Los antecedentes familiares

Si tú o algún miembro de tu familia han tenido cáncer de mama, quizás tengas interés en realizarte exámenes genéticos. La mejor manera de comenzar es conociendo más sobre tus antecedentes familiares tanto de parte de madre como de padre. Es más probable que en tu familia exista un gen con mutación que aumente el cáncer de mama en los siguientes casos:

  • Tres o más mujeres de tu familia han tenido cáncer de mama o de ovario, en especial si el cáncer de mama es diagnosticado a una edad más temprana que en la que normalmente se desarrollan estos tipos de cánceres (antes de los 50 años).
  • Un pariente cercano ha tenido cáncer que afectó ambas mamas.
  • Existen antecedentes de cáncer de mama y de ovario en tu familia.
  • Algún hombre de tu familia ha tenido cáncer de mama.
  • Existen antecedentes de cáncer de mama en tu familia y los parientes masculinos del mismo lado de la familia han tenido cáncer de próstata a una edad temprana; o bien, los parientes hombres o mujeres del mismo lado de la familia han tenido otros tipos de cáncer, incluidos, entre otros, melanoma, cáncer de páncreas, cáncer de útero, cáncer de tiroides, cáncer de colon o sarcoma.
  • Tu familia es de origen judío Ashkenazi (Europa Oriental).

Si existe alguna de estas características en alguno de los lados de tu familia, puede ser conveniente que te realices exámenes genéticos. Quizás desees reunirte con un genetista, un profesional médico especialmente capacitado para comprender y brindar información acerca de la genética y la enfermedad. Para encontrar un genetista especializado en el riesgo de cáncer hereditario, habla con tu médico o consulta en los hospitales y centros de tratamiento para el cáncer de tu zona. También puedes comunicarte con el Directorio de Servicios de Genética del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (en inglés) (1-800-4-CANCER) o la Sociedad Nacional de Genetistas (en inglés) (312-321-6834).

El genetista trabajará junto a ti para construir un árbol genealógico que muestre todos los casos de cáncer de mama, de ovario y otros tipos de cáncer en tu familia, así como las edades en las que aparecieron. Este antecedente visual puede ayudar a determinar si tiene sentido o no que te sometas a los exámenes genéticos. Sin embargo, antes de construir este árbol genealógico, quizás debas investigar un poco.

Cómo investigar tus antecedentes familiares

A medida que identifiques los posibles casos de cáncer de mama o de ovario en tu familia, intenta confirmarlos con registros médicos y un informe patológico siempre que sea posible. Por ejemplo, si una de tus tías murió de cáncer de hígado, necesitas averiguar si tenía cáncer de mama que se propagó (metastatizó) al hígado o si tenía un cáncer que comenzó en el hígado. Si tu abuela tenía “cáncer de estómago”, una investigación más profunda puede revelar que en realidad tenía cáncer de ovario que se propagó al abdomen y le afectó el estómago.

Investigar los antecedentes familiares puede ser complicado. A menudo se necesita la cooperación de los miembros de la familia y, en algunos casos, los consultorios médicos pueden solicitar que los familiares firmen un formulario de divulgación para que tengas acceso a la información médica necesaria. Sin embargo, es posible que no todos los miembros de tu familia vean la utilidad de ahondar en los antecedentes médicos pasados. Algunos pueden insistir en mantener la privacidad, y ciertamente no puedes obligar a nadie a participar. Otros pueden mostrarse reacios a hablar abiertamente sobre cáncer de mama u otras formas de cáncer. Ten en cuenta que, hace apenas una generación, las personas casi ni se enteraban de que un miembro de la familia padecía cáncer. Por lo tanto, es posible que no consigas demasiada información cuando preguntes acerca de miembros de la familia que han fallecido.

Si fuiste adoptado de niño, investigar tus ante cedentes familiares puede ser incluso más complicado. Tus padres adoptivos quizás tengan información médica acerca de tus padres biológicos que puede ayudarte a comprender mejor tus antecedentes biológicos.

Tu meta debe ser compilar antecedentes familiares lo más completos y precisos que sea posible. En base a esto, tú y tu genetista pueden determinar si conviene o no que te realices los exámenes genéticos.

En palabras del experto

"Todo cáncer de mama es resultado de una anomalía genética, que puede haberse heredado o generado con el tiempo. Es importante recordar que las anomalías heredadas no tienen por qué ser más graves que las que se generan con el “desgaste” de la vida. La gravedad de tu situación depende de la lista completa de las características del cáncer, así como de tus antecedentes personales y familiares".

— Dra. Marisa Weiss, directora médica, Breastcancer.org

Read this page in English

Evergreendonate300x125.esp
Volver al inicio