de insectos, malezas, hongos, enfermedades, ratones y otros animales, bacterias, virus y moho. En los Estados Unidos, el uso de pesticidas está controlado estrictamente por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

En forma similar, los antibióticos y otros medicamentos se usan para proteger el ganado de enfermedades y parásitos. Los animales pueden recibir hormonas extra para aumentar la producción de carne y leche. En los Estados Unidos, el uso de estos medicamentos está regulado por la FDA.

Mediante la eliminación de las fuentes de enfermedades, los pesticidas y los antibióticos ayudan a aumentar la producción de alimento, reducir la pérdida de alimento y mantener la seguridad del abastecimiento de alimentos de los Estados Unidos. Sin embargo, muchos se preguntan en qué medida las sustancias químicas pesticidas y hormonas son inocuas para el cuerpo humano. Les preocupan los residuos de pesticidas presentes en algunas frutas y verduras y en los alimentos para animales, quepodrían terminar en las carnes rojas, de ave y de pescado y en los productos lácteos, además de los antibióticos y las hormonas. Existe una preocupación real de que estas sustancias químicas puedan causar problemas de salud, incluido un aumento en el riesgo de contraer cáncer de mama. También existen preocupaciones acerca del mercurio en los alimentos de mar y acerca de las sustancias químicas presentes en alimentos y embalajes de alimentos.

Ningún estudio muestra hasta ahora una conexión directa entre la exposición a pesticidas y el aumento del riesgo de tener cáncer de mama. Aun así, las trabajadoras jóvenes dedicadas a la explotación agrícola tienen un riesgo mayor de contraer ciertas afecciones médicas. Además, se ha demostrado que algunos de los pesticidas de uso más frecuente imitan el comportamiento del estrógeno en animales de laboratorio. Por ejemplo, la atracina, que se usa frecuentemente para el cultivo de maíz, puede aumentar la producción de estrógeno ya que activa la enzima aromatasa. Así que la máxima "más vale prevenir que curar" tiene sentido en este caso. El sentido común sugiere además que comer sustancias químicas en exceso puede ser poco saludable. Entonces, aún no se ha dado respuesta a la siguiente pregunta: ¿Cuál es la forma más segura de cultivar y preparar frutas, verduras, carnes rojas, pollo y pescado para obtener el mayor valor nutricional y evitar los riesgos?

Pasos para reducir el riesgo

Considera la posibilidad de comprar productos orgánicos. A fin de reducir la exposición a los pesticidas, puedes comprar alimentos cultivados orgánicamente o productos lácteos elaborados orgánicamente. El término "orgánico" se utiliza para referirse a las plantas que se cultivan sin pesticidas ni fertilizantes químicos, y que no tienen modificaciones genéticas. También se hace referencia como "orgánicos" a la carne roja o de aves, los huevos y los productos lácteos obtenidos sin suministrar hormonas del crecimiento o antibióticos extra a los animales cuando están saludables. Estos alimentos orgánicos provienen de animales que han sido alimentados con granos orgánicos y otros alimentos.

Es importante saber que los términos "natural" y "orgánico" no significan lo mismo. El término "natural" se utiliza demasiado y no tiene mucho sentido en lo atinente a los estándares de la industria. De igual modo, la frase "de corral" no tiene una definición oficial en la industria. Muchas personas creen que esto significa que los pollos, las vacas o los pavos no están encerrados en jaulas, sino que están libres en la granja, pero esto no siempre es así. Hasta que haya una definición oficial de la frase, se la puede usar en cualquier embalaje sin que nadie sea responsable de ello. Si te preocupa este tema, intenta comprar las carnes rojas y de aves de corral, los huevos y los productos lácteos a un agricultor local, cuyos métodos de producción conozcas. Los términos "puro", "simple" y "real" también suenan grandiosos, pero no tienen un significado oficial.

Si bien hay motivos para considerar que los alimentos producidos orgánicamente son más seguros y más nutritivos que aquellos de producción convencional, existen muy pocos estudios que confirmen esta afirmación. Es necesario realizar más investigaciones en esta área.

Para obtener más información sobre alimentos orgánicos, visita la páginas La nutrición y la reducción del riesgo de tener cáncer de mama en la sección Nutrición de Breastcancer.org.

Consideraciones sobre el costo de los productos orgánicos. Los alimentos orgánicos son, por lo general, más caros que los no orgánicos. Aún así, comer frutas y verduras cultivadas en forma convencional es mucho mejor que no comer frutas y verduras porque no puedes comprar productos orgánicos. Si tienes un presupuesto acotado y no te puedes dar el lujo de comprar todos productos orgánicos, siempre hay modos en los que puedes aprovechar lo que gastas.

El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) es una organización de defensa de la salud ambiental de los Estados Unidos. El EWG analiza los estudios realizados sobre pesticidas y califica la contaminación de las 45 frutas y verduras más populares en la Guía del comprador de pesticidas (en inglés). La Guía del comprador de pesticidas facilita la forma de decidir qué comprar orgánico.

"La docena sucia" son las 12 frutas y verduras más contaminadas según el análisis del EWG (más dos), así que puede ser recomendable comprar orgánicas si puedes:

  • manzanas
  • apio
  • tomates cherry
  • pepinos
  • uvas
  • pimientos picantes
  • nectarinas (no provenientes de los Estados Unidos)
  • melocotones
  • patatas
  • guisantes (no provenientes de los Estados Unidos)
  • espinaca
  • fresas
  • pimientos
  • col rizada/repollo verde

"Las 15 limpias" son frutas y verduras que probablemente estén poco contaminadas, así que puedes comprar las versiones no orgánicas de estos alimentos si tienes problemas para costearlos:

  • espárragos
  • aguacate
  • col
  • melón
  • coliflor
  • maíz dulce
  • berenjena
  • pomelo*
  • kiwi
  • mango
  • cebolla
  • papaya
  • piña
  • guisantes congelados
  • batatas

Puedes ver el proceso de calificación del EWG de todas las frutas y verduras en la página de la Lista completa (en inglés).

*El pomelo puede interferir con el metabolismo del tratamiento de ciertos tipos de cáncer de mama. Habla con tu médico sobre la seguridad de comer pomelo durante el tratamiento.

Otros modos de incluir alimentos orgánicos en tu dieta:

  • No te apures a comprar todos tus alimentos orgánicos. Comprar todos tus alimentos orgánicos puede ser un poco caro. Piensa en los alimentos que más comes. Ajusta tu presupuesto para comprar esos productos orgánicos mientras decides cuánto asignar a tu presupuesto para orgánicos.
  • Familiarízate con los productos que ofrece tu supermercado. La mayoría de los supermercados comercializan alimentos orgánicos de marcas propias. Consulta si los precios del día son los habituales y si hay ofertas, y observa las diferencias entre distintas tiendas. Lleva las listas de la docena sucia y de las 15 limpias como ayuda para seleccionar qué alimentos comprar orgánicos y cuáles está bien comprar de fuentes tradicionales.
  • Los productos orgánicos congelados son por lo general más económicos. Revisa la sección de congelados del supermercado y fíjate el costo de las frutas (especialmente fresas) y verduras orgánicas.
  • Compra pequeñas cantidades de alimentos orgánicos por vez. Los alimentos orgánicos suelen pudrirse más rápido que los alimentos regulares, que han sido tratados con conservantes y pesticidas.
  • Compra granos y legumbres secos. Rehidratar frijoles secos es más barato y probablemente más seguro que consumir frijoles en lata (el revestimiento de la mayoría de las latas de alimentos contiene una resina con bisfenol A, o BPA, una sustancia química que puede interferir con el estrógeno de tu cuerpo).
  • Considera aprovechar las cooperativas de alimentos si hay una en tu área. Las cooperativas de alimentos son comercios de propiedad de los trabajadores o los clientes que apuntan a vender comestibles de la más alta calidad a sus miembros. Las cooperativas pueden organizarse en tiendas de venta minorista o clubes de compra. Las cooperativas ofrecen, por lo general, productos locales y orgánicos. Puedes buscar una cooperativa cerca de tu área en el sitio web de Local Harvest (en inglés).
  • Compra en mercados de agricultores. En los mercados de agricultores, los agricultores de tu área venden sus productos directamente y pueden responderte las preguntas que tengas. Los agricultores pueden tener una certificación de venta de productos orgánicos o no, pero pueden contarte cuáles son sus métodos de cultivo. Algunos agricultores aceptan bonos del programa de Mujeres, bebés y niños pequeños (WIC) y del Programa Suplementario de Asistencia en la Nutrición (SNAP), beneficios que surgen de programas con financiamiento federal para proporcionar alimentos a mujeres embarazadas, niños y personas con bajos recursos. Puedes buscar un mercado de agricultores cerca de tu área en el sitio web de Local Harvest (en inglés) o en el sitio del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (en inglés), que también te permite buscar mercados que acepten los beneficios de WIC y SNAP.

Lava y pela los productos. Además, puedes lavar los productos agrícolas con un desinfectante o aerosol para frutas y verduras, que puede ayudar a quitar parte de la suciedad y los pesticidas. Estos limpiadores están a la venta en la sección de productos de tu tienda de comestibles y están hechos de cítricos, maíz y coco. También puede servir un poco de agua y vinagre. Si pelas las frutas y verduras también quitas los residuos de la piel o cáscara. No obstante, lavar y pelar no quita los pesticidas que están dentro de la fruta o verdura.

Elige alimentos de mar saludables. Es probable que ya hayas escuchado las advertencias acerca de no comer ciertos tipos de pescado o no comer mucho pescado debido a los riesgos del mercurio y otros contaminantes. Si eliges el pescado cuidadosamente, los beneficios a la salud que trae comer pescado (contiene omega 3) compensan los riesgos. El Fondo para la defensa ambiental (EDF), organización sin fines de lucro fundada en los Estados Unidos en 1967 por un grupo de científicos, analizó los contaminantes presentes en el pescado. El EDF califica los siguientes pescados como seguros para comer cuatro o más veces al mes:

  • anchoas
  • almejas
  • bacalao (del Atlántico)
  • cangrejo (especies Dungeness, real de los Estados Unidos y de las nieves)
  • bogavante (Estados Unidos)
  • abadejo (pesca de arrastre)
  • arenque (del Atlántico)
  • langosta (Estados Unidos/Maine)
  • caballa (Atlántico)
  • mejillón (azul)
  • ostras (de cultivo)
  • pargo rojo (Estados Unidos)
  • salmón (enlatado)*
  • sardinas
  • vieiras (de bahía, cultivadas)
  • camarones (rosas, de Oregón)
  • camarones/gambas (importados)
  • calamar
  • tilapia

*El revestimiento de la mayoría de las latas de alimentos contiene resinas con bisfenol A, o BPA, una sustancia química que puede interferir con el estrógeno de tu cuerpo). Consulta con el productor si los revestimientos de sus productos contienen BPA.

La página del selector de alimentos de mar (en inglés) del EDF ofrece información sobre el consumo seguro de otros tipos de pescado. Otros recursos son la Alianza marina del Atlántico Noroeste (Northwest Atlantic Marine Alliance) (en inglés) y el Consejo de Administración Marina (Marine Stewardship Council).

Quita la grasa del pescado. Se pueden alojar sustancias químicas en la grasa del pescado, por eso, corta la grasa y la piel del pescado antes de cocinarlo. La grasa es la materia esponjosa que se encuentra debajo de la piel y las partes marrones de "carne" en el medio y en la parte inferior de los filetes de pescado.


TPLG Miniatura del folletoThink Pink, Live Green: Una guía paso por paso para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama te enseña la biología del desarrollo de las mamas y la manera en que la vida moderna afecta el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Solicita un folleto gratuito por correo (en inglés) o descarga la versión en PDF (en inglés) del folleto para conocer 31 medidas que puedes tomar hoy mismo para reducir tus riesgos.

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio